APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
NOCHES EN LA ESCUELA
Carteles
 

25 de Octubre de 2012 | 20:00 hs.
III Reunión "Busca cartel 2012"


Reseña de Leticia Varga

Reseña de la tercera Noche de Carteles 2012: "La función del Mas Uno en el Cartel".

La coordinación de la noche estuvo a cargo de Irene Kuperwajs, Secretaria de Carteles. En la apertura situó que en la primera Noche trabajamos alrededor de la articulación Cartel y Escuela. En la segunda, acerca de la elección del rasgo. Y para nuestra tercera Noche decidimos aproximarnos a la experiencia del cartel poniendo en el banquillo al Más Uno. ¿Cómo encarna "alguien" la función de Más Uno? ¿Es el Más Uno un líder? ¿Cuál es la posición que conviene para dar ocasión a una elaboración desde el corazón mismo del no saber? ¿Con qué obstáculos nos encontramos al ejercer esta función?¿Cómo entendemos hoy en nuestra Escuela lo propuesto por Lacan?

Para este encuentro invitamos a Susana Amado, Irene Greiser y Fabián Schejtman

Susana Amado comenzó ubicando que el cartel es un dispositivo creado por Lacan en 1964, formalizado en 1980 para contrarrestar el efecto de grupo, creado como un espacio para hacer inconsistentes los imaginarios que se coagulan como verdades. Compartió con nosotros su etimología: cardo que en francés designa plantas espinosas, también significa bisagra, gozne. En español hace referencia a la carta que se enviaba a otra persona para retarlo a duelo.

Este dispositivo introduce una modalidad contingente, que genera un encuentro diferente con el . saber. Apunta a mantener abierto el agujero del saber sin suturarlo.

El dispositivo incluye la función del plus, se pregunta: ¿Qué implica la función más uno? La primera cuestión que se plantea es que el más uno es una presencia. Por lo tanto forma parte de la estructura del cartel. La función mas uno, no indica el 1 del grupo, no es el líder, es el uno de la tarea. En lo relativo al cartel, el uno del límite puede ser encarnado por cualquiera. Si lo restamos, lo que resta es la x, o sea los tres o los cuatro. Y estos tres, o estos cuatro, no representan sólo los elementos constitutivos del conjunto. En el cartel se trata de la posibilidad de acceder a un real, que nos sorprenda, que nos encuentre, que nos despierte, que nos entusiasme.

A continuación Irene Greiser, lanzó la pregunta: ¿Si está en el banquillo, de que se lo acusa?. Se responde, en el banquillo que deja vacante el Uno solo. El Mas Uno suple el lugar de un líder solo. Ubicando que este es el delineamiento de Lacan congruente con el estado actual de la civilización. El Cartel como suplencia del Uno. Y los dispositivos de la conversación, los comités de ética, son lugares que nos dicen como orientarnos respecto del banquillo. Encontramos variaciones en el cartel: ampliado, fulgurante. Enfatizo al cartel como un dispositivo para ser ofrecido por fuera de la ciudad.

Se pregunta que es lo variante y que es lo invariante? La función del Mas Uno aparece como invariante. Velar por la función es velar por una elaboración de saber que tiene que estar encarnada. Es decir hay que poner el cuerpo, no es en ausencia, es con una presencia y un deseo decidido.

Ubica a la Escuela como refugio del malestar en la cultura y al Cartel como un refugio del malestar en la Escuela.

Hace mención a su experiencia como Mas Uno, subrayando lo hetero del cartel en el que participa. En este hay un deseo que la anima, la intervención analítica en los dispositivos no analíticos. En el cartel hay una abogada y analistas que trabajan en dispositivos no analíticos: patronatos, cárceles, juzgados, etc. Quedando la transferencia entorno al interés libidinal del trabajo compartido, a través de la modalidad de la conversación. Las participantes de este cartel concurrieron a la noche con notable entusiasmo.

Fabian Schejtman se propuso trabajar la formalización de la función del Mas Uno. Para este fin se detiene en la clase del 15 de abril de 1975 que Lacan da en su Seminario, R.S.I., después de las Jornadas de Carteles de la Escuela Freudiana de Paris sobre la función del Mas Uno, que tuvieron lugar el 12 y13 de abril de 1975.

Enfatiza que Lacan acerca el cartel al aparato de formalización que es el nudo borromeo.

En RSI encontramos la formalización que Lacan llama aplanamiento: Aplanar el nudo. Si no se aplana no se puede contar los agujeros del nudo. El aplastamiento no deja de tener su costado mortificante. Hay que reintroducir ahí la perspectiva de la vida que es la de encarnar esa función.

Ubicará dos funciones del Mas Uno. La primera es la explicada por J.A. Miller en "Cinco variaciones sobre la elaboración provocada" donde se trata de promover a la identificación del rasgo singular.

Y para la segunda tomará la clase antes citada. Señala que Lacan al aplicar el nudo borromeo a los 3 registros, los vuelve simétricos, homogéneos e indicernibles. ¿Cómo volver a introducir la diferencia? Ubica entonces, la necesidad del cuarto. El cuarto es irreductible. El punto de partida es que todo "nudo social" se constituye por la no relación sexual como agujero.

El cuarto eslabón es agregar un elemento que introduce una disimetría. El mas Uno en el cartel tiene función de anudamiento, e introduce la diferencia, la disparidad. A ese cuarto lo llama en el Seminario 23: sinthome. Función de reparación del lapsus del nudo. El lapsus fundamental es que no hay relación sexual, es por eso que lo 3 están sueltos. El cuarto se agrega como suplencia de la no relación sexual. La localización del lapsus del nudo en alguno de los puntos de cruce esta dada por la operación de reparación del sinthome.

El sinthome retroactivamente no solo repara sino que localiza el lugar del agujero.

Lo importante es que la función del Mas Uno no es solo promover a la identificación del rasgo singular sino que con su operación localiza el agujero. Porque la función de reparación del sinthome viene a localizar retroactivamente el lugar del agujero.

Destaca que estas son las dos funciones elucidadas del Mas Uno que Lacan propone.

Irene relanza la conversación subrayando de las exposiciones la posición del Mas Uno: desafiar la ignorancia y desde ese lugar provocar un nuevo saber. Todos han ubicado el agujero y el Uno. Y el cartel supliendo ese lugar.

Marisa Morao ubica a partir de la exposición al Mas Uno en 3 lugares: función de límite, la libido es decir la erótica, y el sinthome.

Gabriela Camaly, destaca que el cartel es un recurso en la medida de que se pueden hacer modificaciones, en función de lo que hace de obstáculo en la escuela. El mas uno tiene que estar habitado por el deseo del analista.

Fabián Schejtman aporta que en 1975, todavía no está planteado que el Mas Uno tiene que tener cuerpo. En 1980 realiza una formalización tomando en cuenta la experiencia y ahí dice "eso debe ser encarnado" y "si bien es cualquiera tiene que ser alguien"

Lucia Blanco ubica a la disolución que va en contra de cualquier religiosidad. Y retoma lo trabajado en la Segunda noche sobre la elección del rasgo: uno se hace al rasgo luego, pero sin embargo hay que hacer una apuesta, para no caer en la posición de la histeria que no quiere calzar, para no encontrar la diferencia.

Luego se subraya que la formalización en psicoanálisis es imprescindible porque hace al saber expuesto, esto permite tener un lazo con otros discursos y otros saberes.

Irene Kuperwajs cierra esta interesante noche subrayando lo fundamental que es que cada cartelizante pueda anudar su producto a la Escuela, para lo cual es necesario que el Mas Uno sostenga una posición decidida.


Volver a la Noche: III Reunión "Busca cartel 2012"
 


Buscar eventos
Área
Tema
Fecha
Buscar