APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Jornadas y eventos
Jornadas anuales de la EOL

XXX Jornadas Anuales de la EOL
Jornadas anteriores
Jornadas anteriores
XI Jornadas Anuales de la Escuela de la Orientación Lacaniana
 
Boletines - N° 6

Queridos colegas: continuando con la difusión de las próximas jornadas anuales de la Escuela: "Patologías de la identificación en los lazos familiares y sociales" les enviamos el sexto boletín virtual. Les recordamos que se acerca la cuarta y última de las noches preparatorias: el martes 21 de noviembre a las 21 hs. Allí tendremos la ocasión de escuchar los trabajos de Graciela Musachi y de Fabián Naparstek (por la Comisión científica). La coordinación está a cargo de Gabriela Basz.

En este número encontrarán una muy interesante contribución de Ram Mandil (uno de nuestros invitados especiales a las Jornadas) titulada "El psicoanálisis y los nuevos modos familiares" que fue traducida por Cecilia Gasbarro. En la misma se plantea un contrapunto entre ciertas posiciones académicas y la Iglesia con respecto a las nuevas configuraciones familiares, a partir de lo cual se va a referir, con Freud, a la perspectiva lacaniana de que lo que mantiene la familia no es necesariamente del orden del amor o de la procreación sino "su función de residuo en la evolución de las sociedades". A continuación publicamos un aporte de Guy Trobas, también especialmente escrito para el boletín: "Un complejo patógeno: siete escansiones concisas para sostener la reflexión". Allí el autor sitúa un movimiento por el cual el amor ha devenido significante amo, acompañado por el ocaso de la autoridad paterna. Propone una serie de efectos de este movimiento sobre la pareja y los hijos (la angustia moderna de los niños) sumamente valiosos para reflexionar. Finalizando el boletín, información acerca de la inscripción, modalidad de pago, cupos y otros ítems organizativos.

Los saludamos cordialmente,
Comisión de organización.

"El psicoanálisis y los nuevos modos familiares"
por Ram Mandil

Vivimos un tiempo de nuevas configuraciones familiares; tiempo en que las familias llamadas monoparentales, o reconstituidas, o aún homosexuales masculinas o femeninas adquieren un nuevo valor social.

A la vez, asistimos a posicionamientos nuevos ante esas configuraciones.

Por un lado el apoyo académico de universidades norteamericanas, que se empeña en asegurar la normalidad de los hijos gestados en este nuevo contexto. Un ejemplo de esta tendencia se encuentra en la reciente publicación y repercusión del libro de la profesora de Psicología de la Universidad de Cornell, Peggy Drexler -con su sugerente título "Raising Boys Without Men (Rodale Press): "Criando Niños sin Hombres"- por el cual busca tranquilizar a estas nuevas familias, demostrando que la crianza de hijos varones sin la presencia de la figura masculina en casa no genera rebeldes indomables ni niños con problemas en relación a su sexualidad.

Aún así, el punto fundamental de la argumentación es la afirmación de que la crianza de los hijos debe considerarse simplemente como "buena o mala, y no masculina o femenina, heterosexual u homosexual"

En el polo opuesto asistimos a una reacción proveniente del Vaticano, a través de la publicación de un reciente documento, llamado "Familia y procreación". Caracterizando la situación actual como la de un verdadero ataque a "la institución natural del matrimonio y de la familia", la Iglesia pregona el carácter indisoluble, en la unión conyugal, entre "el fin unificante y el fin procreativo"; en otras palabras, entre la sexualidad y el amor. En este sentido -prosigue el documento- la familia cumple dos funciones: la de ser sede de un amor total y recíproco y la de ser también el lugar de una "procreación integral", es decir, el lugar de la concepción, del nacimiento y de la educación.

En esta perspectiva, las nuevas configuraciones familiares serían la prolongación de una disyunción entre procreación y familia. Se sustentan sobre el argumento de que una unión familiar no se fundamenta necesariamente en la procreación y que la crianza de los niños no está relacionada con las distintas formas de procreación.

En el capítulo cuarto de "El Malestar en la Cultura" Freud presenta la familia primitiva sostenida por dos fuerzas libidinales: la del interés del macho en mantener cerca de sí a la mujer o sus objetos sexuales y el interés de la mujer en no separarse de sus hijos ni dejarlos desprotegidos, justificándose de esta manera su permanencia cerca del macho, más fuerte. Llama la atención que para Freud no hay, en el inicio, ninguna señal de reciprocidad a nivel del amor como fundamento del lazo familiar. Freud indica que los lazos que unen -en una familia- a un hombre y una mujer, no son del mismo orden de aquéllos que, por ejemplo, unen una madre a sus hijos. En este sentido la unión familiar necesitaría de un segundo conjunto de lazos libidinales; a saber, aquél que parte exactamente del lugar ocupado por los hijos y que tendría dos vertientes: la del amor de los hijos referido a esa figura femenina, dividida entre madre y mujer, y la del amor de los hijos dirigido a este hombre cuyo amor se orienta a una mujer, o sea, el padre.

Encontramos aquí un soporte freudiano para la afirmación de Lacan de que hay sólo análisis del hijo, considerando que es exactamente desde este lugar que se erigen las invenciones sintomáticas como respuestas a lo que divide a un sujeto entre la madre y la mujer y la cuestión del amor del padre.

En su intervención en las XXXIV Jornadas de la ECF, en noviembre de 2005, Jacques-Alain Miller nos ofrece una lectura breve de las dos notas de Lacan a Jenny Aubry (cf AMP-blog). Lo que llama la atención es la perspectiva lacaniana de que lo que mantiene la familia no es necesariamente del orden del amor o de la procreación, sino su "función de residuo en la evolución de las sociedades"; vale decir, el hecho de encontrarse "en el estado de objeto (a)". En este sentido cabe investigar de qué modo las nuevas configuraciones familiares están en relación con este carácter residual de la familia, y de qué modo cada una de ellas podrá vehiculizar "una transmisión constituyente para el sujeto", de manera tal que su relación al deseo no sea "anónima".

Traducción: Cecilia Gasbarro

"Un complejo patógeno: siete escansiones concisas para sostener la reflexión"
por Guy Trobas

1. Hay un movimiento histórico que sustituyó la lógica de lo sagrado por la lógica del amor en la formación de la pareja. De esto resulta "una confusión del amor y del conjugo" (Lacan) en la cual el amor ha devenido un significante amo.

2. Al considerar que ese sagrado tiene su origen en el encuentro entre el orden patriarcal romano y el culto del padre promovido por la muerte del Cristo, se observa que tal movimiento acompaña el ocaso de la autoridad del padre.

3. Dicha lógica del amor, en su vertiente más corriente de "catástrofe imaginaria" (Lacan) - el amor pasión - expone la pareja a una investidura de libido precisamente evitada en la unión consagrada.

4. Resulta entonces efectos narcisistas de rivalidad, de reducción de la libertad de desear del partenaire, de alienación de su demanda, y de intensificación del odio.

5.Tal prevalencia de lo imaginario sobre lo simbólico, al revés de la lógica apremiante de lo sagrado, expone a los niños a una investidura narcisista desmesurada - cada vez menos limitada por otros hijos - y a la consecuencia de la debilidad de la función paterna como operador de la castración, a saber: un estancamiento en la "dialéctica de la castración".

6. Es este último efecto que la "ley de hierro" (Lacan) del mercado aprovecha para estructurar el goce en los hijos de la pareja. A una ley prohibidora que estructura el goce por medio de una pérdida, y cuya producción del más-de-goce supone el menos phi de la castración, la ley del mercado intenta imponer, dice Lacan, una producción "insaciable" de "falta-de-gozar"(manque-à-jouir) que niega dicha castración. Dicho de otro modo, un vínculo "estructurante" se anuda entre la dialéctica de la castración y la ley del amo moderno por medio de lo que tienen en común: cualquier objeto real.

7. Al hacer entrar sus objetos en el campo de las "pertenencias narcisistas" (con la colaboración de los padres), la ley del mercado logra captar a cada sujeto en dicha dialéctica donde intenta averiguar, mediante sus demandas incansables, que él es el falo que colma el deseo del Otro. Yo veo en el estancamiento prolongado en tal dialéctica el motivo esencial de la angustia moderna de los niños. Y en lo que concierne la "famosa" hiperactividad, me parece estar en continuidad con el modo de tratar la angustia que Freud puso de relieve en el bebé, a saber, ni más ni menos, la motricidad.

Información general

Modalidad de Inscripción (*)

La inscripción a las XV Jornadas Anuales de la EOL, a realizarse los días 2 y 3 de diciembre de 2006 en el Hotel Marriot Plaza de la ciudad de Buenos Aires, podrá realizarse del siguiente modo:

Hasta el 31 de octubre de 2006:
General $150
ó 2 (dos) cuotas de $ 75 (la primera cuota antes del 30 de septiembre y la segunda antes del 31 de octubre)
Interior $120 ó 2 (dos) cuotas de $ 60 (la primera cuota antes del 30 de septiembre y la segunda antes del 31 de octubre)
Estudiantes, concurrentes, residentes, IOM, ICBA, CIEC : $90 ó 2 (dos) cuotas de $ 45 (la primera cuota antes del 30 de septiembre y la segunda antes del 31 de octubre)

Desde el 1 de noviembre
General $180
Interior $140
Estudiantes, concurrentes, residentes, IOM, ICBA, CIEC : $100

(*) Como es de público conocimiento, las actuales disposiciones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires exigen que nos veamos obligados a limitar la capacidad de los salones del hotel donde se desarrollarán las Jornadas Anuales. Por tal motivo, el número de inscriptos a las mismas es limitado. Considerando esta limitación está previsto que en cada salón haya una pantalla que reproducirá todas y cada una de las Conferencias y Plenarias.

Comisión científica: Roberto Mazzuca, Fabián Naparstek, María Inés Negri, Silvia E. Tendlarz.
Comisión de organización: Gabriela Basz, Sonia Mankoff, Kuky Mildiner, Marcelo Olmedo, Manuel Zlotnik.