APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Prensa
América

2017
2016
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
1999
Página/12 | Jueves 16 de septiembre de 2010
CONFIDENCIAS MUY ÍNTIMAS, DE PATRICE LECONTE
Cruce entre cine y psicoanálisis
 

Por María del Carmen Arias [*]

En el ciclo de ciclo debate de la EOL, hoy se proyectará Confidencias muy íntimas, de Patrice Leconte, con un diálogo posterior alrededor de los temas que plantea. El director parece preguntarse ¿qué es una pareja? desde el inicio del film. La primera escena muestra una mujer que, pegada al televisor, busca la respuesta en los personajes de una película. También es una mujer la que en la pantalla televisiva le pregunta lo mismo a su marido buscando una respuesta, siendo su reclamo femenino que la escuchen y que le hablen.

Son las mujeres las que en principio parecen más interesadas e inquietas sobre estas cuestiones, sobre todo cuando de amor se trata. Lo notable es que también Leconte juega con el malentendido, dando lugar a situaciones eróticas, dramáticas, disparatadas, a partir de las cuales los personajes de su película empiezan a desnudarse.

Hablar es testimoniar el vínculo con la familia, es hablar la lengua que ya otro hablaba antes que nosotros y por el cual fuimos hablados. Son las cosas de familia las que se abonan en el inconciente, se inscriben, operan. Podemos preguntarnos qué pasa cuando se trata del goce sexuado y el malentendido entre los sexos. Nos encontramos con el goce fálico masculino y el misterio del goce femenino ante el cual los hombres parecen desconcertarse, asustarse, quedarse sin palabras.

Jacques Lacan, refiriéndose a los hombres y las mujeres, nos dice que hay dos que no hablan la misma lengua porque no hay diálogo entre los sexos. En el terreno del goce sexual hay dos que no se entienden. No hay enunciación de a dos pero cuando hay amor eso se hace más soportable. Entre estos dos goces no hay correspondencia, cada uno goza a su manera, aunque pueda haber encuentros sexuales y el amor para hacerlo más soportable. Lacan formula que no hay un modelo de relación sexual, podemos decir: hay goces.

En su película, Leconte trata de ir dando respuestas a partir de la ficción que crea y se apoya en la figura de dos analistas -¿el verdadero y el falso?-, cuestión que también opera con el malentendido dejando abierta la pregunta: ¿Qué es ser un analista?

Es notable el momento en que los encuentros entre la pareja protagónica van tomando un giro cada vez mas erótico y casi dejan de producirse ya que, según el film, "mujeres que hablan de sus orgasmos espantan a los hombres. Despiertan temores arcaicos. Esa puerta medio abierta es el misterio femenino que una vez abierta apenas puede cerrarse otra vez". Una vez más cine y psicoanálisis entrecruzan sus discursos.

El film es protagonizado por Sandrine Bonnaire, junto a Fabrice Luchini y Michel Duchaussoy. Otras excelentes películas dirigidas por Leconte son El marido de la peluquera y El hombre del tren.

 
 
Notas
* Analista miembro EOL Rosario. Asociación Mundial de Psicoanálisis.
** Fuente: Página/12