APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
27-03-2017
Carta al Sr. Gilbert Collard Diputado RBM-FN del Gard

Señor diputado, y estimado señor,

¿Puedo permitirme llamarlo "estimado señor" aunque no nos hayamos presentado uno al otro, y en tanto no es la misma boleta de voto la que deslizaremos pronto en la urna como dos ciudadanos franceses orgullosos de serlo, incluso si tal vez no es por razones completamente idénticas?

I

Lo que hace que me arriesgue a una familiaridad que podría juzgarse fuera de lugar por los puristas del saber vivir, y que mucha gente de izquierda considerará escandaloso, es que tenemos un amigo en común, quien me ha hablado varias veces de usted en el curso de los años en los términos más enfáticos, mi colega de Marsella Hervé Castanet.

II

Este hecho que procede manifiestamente de la noción de "azar objetivo" promovida hace tiempo por Breton bajo la doble dirección de Engels y de Freud, me animó a interesarme en el tweet malicioso que usted arrojó a la red el 18 de marzo último, y del que acabo de tomar conocimiento hace una hora por mi yerno, quien lo descubrió en Twitter a la salida de una cena familiar este domingo por la noche.

III

Estoy muy seguro que esta imagen y su leyenda no son de su propia cosecha. Debe haberse divertido en responder al duro Llamado de los analistas debido a una pluma que no es la mía sino la de mi colega Christiane Alberti de Toulouse, por un tweet de muy mal gusto que encontró usted sin duda en las redes sociales. Lo sé demasiado hombre de cultura para entregarse a escribir: "Antes que diagnostique una depresión..."(sic)

IV

Noto también que estaba usted informado del Llamado de los psicoanalistas desde el 18 de marzo, mientras que Emmanuel Macron lo ignoraba aún ayer al mediodía, como lo confesó sin disfraz en el Salón del Libro a otra psicoanalista, de Nantes ella, Fouzia Taouzari, que lo contó enseguida en la "nota de la actu" de la asociación analítica a la que pertenece.

V

Sin embargo, usted podría haber dejado pasar en silencio a este Llamado tan hostil a su elección personal, y surgido de una profesión que muchos de sus amigos, y sin ninguna duda Marine y Marion, consideran como parásita y charlatana, que vive de la credulidad del público. Ver por ejemplo el site marinista prechi-precha.fr que me indicó hace algunos días ni más ni menos que Castanet.

VI

Ahora bien, no fingió ignorancia sobre nuestro Llamado, aunque sea para burlarse de él,  y le tengo un agradecimiento infinito cuando veo cómo se lo considera una nada en la izquierda, al menos en esta izquierda llevada a su perdición electoral por el bastón infalible de sus malos pastores, los llamados Hamon y Melenchon. El primero se enreda los pies en los pastizales, tropieza, y ve impotente a las ovejas y corderos dispersarse, unos corren a lo de Macron, los otros hacia Melenchon. Este último es pintoresco  tanto como su rival "irreverente" es sobrio, brillante y revoloteador tanto como el otro es sólido y mesurado. El paralelo llegaría fácilmente hasta el infinito.

VII

Los dos hacen par, un par de opuestos, que hace pensar en la famosa dicotomía del intro y del extrovertido, Ella recientemente fue puesta de moda: de ahora en más se habla en los coaches de neurodiestros y de neurozurdos. Me enteré del asunto el sábado pasado, por un amigo, Deffieux, en el coloquio parisino de la FIPA, Federación de las instituciones de psicoanálisis aplicado. Si confío en mi joven ciencia, todo me conduciría a creer que Hamon es neurozurdo y Mélenchon neurodiestro - lo que no quiere decir de ningún modo que esté políticamente a la derecha, Dios no lo quiera, sino que está "dotado de un intelecto poderoso y de una determinación de hierro". Sintetizo aquí dos textos balbuceantes, escritos en mal francés: "La gente con cerebro derecho predominante tiende a detestar la supervisión. Desean ser sus propios jefes. Pueden volverse excelentes líderes, muy respetados. El pensamiento arborescente de un cerebro con el hemisferio derecho dominante le permite ver las cosas en su globalidad y salir rápidamente de un problema. Favorece la toma de decisiones rápida y genera muchas soluciones" Hamon y Mélenchon, el combate del débil contra el fuerte.

VIII

La derecha llamada republicana, por su parte, no dijo una palabra sobre el maldito Llamado de los analistas. Es verdad que tiene la excusa de tener otros chats para azotar. Azota en particular a los feroces felinos que tienen prisa por deleitarse con la reputación del desdichado Francois Fillon luego de haberlo perseguido sin piedad. Cada uno reconocerá en él un introvertido típico, dotado por añadidura de un cerebro de neurozurdo, órgano rutinario, siervo de sus pequeños hábitos, y poco creativo.

IX

Como explicar sino su desconcierto cuando Le Canard enchaîné emprendió la tarea de bosquejarlo (croquer), a él y a su familia? Entiendo "croquer" en el sentido de "dibujar en algunos trazos un bosquejo". ¿Qué puedo hacer si el mismo término quiere decir también "comer, masticar, devorar"? Y para no omitir nada: "gastar con exceso, desordenadamente, gastar deshonestamente dilapidar" Terminemos con el argot: "tener relaciones íntimas con alguien, coger". Comprenden entonces porqué los analistas se ven llevados a callar en su práctica. Es que las connotaciones, los ecos de una palabra son tan vastos que nunca se sabe, o mucho tiempo antes, cómo serán entendidas las palabras que se le dirigen a alguien. El psicoanalista se calla porque es el hombre, o la mujer, que sabe que no sabe lo que dice.

X

Este último sentido de "Croquer", que es indecente, no lo hubiera recordado, aunque un psicoanalista no podría ser mojigato sin ridiculizar su saber, si no estuviera ilustrado por el Wiktionario con dos citas de escritores que le sirven de garantes.  Jules Laforgue : « Oh mi pequeña Elsa, (…) bebé suculento, núbil para coger. » Y más cercano, ese gran escritor católico de Bordeaux tan caro a Philippe Soler, François Mauriac, en su

Du côté de chez Proust : « Monte-Carlo, paraíso de las viejas damas, poblado de monstruos que solo pueden saciarse en la mesa: juego y pasteles. De tanto en tanto se cogen al ascensorista o al mozo de piso."

XI

Le Canard está muy mal nombrado. O mas bien su nombre es de hecho un falso semblante, un disfraz. Bajo su máscara de volatilidad, de animal de corral, se esconde un felino desencadenado, un carnívoro hambriento,  quærens quem devoret, una de sus hienas con abundante testosterona, carroñeros cuyas tontas risas, me enseña Wikipedia, se hacen escuchar a cinco kilómetros a la redonda.

XII

`Lo que voy a decir tal vez pueda chocar a mis amigos Edwy Plenel, de Mediapart y Philippe Sollers, de la Academia invisible de los grandes escritores que nunca han sido de la Academia francesa.  Montherlant señalaba por otra parte, no sin malicia en su discurso de recepción que la primera era tan o más numerosa que la segunda. Voy a hacerme mirar mal por la mayoría de mis colegas psicoanalistas, una buena parte de los cuales no consideran que tenga buena fama desde que serví, bajo la égida de un "Delenda est" renovada de Caton el Antiguo, acompañado por mi amigo Eric, a la iniciativa de Jacques Lacan en 1980, que era aplastar y destruir la Escuela que había fundado antes de dejarla en las manos de sus notables, que habrían inexorablemente dilapidado la herencia, como sus posteriores acciones e inacciones después de la muerte de su maestro sobrevenida un año más tarde, lo verifica retroactivamente. En cuanto a la gente de izquierda, me clasifican gustosamente a la derecha a causa de mis burlas impías hacia Mélenchon hace dos semanas. Nos preguntamos quien tiene "pudores de gacela". Como lo enuncia la locución adjetiva infantil muy conocida, "el que lo dice lo es". el fenómenos está clasificado en psicopatología en la rúbrica del transitivismo.

XIII

Qué tengo que decir tan grave, que ya anticipo que valdrá como un atentado al pudor de las vírgenes - es lo que se esconde bajo el aspecto de la gacela - del melenchoniano medio y otros puros y duros de esta izquierda que quiere menos pan que sueños, sin olvidar el biscocho, por supuesto, como el querido Jean-Jacques, que adoro como escritor, pero que nunca me pareció que fuera un ejemplo a seguir en la vida. Esperaré sobre esto lo que querrá escribirme uno de mis más queridos y viejos amigos, Alain Grosrichard, que creo que es, luego de la desaparición de Starobinski, al que por otra parte ha sucedido en su cátedra de la Universidad de Ginebra, el más eminente de los especialistas de Rousseau.

XIV

Diré por lo tanto lo que pienso, aunque deban ponerme en la picota por faltar a la obligación de hablar con circunloquios y neología para frustrar la maldad intrínseca de la lengua común, sierva de "la ideología dominante". Lo "políticamente correcto" nos llegó de América, pero se trata de un retorno al remitente. Reconocemos allí el retoño imprevisto de la desgraciada ocurrencia de Barthes sobre el supuesto fascismo de la lengua. Vean un patito feo que nunca se convirtió en bello cisne, el PC, pero que signa una tontería que el querido hombre habría sido el primero en señalar como tal,¿no es cierto, Plhilippe? - quién lo conoció mejor que nadie, como lo mostró hace dos años el librito que usted consagró a La amistad de Roland Barthes. Yo también estaría muy contento de tener como François Fillon amigos generosos y millonarios, lo digo sin falsa vergüenza, y si me provocaran, alegaría el ejemplo de Voltaire, de Diderot, el de Jean-Jacques mismo, ¿no es cierto Alain? En definitiva, es muy simple: el sentido antiguo de la amistad se ha perdido, y por motivos perfectamente racionales. Abran en cualquier página a Balzar, Stendhal, Schopenhauer, Baudelaire, Marx, Nietzche, tutti quanti, todos los "antimodernos" como los llama Antoine Compagnon - que fue también mi amigo, pero un tiempo, solo cuando éramos los dos de la pequeña troupe de los jóvenes compañeros de Roland Barthes. La Educación sentimental, esa magistral deconstrucción del "deseo de Revolución", también es una Tumba de la Amistad en la era moderna. Como Sollers, doy todas las sociomanías del mundo por la novela de un gran escritor. Veré también lo que hay sobre la amistad en ese libro que trabajé mucho en el liceo: Morales del Gran Siglo, de Paul Bénichou, y por qué no, consultaré la nueva enciclopedia filosófica del Figaro que arranca en los kioscos con la letra A. Por otra parte, su autor, Luc Ferry, forma un poco parte de mi familia en un sentido amplio, pero sobre todo es el íntimo amigo de mi amigo íntimo Jorge Forbes, de San Pablo, que también es el de Alain Grosrichard.

XV

Este JAM es insoportable. Amigos, amigos, no arroje más, sépalo el esnobismo sistemático del  name dropping, nos repugna. Y bien, responde que, conocido por haberme hecho muchos enemigos estridentes que se aburren desde hace decenios esperando que me caiga, tengo dialécticamente, muchos amigos, más discretos, tal como yo, mientras que una mosca no venga a picarme, y no es la mosca tse tse la que atraigo, sino una mosca posiblemente furiosa. Veré si existe la bestia o si es un animal imaginario tipo unicornio. En resumen, muchos problemas de Francois Fillon se deben al hecho que no se sabe ya lo que es un amigo. Jules Renard, siempre aquel al que no se la hacen, definía la amistad, si recuerdo bien, como el casamiento de dos seres que no pueden acostarse juntos. Para poner en el archivo de la "no relación sexual", Lacan dixit.

XVI

Gilbert Collard, no lo he perdido de vista. Le hago llegar este garabato como el producto de una noche y le rindo homenaje sin ningún "pudor de gacela". Tanto a la izquierda como a la derecha, el Llamado de los psicoanalistas les importa un comino. Consideran a los psicoanalistas unos débiles o retrasados, cuando no estafadores, al menos hasta tanto no sientan la necesidad de recurrir a ellos. Es el colmo que sean los partidarios de la extrema derecha - sé que ese nombre es rechazado por usted Collard - que se hayan dignado a darse cuenta, aunque sea para burlarse, denunciar a los charlatanes y entre ellos especialmente a los judíos, que los analistas dijeron algo que no dejaba de tener un alcance y  consecuencias.

XVII

Debo terminar. En una como en cien palabras en el asunto judicial, me considero como un abogado, como usted, del lado del acusado; nombré a François Fillon. No tengo ninguna simpatía por el llamado "tribunal político mediático" que acosa desde que Le Canard  bosquejó a su familia, como me he expresado aquí. Luego de los empleos ficticios que son de práctica ordinaria en el Parlamento, fue la sinecura de su esposa en la Revista de los dos mundos donde iba a escribir yo mismo invitado por Valérie Toranian si no hubiera declinado a falta de tiempo. Desde la noche de los tiempos, todos los sistemas de poder, la República y la monarquía, han sido pródigo en sinecuras. No hay revolución que no haya sucumbido al cultivo intensivo del privilegio. Libertad, Igualdad, Fraternidad, y en voz baja, privilegio. El privilegio pertenece a la esencia de todo lazo social como tal. En suma, François Fillon roba menos los fondos públicos de lo que paga para todo el mundo. Luego se vuelve culpable del préstamo sin interés y sin declaración de uno de sus amigos, que es un self made man actualmente millonario. Prestarle a un amigo, tomar prestado de un amigo, lo he hecho, con el estricto límite de mis medios. Marc Ladreit de Lecharriere no hizo otra cosa. Tiene más medios que yo o que el Sr. Cualquiera. "¿Y entonces" como lo dice muy bien FF con una concisión romana, cuando no es Cicerón el que alega.

XVIII

Que se me entienda bien. No digo que sea ilegítimo militar para la redistribución de las riquezas, ya sea ínfima, modesta o consecuente. Digo que allí se trata de otro asunto. Y que será necesario esperar el día donde las gallinas tengan dientes para ver prosperar un mundo sin ricos y sin Nomenklatura. Dicho esto, yo mismo mastiqué Le Canard con la sangre (de los otros) como un carnívoro. Entonces, en un plano puramente metafórico, no está excluido que las gallinas puedan un día tener dientes, ni que se congele el Infierno. Por otra parte, su amiga Marine supo apagar con nubes de gas carbónico las llamas que su padre vomitaba en intervalos regulares como el Moloch de Cartago (¿es seguro?), sin que por otra parte, incendiara nada en absoluto. Es como Mélenchon. El amigo del género humano, y especialmente del Trabajador, cree ser "el sonido y la furia" mientras que no es, como el PS, mas que "la herida y el cuchillo".

XIX

En un cuaderno con citas que tenía en mi juventud, anoté una frase de Montherlant que decía más o menos que en un tribunal basta con ver la cabeza de los jueces para saber que el acusado es inocente. Es la frase de un aristócrata (o que se quería tal), anar de derecha. Podría ser también de una prolo anar de izquierda. En lo que respecta a la  Weltanschauung que lo subyace, es la intersección, no vacía, de Celine y de Genet, también la de Sartre. En el caso preciso de Montherlant, ¿quién habla?. Es un pedófilo frenético, experto en despistar a la poli que patrullaban los Grandes Bulevares donde todos los días este gran estilista a la antigua, para nada paródico, iba a coger (croquer le marmot). No entiendo en este caso la expresión en su sentido lexicalizado de hace un momento, es decir "esperar largo tiempo aburriéndose", sino que quiero decir de manera familiar que no pensaba mas que en coger por el culo a los pequeños que aún no tenían pelos en su barbilla. Nunca saciado. Ver sus cartas extraordinarias a Roger Peyrefitte que fueron finalmente publicadas por Pierre Sipriot, su biógrafo designado cuando quitó la máscara. El deseo digno de ese nombre de perverso que quisieran prohibirnos pronunciar, no es una baratija, como algún deseo que se imagina ser "de Revolución" y no es mas que "Sueño solución" (Rêve-solution.)

XX

Todavía tengo mucho para decirle, Señor diputado del Gard. Lo saludo en el nombre que Lacan ha fijado, tal la insignia de un honor auténtico, en el dorso del único crítico profesional que le parecía haber leído verdaderamente el volumen de sus Escritos cuando apareció: avis rara. Si, Sr. Collard, que el primero, y hasta el presente el único hombre político que haya querido acusar recibo del mensaje de los analistas, sea usted - que es el Secretario general del susodicho Reunión Azul Marino, extensión del FN, y el mentor en la Asamblea de Marion Maréchal Le Pen - me dejó estupefacto. Ha habido allí para mí un "instante de ver". Es esta estupefacción que repercute en esta carta, escrita esta noche sin esmero (a la diable), si puedo decirlo, pues su amiga Marine los ha desdiabolizado a todos en un pase de manos. No tengo tiempo como para releerme. Lo hare reflexivamente esta semana, y se abrirá mi "tiempo para comprender" el porqué y el cómo.

XXI

Luego de haber raspado a los duetistas Hamon y Mélenchon, arañado a Macron, alegado por el acusado Fillon, me hará falta llegar a Marine, y también a Marion, incluso a Florian. Este instaló en el frente una poderosa cultura gay de la que tengo ecos, y que tiene todo su interés para los clínicos. Será necesario también que me interese de cerca en su tweet y en el texto preciso que adorna la foto de Freud. Quisiera finalmente releer la narración de Castanet con respecto a usted, y leer algunos textos sobre usted que me envió esta noche por mail. Si hay algo como esta "izquierda lacaniana" que promueve desde Madrid Jorge Alemán, que es una de las referencias confesadas por Pablo Iglesias, caudillo de Podemos, veremos nacer algún día una "derecha lacaniana" de la que usted sería la alondra que anuncia la primavera? El pensamiento conservador, el pensamiento reaccionario, el pensamiento contra revolucionario, los tres tienen viento en popa en Francia, y en toda Europa, no lograron contra toda verosimilitud anexarse a Georges Orwell via Michéa? ¿Por qué no Lacan? Lacan señalaba que él no era progresista, recordaba el sentido primero del término "Revolución", y fue maurassiano en su juventud, una smoking gun lo testimonia. Eso me preocupa.

XXII

Una ultimísima palabra antes de dejar la pluma, o mejor dicho abandonar mi Mac. Anticipo que se tomará de esta misiva que JAM se redujo ahora a hacerse el abogado de Fillon. Es exacto, aunque parcial. No quisiera que la idea cristalice y esté consagrada cuando retome la palabra.

XXIII

Hice de abogado. Sr Collar, le pregunto ¿lo hice bien? Me dirijo en usted al brillante técnico de la barra de abogados. Para mí, cuando un acusado está frente al tribunal de la buena consciencia, naturalmente me veo conducido a ubicarme al lado del acusado. La hipocresía de los fiscales me salta a la vista. Actúan siempre de modo de hacer creer que los delitos imputados al desdichado en su box son excepcionales, mientras que son muy a menudo comunes. Pero cuando la estructura de la comparecencia es diferente, mi posición cambia correlativamente. Para impactar el debate con un ejemplo, y también complejizarlo, ponerlo en su justo lugar, me bastará, creo, dar a leer un mail que encuentro en mi mensajería, emitido el domingo antes del almuerzo, a las 13.05 precisamente, por lo tanto mucho antes que conozca el tweet Collard, y piense en escribirle.

XXIV

Querida Christine,
Acabo de mirar el replay.
Estuvo admirable.
Una extra terrestre.
O más bien un ser profundamente humano en frente de un granuja
que finalmente apareció, gracias a usted, como lo que es verdaderamente,
un monstruo bromista y perverso
En resumen, es la historia de El incesto
puesta en acto bajo las sunlights, en directo.
Momento increíble.
La abrazo.
Estoy feliz de que usted exista en esta tierra
suyo
JA

***

Sr. diputado, y estimado señor, reciba mi mayor consideración por su función, con el testimonio de mi vivo interés de conocerlo en un plano personal.

***

PARA LEER

Mi amiga Rose-Marie me ayudó a encontrar el pasaje de las Confesiones al que hice rápida alusión. Está en la página 319 del primer volumen de la edición de bolsillo procurada por Alain Grosrichard Garnier-Flammarion. Una joya literaria, llega de enseñanzas políticas y clínicas.

Cómodamente y en mi pequeño particular

«Rodeado de pequeñas cosas para robar que incluso no miraba, me atrevía a codiciar un pequeño vino blanco de Arbois muy lindo (corto por falta de tiempo) e hizo la ocasión que me agenciara de tanto en tanto de algunas botellas para beber cómodamente en mi pequeño particular. Desgraciadamente nunca pude beber sin comer. Cómo hacer para tener pan? Me era imposible poner en reserva. Hacer comprar por los lacayos, era descubrirme, y casi insultar al amo de la casa. Comprar yo mismo, no me atrevía nunca. Un buen señor con la espada al costado ir a un panadero a comprar un trozo de pan, ¿era posible hacerlo? Finalmente recordé el último recurso de una gran princesa a quien le decían que los campesinos no tenían pan, y que respondió. Qué coman bizcocho. Compré bizcocho. ¡Qué de cosas para llegar allí! Saliendo solo con este designio, recorría algunas veces la ciudad, y pase delante de treinta pastelerías antes de entrar en alguna".

 

Traducción: Silvia Baudini