APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
07-04-2017
El diario Extimo de Jacques-Alain Miller

Séptima entrega

VIERNES 7 DE ABRIL, 09:00
Fui a seguir « la Emisión política » de France 2 en lo Lauren B., llamada de improviso. En razón del tiempo que me llevó cerrar la entrega precedente, me perdí toda la primera parte. La primera imagen que vi se ubicó durante el debate en la uberización.
Más adelante encontrarán mi reseña. Primero leerán el bello texto que recibí ayer de mi amigo el Dr. Leguil, psiquiatra y psicoanalista, seguido de un documento encontrado en Internet.

François Leguil: « Hubiera hecho falta un grito »
Del mismo modo que muchos otros, para evitar quizá instalarme en una perplejidad creciente, consulto desde hace muchas semanas lo que se pone en papel acerca de nuestra actualidad. Perplejidad: « Ratlosigkeit » decían los alienistas alemanes; literalmente: el hecho de estar sin consejo. Leer es la mejor manera de ir en contra. no es seguro. Sin embargo, el método no es completamente infructuoso. Al final de « Rase campagne », relato de la derrota de Alain Juppé por su colaborador mas cercano, Gilles Boyer- relato alerta y a menudo divertido, el autor no deja de tener humor, instructivo, conmovedor finalmente - encuentro esto: "sostengo a François Fillon…Es un hombre profundamente estimable, calmo, sobrio, responsable, simpático en el contacto diario. No tengo ningún desacuerdo filosófico con él sobre la manera de abordar la política. 1 » En la última página, el depósito legaL indica: febrero 2017. Conocemos lo que sigue. La derecha republicana corre el riesgo de beber hasta el fondo el cáliz que no supo apartar de sus labios, el de una poción amarga, que mezcla en nombre del porvenir las severidades financieras con una indulgencia imprudente hacia el conservadurismo religioso.

Y ese hombre joven, « famillionnaire » a pedir de boca, en tren de lograr su inverosímil apuesta. Se pudo decir que traicionó a su Presidente. Se lo tata, de Brutus, el otro sería entonces Cesar? Quien puede creerlo? Que cuadros imprevisibles, confusos y embrollados. "No se ve nada" exclamaría, el muy lamentado Daniel Arrasse.

« Cruel campaña » … « sic transit » … « la roca tarpeya » … « todos iguales » … podríamos sin dificultad aumentar la serie de reiteraciones machaconas que vienen inmediatamente a entorpecer el espíritu en estos momentos en que las frases más trilladas parasitan la reflexión. Queda lo que se siente. Algunos se alegran, o bromean. Pocos se interesan. Otros se preocupan. Formamos parte, desde comienzo, de ese grupo que se vuelve mayoritario. El diario "Le Monde" del 5 de abril, tituló en la primera plana: "La elección presidencial francesa inquieta a la Unión europea". Tan considerables giros de situación desde el otoño, fallas insospechadas, sismos inconcebibles, y sin embargo anunciados, decepcionan a la orogénesis política. Este es el punto; nadie sabe lo que va a pasar, pero todos pueden pensarlo: lo que era impensable se volvió posible. Sobre los vientos de esta posibilidad, surge la omnipresencia de su eventualidad calculable, y el espectáculo de las cifras que obligan a encarar lo que no se imaginaba. Se perfila el miedo entonces, y con él, el "miedo del miedo", caro a los psiquiatras antiguos, retomado tal cual en "El ser y la nada", antes de ser explotado por Lacan a comienzo de los años 70.

« La vida continuaba tal como antes, y sin embargo no era lo mismo. A veces, de pie en la terraza y recorriendo con la mirada la corona de los jardines en flor, percibimos como un soplo de secreta fatiga y anarquía. Y es precisamente en tales instantes que la belleza de este país nos tocaba hasta el sufrimiento...Durante esos primeros tiempos, solo oímos muy poco hablar del gran Forestier. Pero era extraño ver como se reprochaba a medida que se agravaba el debilitamiento y se desvanecía la realidad... del mismo modo que en la montaña una espesa niebla anuncia las tormentas, una nube de miedo precedía el gran Forestier. Una nube de miedo lo velaba, y estoy persuadido que allí es donde hay que ver su fuerza...No podía actuar sino cuando las cosas vacilaban por ellas mismas.2 »

El miedo, en efecto. el sentimiento de un peso incalificable sobre las espaldas, de una sofocación a penas sentida que va del epigastrio a lo precordial, el miedo, el miedo de tener miedo, es la angustia. La angustia, consejera perniciosa y pésimo refuerzo, si no se logra reducirla a su función. Pero qué es un función para los sujetos del inconsciente.? Un dispositivo específico en el interior de una estructura, una estructura en el interior de una función más vasta, responderíamos con aquellos que enseñan biología a los debutantes. Una estructura en una estructura? Lacan (que
citamos de memoria) es más simple. "una función, es lo que se trata de hacer funcionar".

Hacer funcionar la función de la angustia, es impedirle volverse "algo que se siente", « etwas empfundenes » ; es volver a darle las coordenadas de su "esencia" "sein Wesen », (Freud dixit) que es ser una señal, y solo una señal que el síntoma reemplaza. Para llegar a ello, al comienzo al menos, un medio vale tanto como otro, y ampliamente. No se localiza en el pensamiento, sino en el hilo de una acción, de una puesta en movimiento, en el trayecto más tarde podrá ser descifrado como se reconstituye la lógica de un acto. Es lo inverso de esperar, porque la espera en la angustia confirma la amenaza, que se vuelve la angustia misma.

El domingo último, 2 de abril, miré y escuché más de una hora a Marine Le Pen en el meeting de Bordeaux. No es agradable, pero quejarse que es un trabajo extra sería hacerse el astuto: aprendo cosas. Detrás de ella, dos banderas. La primera: azul blanco, rojo. La segunda: azul, blanco, rojo. Más allá de las percepciones, no son los mismos colores, estos tiene la misión de significar que en un lugar sopla el espíritu del Frente Nacional, no se podría tolerar lo Europeo. Francia reducida al hexágono, en suma. No es la mía, y me hace falta saber porqué la de ese meeting me es tan repulsiva.

Es por haber conocido largo tiempo a la primera antes de vivir en la segunda, de haber sabido lo que era Francia durante largos años antes de descubrir el hexágono? Es por haber aprendido a no retrasarme inútilmente en los soles perdidos de la infancia, en la desaparición de los espejismos deseados, no extrañar el olor de los naranjos, o la magia de las caravanas entrevistas en los márgenes de las dunas? Probablemente, pero eso no basta; es necesario que me dé cuenta que en mi fuero intimo la unión entre el hexágono y Francia no se operó espontáneamente. Debo darme cuenta de esta ecuación para explicarme el escalofrío de horror y de asco que me inspira el esgrimir emblemas tricolores, cuando los acompaña la vociferación de un: "Estamos en nuestra casa, estamos en nuestra casa".

Amo a Francia, porque nunca me considero en mi casa. Entonces la busco; en Combourg, en Combray, en algunos lagos alrededor de Guérande (oh Calyste, oh Félicité !), en Plassans con su conquista ( « un tipo bien, este Zola », escribe Freud a Fliess), en los guijarros de un torrente bajando a toda prisa los Pirineos con Ramuntcho, sobre una alta meseta de Provence con el acróbata del "Que mi alegría dure", recorriendo los caminos del este en compañía de "El amigo Fritz", en país normando con...

Quebrémosla! Veo demasiado que confesar esta lista es chic, afectado. Y de hecho lo es, afectado y chic. Pero que puedo decir? Así ocurrió. De niño Francia me era algo admirable - la generación que nos precedía salía de un inmenso conflicto, y velaba por la preservación de las brasas. Cuando el ocio de leer me relató el hexágono, se me volvió amable, el más apto para ser amado, como se puede amar: carnalmente y durablemente, convencido por otra parte que la "longanimidad del pueblo", elogiada por Michelet, resiste mejor a los tiempos que la exaltación de las masas.

Regreso a Marine Le Pen en Bordeaux, que convoca para su diatriba a Charles de Gaulle, Paul Nizan y François-René de Chateaubriand. Y por qué no? Todo eso es de venta libre. Pero qué es la cultura, si no conduce a la ternura de las cosas? Allí, es el odio, constante, rábico. Como no pensar en Valéry, algunas horas antes que la pluma caiga de su mano: "todas las oportunidades de error, peor aún, todas las oportunidades de mal gusto, de familiaridad vulgar, están con aquel que odia 3 »

Marine Le Pen no es menos vulgar de lo que era su padre con sus imperfectos del subjuntivo, que vestían hace tiempo las vilezas racistas y antisemitas que salían de su boca. La hija mayor, como es justo, no puede tocar esa pestilencia aberrante que la mantendría apartada del poder que ella quiere.

Sin embargo, la estupidez económica de su programa viene en el lugar de los ultrajes capciosos del Le Pen de los años Mitterrand; está producida para actuar el mismo papel insidiosos en lo que se supone ser la mentalidad del común de las personas. "Si usted viene a nuestro país no espere que se lo tenga a cargo, ser curado, que sus hijos sean educados gratuitamente, ahora terminó, final del recreo.4 » Ciertamente, no estamos aun a nivel del "no se olviden de los pequeños" del elegante helenista Robert Brasillach, pero...No vemos que el solo esbozo de la aplicación de una de las fábulas de su "proteccionismo inteligente" amenazarían sin duda con herir el orden democrático mismo.

Si : todo el mundo lo ve. "Los más grandes peligros tiene sus encantos" escribe el Cardenal de Retz; la táctica no es complicada y dio pruebas, la de un eterno: más grande es, más pasa desapercibido.

Domingo, nuevamente, ya no es primero de abril, sino el ultimo día de marzo. Una jornada de estudios me ofrece la ocasión de encontrarme con colegas llegados de todas las asociaciones psicoanalíticas. Constato allí que una minoría solamente concibe que nos comprometamos públicamente fuera de los consultorios, donde recibimos a aquellas y aquellos que el método freudiano invita a una palabra libre. Ninguno de esos colegas hostiles al "Llamado de los psicoanalistas" no merecería, eso va de suyo, que se sospeche de la mas mínima complacencia con los fantasías funestas y lamentables de la fachosfera. Decir a viva voz, sin embargo, que la fidelidad a los resortes del psicoanálisis reclama que se denuncie un peligro totalitario los crispa. es un poco como si la famosa "neutralidad" - "benévola", aun dichosa! - les sirviera como única brújula en la era del GPS, como si se pudiera confundirla con un plano para la ciudad, un atlas para el mundo. "Ese medium rige urbi et orbi!"

Sabemos que Lacan llegaba a comparar la organización institucional de sus adversarios con la Iglesia. Oh! como hace falta el Mauriac del que Camus se burla un poco de su costado "San Francisco de Asís": el Mauriac que condenaba los silencios de del episcopado francés – con excepción de Jules Saliège y algunos pocos . El Mauriac que deploraba la multitud de lo que no-se-dice en la pastoral de Emmanuel Suhard, cardenal –arzobispo de Paris : « Hubiera hecho falta un grito ».

  • Boyer G., Rase campagne, Paris, J-C Lattès, 2017, p. 261.
  • Jünger E., Sur les falaises de marbre, Paris, Gallimard, collection L'Imaginaire, 1979, p. 40-41.
  • Donde redacto estas líneas no puedo encontrar la referencia exacta. Por el contrario estoy seguro de la exactitud de esta cita, habiéndola anotado en una libreta que no me abandona hace tiempo.
  • Marine Le Pen, le 8 décembre 2016, citada en Leer antes de votar a Marine, Paris, éditions Atlande, mars 2017, p. 171.

Charles Melman : « Al buen voto ! "
Colegas por los que tengo afecto lanzaron un llamado para que los psi denuncien la posibilidad que la extrema derecha llegue al poder.

Bravo, aunque su camino suscita dos señalamientos.

El primero es que entre los firmantes se encuentran algunos integristas y radicales del psicoanálisis, que se ilustran por su relación deletérea a lo que debe ser enseñanza y no dogma, y no son esencialmente diferentes de aquellos que se supone denuncian. No tengo ganas de encontrarme entre ellos.

La segunda es que es poco probable que este llamado tenga una repercusión entre los electores de la extrema derecha. Y la idea de favorecer una mostración más bien que una acción no me anima. Me parece más propio a nuestro ejercicio hacer públicas las condiciones aptas para seducir las masas para transformarlas en tropa. Ciertamente Freud en eso fracasó. Pero no es el terreno donde debemos proseguir?

Macron
Señalé que no estaba inspirado por el Sr. Macron. El Sr. Mélenchon, personalidad pintoresca, fácilmente excitaba mi elocuencia. El Sr. Hamon, personalidad un poco anodina, me inspiraba de tanto en tanto el darle una bofetada. Las historias abracadabrantes que sitian al Sr.Fillon terminaron por tocar mi fibra compasiva.

En cuanto a Marine Le Pen, era para mí como para muchos otros un blanco permanente y una fuente inagotable. Pero Emmanuel Macron ?

Tres incidentes mediáticos llamaron mi atención:

  • En primer lugar difundieron en los medios que fue a la calle de Ulm. Se demostró que no, y él mismo indicó que fracasó dos veces el examen de ingreso.
  • Macron se presentó en los medios como el alumno del Pr Etienne Balibar. Sin embargo, este asegura que no lo conocía ni de Eva ni de Adan. Emmanuel Macron afirma como respuesta que fue recibido múltiples veces en el departamento privado del profesor, six rue Gazan.
  • Macron fue presentado por los medios como "el asistente de Paul Ricoeur". Se demostró que no había que entender por esto su "asistente en la cátedra de filosofía" sino su "asistente de edición" para la publicación de una compilación de sus últimos trabajos.

Tres controversias al estilo Clochemerle, que no tuve el gusto de tomar. Fui tomado por mi enorme y propia equivocación (bevue).

El círculo de familia reunido en torno de la televisión en una amplia casa alquilada por mes en las Portes en la isla de Ré, cuando el Sr Macron anunció en pleno mes de agosto su partida del gobierno. Encontré vacío su discurso, "hueco y lleno de basura", y las familias de mi hija y mi hijo hicieron coro. Macron solo encontró gracia a los ojos de mi yerno Nicolas, nacido en Francia de padres americanos, "an US Democrat ». Sus propios hijos con doble nacionalidad le tomaban el pelo.

Debí rendirme a la evidencia en los meses que siguieron: me había equivocado. El presumido no dudando de nada vio una falla, un camino, un espacio, allí donde yo no había visto sino la montaña compacta de "el orden del mundo" oponiendo su masa inerte a los deseo de conquista del joven Yukong social-liberal.

El martes a la noche, hace 3 días, en ocasión del debate de los Once, apenas lo percibí. Era cualquiera. Agnès estaba de acuerdo. "Pero el jueves a la noche, solo, estaba bien presente, y tenía cuerpo", me dice ella.

Y cómo! De hecho, incluso no seguí bien su discurso en la semana en la segunda parte de la emisión, distraído por mi anfitriona que me decía que la encontraba "horriblemente aburrida". Sin embargo, observando el espectáculo con el rabillo del ojo, me decía que, todo igual por otra parte, el lindo muchacho de ojos azules iba a ser el presidente de la República

El Rey David
De Wikipédia.

Para el Coran, David — « Daoud » ou « Dâwûd » — se vio otorgar por Allah "la realeza y la sabiduría", una "ciencia" y la "palabra decisiva". El Coran explica que Allah hizo que los pájaros y las montañas lo sirvieran. Comentadores explican que la belleza de su voz, cuando cantaba salmos, hacía detener a los pájaros en vuelo para responderle, o incluso que los animales se quedaban tan encantados por el canto del rey que podían morir de hambre o de sed. El rey David fue tomado como modelo de la monarquía francesa, como ideal de justicia, como figura de pureza y de desinterés (con la flor de lis), en el ritual de lo sacro, con la unción.

Agnes Aflalo : Agachadiza y el tirador acostado
Retailleau vino para enfrentarse con Macron. Y no sin alegría le arroja de entrada que verlo le hace pensar en las agachadizas que su abuelo le enseñaba cazar cuando era niño. Para tirarles, no hay solo que apuntar bien, también hay que anticipar su vuelo

La respuesta es inmediata. Macron se endereza, ajusta su tiro y da en el blanco. Golpea a Retailleau que se queda quieto : « Fillon es un tirados acostado ». Habiendo rehusado el traje de nobleza del Estado que Retailleau quería endosarle, Macron sin embargo honró el torneo emprendiendo un nuevo pase del arma con lo que salió vencedor. El pelea de pie.

Wikipedia indica que La Posición del tirador acostado es una novela policial de Jean-Patrick Manchette que pone en escena a un asesino a sueldo cretino y metódico. Luego de una historia de amor arruinada, ese anti héroe termina a la sombra de un padre humillado y se vuelve aquello de lo que siempre quiso huir, la copia de un mediocre. Recibe al final una bala en la cabeza de la que no muere, pero que deja secuelas. Cambia de identidad y se vuelve servidor.

En ocasiones sus pesadillas lo conducen a su primera profesión y a la posición que prefería para tirar, la del asesino acostado.

Diana y Acteon son inseparables. Agachadiza cazadora y tan impiadosa como la diosa. El cazador que lo recuerda ajusta su línea de mira y no deja escapar la presa.

Un tweet de Gérard Miller
Encuestas BVA. Mélenchon a 19 (al mismo nivel que Fillon) ! Macron y Le Pen à 23. Hamon a 8,5. Mélenchon en la segunda vuelta? Está en camino.

Foro 18

 

Traducción: Silvia Baudini