APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
26-04-2017
Presentación del Especial Macron "El Joven Presidente de Francia"

"La ciudad en la que reina un niño" fue uno de los mayores éxitos de Montherlant en el teatro. Una historia sombría de amistades particulares de estilo pedófilo en un colegio de curas, que terminó con la expulsión del adolescente, supuesto corruptor del menor. Autentico: la historia le había ocurrido al joven Montherlant. Bellos pasajes de una gran elevación moral homosexual. Montherlant dedicó esta obra a un cura rural. Esperaba, según él, haber servido a la "verdad católica". Hoy tendríamos que reavivar esto. Pensaba en ese título cuando buscaba el de este texto. Nuestro príncipe no será un niño, sino un hombre joven. ¡En fin! Estaba harto de que los americanos alardeasen de la juventud de sus presidentes mientras que Francia estaba sobre las vías del Vaticano: antes de confiar las riendas del poder a un fulano, esperar a que su penecillo esté muerto para el goce. Un solo grito: "¡Todo el poder, no para los Sóviets, sino para la impotencia!". Tan pronto como Hollande fue fotografiado sobre su corcel yendo al encuentro de su amada, perdió, a la vez que su credibilidad, lo esencial del poder de Estado. Desde la llegada del Viagra, la impotencia no es ya lo que era. ¡Afortunadamente! (es un hombre de 72 años quien habla). Pero en fin, instalar en el trono un potro tembloroso por montar, como parecían serlo un Obama o un Justin Trudeau, no está hecho para los franceses de hoy. La vejez beneficia en China de una plusvalía excepcional. Allí el culto a los ancestros se remonta a la antigüedad. Tiene sus raíces en el taoísmo. Está presente mediante ritos en todas las familias. Creíamos entonces que los chinos estaban abonados a la gerontocracia. Condenados a ser dirigidos por ancianos cacofónicos. Ahora bien, ¿a quién, su sistema barroco comunisto-capitalista, puso a la cabeza en 2013? A un solido sexagenario todavía verde, casado en segundas nupcias con una cantante sexi y, por otra parte, mayor general en la armada popular de liberación, en la que se había enrolado con 18 años. Las mujeres tampoco son ya lo que eran. Ahí me crezco. Mientras que los Estados Unidos arrastran al más anciano presidente jamás elegido, cuya chochez es cada día más evidente, el New York Times, que es a pesar de todo el mejor diario del mundo, ¿verdad?, estará un día obligado a imprimir: "The Young President of France" Por supuesto, encontrarán otra cosa para testimoniar a sus fieles aliados franceses de su desprecio de Hegemon.

Traducción: Carmen Cuñat