APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
01-05-2017
El baile de los lepenotrotskistas

farsa

LQ 673

SI USTED QUIERE SABER LO QUE VERDADERAMENTE PASO LA NOCHE DE LA PRIMERA VUELTA ENLA TELEVISION

Jacques-Alain Miller es psicoanalista, miembro de la Escuela de la Causa freudiana, ex-alumno de la Escuela normal superior, catedrático de filosofía. Fundó en 1992 la AsociaciónMundial de Psicoanálisis. Es yerno de Jacques Lacan.

François Fillon durante toda la campaña, había hecho hincapié en su edad y su experiencia con el fin de compararse ventajosamente con su rival más joven y menos reconocido. No insistió. La noche del domingo, como Benoît Hamon, llama sin mucho ruido a votar contra Marine Le Pen y por Emmanuel Macron.

Un montón de gente de derecha le siguió o le precedió. Jean-Pierre Raffarin como iluminado por el sentimiento nacional se hacía de él el portavoz. La gente de izquierda no tuvo ninguna dificultad en sumarse. Uno solo hizo excepción. Uno solo se niega a entrar en el frente republicano espontáneo que se formaba bajo nuestros ojos para hacer barrera, según el término utilizado, al FN y su jefa. ¿Su nombre? Jean-Luc Mélenchon.

COCOS COCUS (1)
Algunos de sus partidarios, retomando las articulaciones de su razonamiento (a saber: es culpa de la derecha y del PS si MLP va a la segunda vuelta; nosotros no tenemos nada que ver con esa derecha ni ese PS), algunos Mélenchonianos declararon haber decidido a título personal votar por Macron. Es el caso particular de Gérard Miller, y yo me alegro "a título personal" igualmente. Pero todo hace pensar que los Gerard Miller serán una minoría. La Francia insumisa en su mayoría votará en blanco o no votará. Con la notable excepción, sin embargo, del Partido comunista, el cual en efecto a través de una Declaración fechada el 23 de abril, llama a "bloquear la vía de la Presidencia de la Republica a Marine Le Pen, a su clan y a la amenaza que constituye el Frente Nacional para la democracia, la Republica y la paz […]" Palabras que Mélenchon no logró arrancarse el domingo en la noche, ni durante todo el día siguiente, ni dos días después.

Desafiemos al Partido."¿Quousquetandem, ustedes los comunistas, herederos de una gran historia, cuanto tiempo, tu, Pierre Laurent, hijo de tu padre, ustedes los cocos, los cocus(cornudos) continuarán sosteniendo a este hombre y sus amigos quienes engañan, estafan y quieren arrastrarlos con ellos en su impasse definitivo?"
En una época fui alumno de Althusser. Me adherí, por él, a su demanda, con algunos camaradas, en la Unión de estudiantes comunistas. Como todos los de mi generación yo lo llamaba: "el Partido", ya que no había sino uno que nos importaba. Yo sufro, sí, yo sufro su fracaso, por el estado en que éste se encuentra, y toda Francia lo sufre conmigo, ya que no tendríamos hoy a Le Pen en la segunda vuelta de las presidenciales si el PCF hubiera resistido el choque de la "postmodernidad", de la "sociedad postindustrial" o como quieran llamarlo.

Vuelvo con M. Mélenchon.

EL GRAN BABU

Yo tenía hasta ahora a Mélenchon por un "mal pastor" de la izquierda, de esos que la conducían hacia el muro. En mi opinión la noche de la primera vuelta lo ha "desenmascarado completamente", retomando la expresión favorita de PékinInformation en la época de la Revolución cultural. En efecto, este hombre perdió repentinamente su máscara de "revolucionario ciudadano" en el momento en que reconoció públicamente no ver diferencia política esencial entre Marine y Macron.

Uno dice: este hombre es un extremista. Sí, pero a condición de precisar que su extremismo es teórico, retórico, fantasmático. En la realidad efectiva de la Francia de 2017, la lógica supuesta revolucionaria del "todo o nada" tiene como resultado renovar indefinidamente el statu quo económico-social. De ahí, para compensar, la necesidad de ensoñación, de la alucinación dirigida. Entonces señor Mélenchon, nueva Emma Bovary, sueña que él es Perón, que él es Chávez.

Entre paréntesis, los dos eran antisemitas. Perón convirtió a la Argentina en refugio de los desertores de la SS. Era en Buenos Aires donde malvivía Eichmann cuando el Mossad lo secuestra para entregarlo a la justicia del Estado judío. En cuanto a Chávez, yo vi y escuché, con mis propios ojos, con mis propias orejas, en Youtube, un discurso donde él colocaba a Israel y los israelitas al margen de la humanidad, con un tono digno, no de Hitler, demasiado perspicaz como para tratar en público el tema de la exterminación, sino de Charlie Chaplin imitando a Hitler.

¿El señor Mélenchon es antisemita? La pregunta ha sido planteada. Se ha intentado una demostración. Basándome en la opinión de mi hermano consideré descartado el asunto.

El hecho es que el señor Mélenchon y sus amigos se imaginan que se encuentran ahora en posición de ser el Superyó de toda la izquierda. Miren como ellos desfilan en estos días, inflando sus músculos. Los imagino cantar mientras bajan por la calle como la Joven Guardia de antaño: "Nosotros los puros y duros. Nosotros los insumisos, los incorruptibles, los invencibles. Nosotros, capaces de derrotar a los comunistas y de hacerlos pasar por nuestras horcas caudinas. Nosotros, los amigos del pueblo, nosotros el pueblo mismo".

Estamos en la plaza de la Bastilla donde hay 130 000 militantes reunidos en la Marcha por la VI Republica, pero podríamos muy bien estar en el salón de las mujeres sabias de Molière: "El talento sólo será reconocido en nosotras y en nuestras amistades."

¿Y los otros? ¿Y nosotros? ¿Nosotros que nos decimos modestamente de izquierda sin tener el nivel de marca registrada de la Francia insumisa? Y bien, nosotros somos los sumisos. Somos los débiles, les incautos, los descarriados, los indignos, los vendidos, los aburguesados, los burgueses. Abucheo para nosotros!

Aquí parecería que estamos en la inmortal radionovela de Francis Blanche, Signé Furax ,cuando cantan: "Todo el mundo apesta/ huele a algo podrido/solo al Gran Babu/ le huele a agua de colonia"(2)

¿El Gran Babu en todo este asunto, quien cree usted que es?

LA ECUACION "EM=MLP"

Un momento!Nada está decidido. El Superyó de la izquierda, su "conciencia moral" o su conciencia política, ¿eso serian ustedes, los muchachos y muchachas de la Francia insumisa? Ustedes no son nada de eso. Ustedes son incluso lo contrario. Negándose a repudiar la noche del domingo, sin decir una palabra, a Le Pen y sus falsos-semblantes, como se repudia en su bautismo a Satán y su cortejo, ustedes se han convertido todos, todos cuanto ustedes son, en unos condenados. No los "condenados de la tierra" del difunto Frantz Fanon sino en los condenados de la izquierda. Y ustedes lo serán por los siglos y los siglos de los siglos. Bue…quizás yo exagero aquí. Yo me dejo ganar por el encanto venenoso de los fatwas, de las célebres excomuniones, de las proscripciones políticas. ¡Basta!si oso decir. Pero la maldición existe, existe en la vida de las personas, es un psicoanalista quien se los dice y ateo además.

Por lo último que supe la Francia insumisa resultó bastante segura de sí misma, bastante imprudente, para expandir la ecuación "EM=MLP" (me apoyo en el testimonio espontáneo de Vanessa Sudreau, de Toulouse, ver el número 671 de Lacan Cotidiano publicado hace dos días).

¡Es demasiado fuerte! Esta Francia insumisa se cree con permiso a todo. No se queda tranquila. Se vuelve incomoda. Tiene rabia. Va a terminar impulsando la campaña de Marine, poniendo en peligro la victoria de Macron. Déjame bajarte un poco los humos, Francia de los insumisos, Rancia de los unos debajo de mí, Trance de los otros sobre mí. Voy a prepararte une excelente inyeccioncita antirrábica y tú me dirás los resultados. Lástima que no hayas sido vacunada con médula de conejo durante tus estudios. Ya no se le enseña la Historia de Francia a los francesitos y eso se paga con el retorno de los muertos-vivos de la Colaboración, en la derecha sin duda, lo cual es bien conocido, pero no menos en la izquierda.

LA TRAGEDIA DEL HITLERO-TROTSKISMO

En los buenos tiempos del camarada Stalin, el Partido comunista había forjado la expresión hitlerotrotskistas para designar a los militantes del movimiento trotskista que habían lesionado la Resistencia y colaborado con la Ocupación y los nazis franceses.

Pierre Lambert fue el único de los hitlerotrotskistas estigmatizado por el partido.

Militante de élite, quien sería más tarde el mentor de Lionel Jospin y de Jean-Luc Mélenchon, Pierre Lambert fue miembro –cuando su fundación en 1941 o poco después –de la Reunión nacional popular que agrupaba a los admiradores republicanos de Hitler (sic) bajo el liderazgo del nombrado Marcel Déat, antiguo diputado socialista y, entre paréntesis, antiguo alumno de la Escuela normal, llamados en el argot del lugar un archicube, y también catedrático de filosofía. El sería ministro de Pétain, hizo el viaje de Sigmaringen y murió en el exilio, en Turín en 1955 después de haber sido condenado a muerte por contumacia hacia la Liberación.

Cuando comienza el año 1944, nuestro Pierre Lambert, siempre adepto a Déat(3), es también miembro de una importante formación trotskista, el Partido comunista internacional (PCI). Este partido aboga por el "derrotismo revolucionario" y se dedica a la propaganda en el seno del Ejército de la ocupación: se trata de empujar a los soldados alemanes a la insumisión. En su órgano central, La Vérité, n° 63, se podía leer en mayo de 1944: "La IV Internacional les llama a fraternizar con sus hermanos alemanes. Todos unidos ustedes derrocaran a los sanguinarios Hitler, Pétain, de Gaulle, y harán que cese la guerra, sus miserias, sus deportaciones."

El número siguiente condena la consigna de insurrección nacional lanzada por de Gaulle. Eso no fue sino una maniobra, dijo el PCI, dirigida a impedir que los soldados alemanes se rebelen contra sus oficiales.

El n° 67 apareció en el momento del Desembarco. Consigna: "Fraternicemos, tendamos las manos a los soldados alemanes!"En primera página en grandes caracteres: "Ellos son iguales!"

Estos infelices trotskistas – no les doy crédito, hasta que esté mejor informado, a las acusaciones stalinistas según las cuales ellos habrían sido agentes comprados por los nazis – militaban de buena fe y a contra-corriente del espíritu de los tiempos en favor de la solidaridad universal de los oprimidos sin detenerse en las fronteras nacionales. Ellos creían posible empujar a los soldados alemanes –proletarios en su gran mayoría- a la insumisión hacia sus oficiales. Incomprendidos por sus compatriotas franceses, pagarían caro durante la Liberación la incongruencia de sus llamados a la fraternización mientras se desarrollaban los combates de los Resistentes y los Aliados con esos "feroces soldados" que menciona el himno nacional.

Es cierto que La Marsellesa no era muy popular entre los hitlero-trotskistas, por muy republicanos que ellos hayan sido: allí había demasiado nacionalismo para su gusto.

El LEPENOTROTSKISMO, UNA FARSA

Sin duda que ahora ustedes comprenderán mejor al espectáculo que la Francia, insumisa y sumisa confundidas, asistió el domingo en directo en la televisión. Visiblemente, sin saberlo, los protagonistas de las 20 horas repitieron, la noche del 23 de abril del 2017, la secuencia política que precedió y que siguió al Desembarque del 6 de junio de 1944.

Las circunstancias, los nombres, los seres cambiaron, pero la estructura, los lugares, son los mismos.

Ahí donde estaba Lambert, está hoy Mélenchon. Ahí donde estaba el Partido comunista internacional, está la Francia insumisa. Ahí donde estaban los nazis, está el FN.

Pudimos ver en nuestras pantallas al pueblo francés – a través de sus hombres y mujeres políticos, quienes son lo que son, claro, no necesariamente unas águilas ni unos héroes, pero tampoco unos indignos nacionales – autoconstituirse, en live, en el No a los herederos de la Colaboración, como lo hizo en 1944 contra los Colaboradores aliados de los nazis.

Y pudimos constatar igualmente que una fracción del pueblo — el antaño PCI, hoy FI — quería absolutamente retirarse del "grupo en fusión" (Sartre) nacional, diciendo algo como: "¡Muy poco para mí! Yo no como de ese pan. ¡Son todos iguales!"

Louis Alliot, vice-presidente del FN, no se equivocó al respecto.Rápido como el relámpago, el hábil político frentista saluda inmediatamente el gesto de la Francia insumisa, quien se niega a unirse a la coalición anti-Le Pen. Esto es significativo, dice, da esperanza, que un tribuno de su talento, tan escuchado, tome esta posición.

En 1944, la traición "objetiva", como dicen los hegelianos-marxistas de los hitlerotrotskistas, fue una tragedia. A decir verdad, sobretodo para ellos, que tuvieron que sufrir los rigores de la depuración, seguido de un largo descredito por parte de los partidos de izquierda. De ahí su táctica de permeabilidad, es decir de la infiltración clandestina. Ellos se escondían, con toda razón,ya que eran detestados, los condenados de la izquierda.

La noche del domingo 23 de abril en la televisión, fue el mismo escenario pero en el registro de lo cómico.

Recordamos la frase de Marx al inicio de su maravilloso librito, Le Dix-huitBrumaire de Louis-Napoléon Bonaparte: "Hegel, en alguna parte, hace el comentario de que todos los grandes acontecimientos y personajes históricos se repiten, por así decir, dos veces. El olvidó agregar: la primera vez como tragedia, la segunda como farsa".

Farsa en efecto, que Mélenchon en orador y mandatario del pueblo, actúe simultáneamente como los notarios escrupulosos que no pueden salirse bajo ningún pretexto del "mandato recibido". Hazaña del arte teatral que merecería un Cesar.

Farsa es también esta hija macho, famosa por el parricidio político, actuando la pasionaria, no en el magnífico estilo de Dolores Ibarruri, sino retomando el rol de Jefa espiritual de la Nación(4), antiguamente ilustrada por Eva Perón, delgada y seductora bailarina de los burdeles más calientes del Rio de la Plata.

Farsa también su bellaco, rindiendo homenaje con un tono convencido a los talentos oratorios y las virtudes cívicas del rival de su concubina.

Y farsa en fin, farsa enorme, farsa burlesca, Mélenchon "vestido de cándida integridad y de lino blanco" explicando, con la boca llena de palabras, que no había que pronunciarse sobre qué elegir en la segunda vuelta de la elección presidencial. ¿Votar blanco? ¿Abstenerse? ¿Votar por Macron? ¿Votar por Le Pen? No, no, no, él no podía decir nada, nada de nada, él no tenía el mandato para eso. El mandato, la plataforma; la plataforma, el mandato. No salía de ahí.

He aquí el hombre que no hace mucho se burlaba de los "pudores de gacela" de sus rivales. ¿Quién es entonces esta gacela de los pudores, esta gacela de los calores? Esta gacela es él por supuesto.

¿Es este bueno para comer, una gacela? Me lo pregunto. En resumen, mantendremos que una especie nueva de esbirros nació el domingo en la noche bajo nuestros ojos: los lepenotrotskistas.

Vamos a verlos en acción durante esta campaña. Eso no es una fuerza desdeñable. Se trata de militantes hiperactivos como las hormigas del mito, adorando a su jefe y con una lealtad a toda prueba, lo cual sería una honra, solo si ese jefe lo tuviera, el honor.

Un lepenotrotskista se reconoce en que, por mucho que él se esfuerce no logra ver diferencia, salvo quizás diferencia sexual, entre Marine y Macron. ¿Es eso un invidente? ¿O es al contrario un clarividente? Eso depende.

EL BENÉVOLO UNIVERSAL

Hablemos de Macron. Ya que no solo Mélenchon estuvo en la televisión "vestido de cándida integridad y de lino blanco", también Macron.

Macron es también un personaje farsesco. Él es el hombre que extiende su "benevolencia" a todos. Así les agradece a todos sus rivales uno por uno, los llama por su nombre. Y uno siente que si él conociera su apodo, seria ese el que utilizaría.

Un nombre sin embargo falta al llamado: el de Marine Le Pen. El no osó extender su benevolencia hasta ella. Sin embargo, no tuvo una palabra contra ella. Su discurso de la noche del domingo fue una corriente de agua tibia o más bien de agua bendita del patio, una perorata a la vez vacía y de facetas, la trampa perfecta (miroir aux alouettes/espejo de las alondras). Pero es él, Macron, la alondra. El anuncia la primavera, el deshielo: "¡Buen tiempo para Francia!" Y él mismo está atrapado en la trampa del espejo que nos ofrece.

Evaluemos bien esto. Este personaje desconocido, que es lo único que tenemos como"muralla"(5)(PCF dixit)contra el Frente nacional, este hombre joven aun, por el cual vamos a votar y hacer votar, esa máscara a la que nos dedicaremos durante quince días, ese Macron de mis dos, no dijo una sola palabra el domingo en la noche en contra de su adversaria de la segunda vuelta, Marine Le Pen. Si le damos crédito, diremos que él piensa sin duda vencer a MLP por la benevolencia, el amor, el desarme unilateral. Marine es su prójimo, él la amará como a sí mismo. Y él no parece amarse poco.

QUERIDO EMMANUEL MACRON

Desde muchos ángulos usted no me es antipático. Habiendo escrito bastante durante esta campaña y habiéndome burlado bastante, constaté hace algunos días que usted había encendido poco mi verbo. Deduje que debía apreciarle más de lo que yo creía. ¿Es por su belleza física? ¿Es por lo poco convencional de la pareja que usted forma con su esposa Brigitte? ¿Es el rumor insistente que lo presenta a usted como un bi? ¿Es esta bisexualidad lo que de usted me toca, a mí como a muchos? Quizás, pero no me parece.

De lo que no dudo, por el contrario, es que usted esté respaldado por el "mundo de las finanzas", ese al cual el señor Hollande juraba meter en cintura hace cinco años.

¡Riámonos! Quién creyó eso? Yo no, en todo caso.

La cosa de Hollande apesta, lo falso, la mentira. Nada de historias: solo fueron engañados los que quisieron serlo. Para ser cornudo hay que quererlo. Esta no es solo la lección de Freud, es la de Molière, que hace decir a su héroe: "¡Usted lo quiso! ¡Usted lo quiso!, ¡George Dandin! ¡Usted lo quiso!Esto le sienta tan bien y aquí está, tal como se debe: usted obtuvo justo lo que merece..."

Es con eso que gira el mundo, con símbolos, con palabras verbales, significantes rimbombantes. La "Legión de honor" fue creada por Bonaparte y funciona aun, puesto que Grand-Croix es ahora el señor Ladreit de Lacharrière por los servicios prestados a… ¿a quién exactamente? Al menos ese es su verdadero nombre. Pero ¿qué decir de Giscard el padre que removió cielo y tierra para transformarse en Giscard d'Estaing, para comprarse ese pequeño trozo de significante, ese semblante de nobleza, ese pequeño sufijo de nada? Como Georges Dandin por cierto, quien por su mal humor se convirtió en el cornudo Georges de la Dandinière.

No, no quiero dar a entender indirectamente que la bella Anémone hizo de d'Estaing un cornudo, como la bella Angélique lo hizo de Dandin. Pero es cierto que el bello Valéry fue el Cornudo Magnifico de la vida política francesa: cogido por Chirac, cogido por Miterrand, re-cogido por Barre, recogido como autor de la constitución europea, cogido como novelista, y hasta ahí lo dejo. La neurosis de destino existe. Y con eso, una de las inteligencias más finas de la segunda parte del siglo XX en Francia.

Estoy contento por él ya que logró ser recibido en la Coupole, pero por ello debió soportar que Jean-Marie Rouart, su anfitrión, se burlara de él durante todo su discurso de bienvenida. Rouart,(6) el pícaro Rouart, autor de un excelente Cardinal de Bernis, astuto y no siempre gentleman, considerando que le pareció bien contar en detalle cómo se había pegado a mi cuñada Sybille una noche en la cual ella andaba por Rosebud, y él también, de hecho. Pero sigamos, que eso ya es historia vieja.

"Impuesto a 75%" dijo Hollande. "Revolución ciudadana" dijo Mélenchon. Puros atrapa-bobos, puras"frivolidades", confesaba Bonaparte convertido en Napoleón. Los franceses quieren desde siempre ser engañados por sus dirigentes. Ellos les creen, se desencantan, lloriquean y se quejan. De vez en cuando rompen todo.

Al menos, Emmanuel, a usted no le podremos reprochar decepcionar después de su elección, ya que usted decepciona antes. Usted no promete nada, sobre todo no la luna, ni sudor y lágrimas. Usted anuncia solamente que las ovejas tienen cinco patas, que las gallinas tienen dientes, que el sol brilla después de la lluvia, y que el día en que cada uno sea benévolo con su prójimo, se habrá dado un gran paso hacia la paz perpetua. ¡La benevolencia! Si usted hubiera leído a Jonathan Littell, usted sonreiría, alumno Macron, ante, cito Wikipedia: "el titulo Los Benevolentes remite a la Orestiada de Esquilo en la cual las Erinias, diosas vengativas que perseguía a los hombres culpables de parricidio, se transforman finalmente en Euménides sosegadas" ¿Eso no le dice nada? ¿La Francia sosegada de Marine-la-parricida? ¿Usted no ve de dónde sale esto? ¿Usted no ha comprendido que si Marine Le Pen juega a las Euménides es porque todas las noches es halada por los pies y torturada por las Erinias que le reprochan haber sacrificado a su padre adorado debido a sus ambiciones, a su gusto inmoderado por el poder?

Sabiéndose traidora, ella vive un profundo sentimiento de culpabilidad que la fragiliza. Hay que ponerla al descubierto sobre este punto, Macron, sobre esto. Y sobre el hecho de que una hija habiendo traicionado a su padre, no puede pretender gobernar a un país que se ha distinguido entre los otros durante la Monarquía, por excluir a las mujeres en la sucesión al trono (la ley Sálica). Entonces, una mujer presidente, si, ¿por qué no? Es la época que quiere eso. Pero en absoluto, de ninguna manera una mujer parricida. Eso no podría sino traerle mala suerte al bello Reino de Francia – a la que uno llama República francesa para hacer creer que allí reina la igualdad real de condiciones (Tocqueville).

EL CANDIDATO DEL BILLETE

Volvamos al tema. ¿Es usted o no el candidato que los medios financieros han escogido, como lo declaraba el domingo por la noche el Partido comunista? Todo indica que lo es. François Bayrou primera época no decía otra cosa antes de unirse a usted.

Yo estoy de acuerdo, con él y con el Partido, con la salvedad de que estoy convencido de que la iniciativa viene de usted y no de no sé qué Trece (referencia a Balzac) supuesto saber manipulador del mundo, como Pierre Lambert anteriormente manipulaba su marioneta Jospin y su marioneta Mélenchon para que adelantaran sus asuntos en el Partido socialista.

No, la idea de ser presidente, yo lo juraría, viene del pequeño Emmanuel que no duda de nada porque su mamá, o su abuela, lo ha amado mucho, y Lucien de Rubempré está acostumbrado a atraer todos los corazones hacia él. Copé Jean-François, es lo mismo, salvo que él tiene mucha más experiencia. Él no ha tenido suerte estos últimos tiempos y además está lejos de ser bello como un ángel. Por cierto, su héroe es el Zorro, que lleva una máscara ¿no será para ocultar que no tiene la belleza del diablo?

Sin embargo, cuando veo a la gente de izquierda desmayarse con el pretexto de que el planeta financiero vota por Macron, eso me hace gracia. ¿Quién en Francia ha sido elegido presidente de la V República contra el gran Capital? ¿Quien?

Yo diría más: aquel que crea que eso es conveniente es todo menos marxista. No digo presidente porque le echaron una mano, presidente por un golpe de Estado, pero ¿presidente por las urnas? Eso no se ha visto jamás. Es por esto, por cierto, que el proyecto "Revolución ciudadana" del caballero Mélenchon no se sostiene un segundo.

Emmanuel Macron, usted está condenado a ser el candidato del billete. Usted ha querido ser candidato, usted lo fue, usted logró su apuesta, usted está ahora en la segunda vuelta y el billete confía en usted. Es un hecho, le guste o no.

Pero a decir verdad, usted da más bien la impresión de que eso no le disgusta. Aunque a usted le gusta remarcar que se codea con altas figuras morales, personalidades indiscutibles y desinteresadas, tales como Paul Ricoeur — a quien Jacques Lacan, mi suegro, se lo digo entre paréntesis, consideraba un verdadero canalla — o incluso Étienne Balibar, mi camarada de la Escuela normal, impecable universitario, incansable pluralista de universales, fiel por siempre a su encuentro adolescente con el saber de Althusser. Solo que él, y es lamentable, no guarda el más mínimo recuerdo de usted. ¿Quéqueríausted? No todo el mundo es igual frente a la bisexualidad.

Ahora bien Macron, ¿es usted esclavo del billete?

El billete escoge a quien quiere, como el alma sopla donde quiere. El billete escoge en función de sus intereses de billete. En 1940, el billete estuvo contra de Gaulle. En 1958, el billete estuvo a favor de de Gaulle. En cuanto a de Gaulle, él no se redujo jamás a no ser sino el instrumento del billete.

Y luego, el billete le dio la espalda a de Gaulle cuanto este dijo que, a propósito de Mayo del 68, sería bueno para el país reformar un poco la empresa en favor de la "clase trabajadora", introduciendo su soñadora "participación". Entonces el delegado de la finanza voltea lentamente su pulgar hacia el suelo y grita: "Chau, de Gaulle!".

Yo digo lentamente, pero en realidad la "echada"(7) fue rapidisssima.

Entonces, la simpatía que el billete experimenta hacia usted no determinará lo que usted hará una vez que lo hayamos elegido. Habrá una obligación, cierto, pero habrá también el juego, un margen. Uno verá muy rápido de qué lado usted se inclina. Y usted probará que una sonrisa de vencedor no lo puede todo.

Cierto si usted cree verdaderamente sus necedades sobre la benevolencia – ¿fue en la escuela de Paul Ricoeur que usted aprendió esta bullshit como se dice en Quebec? – usted no durará mucho en el 'Élysée(8). Y no es imposible que no sea incluso elegido. La Marine lo cañoneara sin tregua durante quince días; si usted no responde sino con besos, como parece ser su intención, usted merecerá ser derrotado. Y lo será.

Yo supongo que usted no quiere desesperar al elector frentista y que usted busca mostrarle el camino de la redención. Le digo que no llegará a nada por esta vía. Cristo tuvo que expulsar a los mercaderes del templo. Él no les sirvió té de menta con un macroncito, quiero decir macarrón(9).

La fuerza va a la fuerza. Sea fuerte ante el FN. No ceda nada. Sobre todo nada de benevolencia. Nada de matices. Ninguna comprensión, No hablo de los electores de del FN que son nuestros hermanos humanos, sino de la pandilla de dirigentes, que es la escoria de la tierra o más bien el enemigo del género humano. Es a ésta a quien le conviene expulsar, pulverizar "como rompecabezas" como se dice en "Les Tontons flingueurs"(10). A su jefa hay que afrontarla y vencerla, no mimarla, consolándola por ser fea,porque usted es bello.

No se trata de una jugada adelantada. Ella es Goliath y usted es David. Estire la liga de su honda y encomiéndese al Dios de Israel, si puedo decir. Aun sabiendo que una gran cantidad de judíos vota por Le Pen.

LA PIEL DE LA OSA

Usted estaba, sin duda, contento su noche del domingo. ¿Cómo reprochárselo? Usted supo detectar, en la montaña de cagadas que aplastaban a los franceses, hundidos en una depresión nacional de rara y larga intensidad, una falla en la que nadie había reparado, la cual usted logro explotar y en la cual usted insertó su discurso.

Luego de ese discurso, tan monótono por cierto, tan inconsistente – le ruego me excuse, es también un profesor quien habla, un peón en el fondo, formado para calificar los trabajos de los alumnos–usted supo hacer el punto de Arquímedes por donde extraer la política francesa de su lugar y llevarla a otro lugar, como dice más o menos Descartes. Yo me inclino. No creía que eso fuera posible. Su hazaña pasará a las memorias.

Yo sueño con el libro, siempre célebre, de Curzio Malaparte, que yo practiqué bastante, "Técnica del golpe de Estado"(11). Usted Emmanuel Macron, cuando haya ganado la final, será reconocido como un gran maestro de la toma del poder en un régimen democrático. Pero usted no está ahí todavía. Fue algo temprano festejar la noche del domingo en la Rotonda. Al menos Nicolás Sarkozy esperó ser elegido antes de festejar en el Fouquet's.

Yo temo, sobre todo, que este sea el signo de que usted se inclina a vender prematuramente la famosa piel de la osa (digo: osa). Y las hembras de la especie tienen la reputación de ser más temibles que los machos.

Golpée a Marine Le Pen. Golpée también a su clan. Dígale claramente que está compuesto de admiradores de Hitler. Y no olvide golpear al lepenotrotskismo, que se expande cada día, mayormente en la juventud, como una enfermedad infecciosa.

Mélenchon está obligado, según la maldición del destino que lo condena a repetir indefinidamente la falta de su amo, el hitleriano Lambert, a estudiar los modos propios para desarmar a la juventud. El y los que lo siguen no saben ya que inventar para amarrar a los jóvenes y alejarlos de resistir y de combatir. "Son iguales" decía Lambert a Resistentes y Aliados cuando estaban enfrentados con las tropas de ocupación. "Son iguales" repite Mélenchon, señalándolos con el dedo a usted y Marine Le Pen, mientras que ustedes van a confrontarse los dos en un combate a muerte (electoral, se entiende).

La amistad de los viejos entristecidos y prófugos de la Colaboración, que en la izquierda están por todos lados, hace caja de resonancia a los peores propósitos de ese pobre Méluche que quedará para siempre más allá de la muerte de su mentor, "tal como El-mismo, la eternidad al fin lo cambia", es decir, una marioneta.

En cualquier caso querido Emmanuel Macron, independientemente de lo que usted haga con mis consejos, yo votaré MACRON, porque es lo único que tenemos en las manos, una boleta de voto con su nombre. El poder es a punta de fusil, es verdad, pero tomar en las manos un fusil hoy sería incongruente, loco, altamente condenable.

Yo haré campaña para que la juventud vote por Macron

Yo golpearé MLP incluso si usted rechaza hacerlo.

Yo golpearé también a JLM. En efecto, erradicar el melenchonismo bajo todas sus formas es la condición sine quoi non del renacimiento de una izquierda que sea una.

Paris, 27 de abril 2017

NOTAS

  1. Coco: expresión popular para nombrar los comunistas; y Cocus significa popularmente cornudos.
  2. « Tout le monde y pue / Y sent la charogne / Yaqu'le Grand Babu / Qui sent l'eau de Cologne. »
  3. "Déatien" en el original: adepto a Déat (Marcel Déat).
  4. En español en el original.
  5. Rempart.
  6. Rouart, le roué Rouart, en el original.
  7. Dégagismo en el original.
  8. l'Élysée :Casa de gobierno.
  9. Macarron: delicado dulce francés
  10. "Les Tontonsflingueurs": película franco-alemana-italiana, realizada por Georges Lautner en 1963. En los países hispano-hablantes fue estrenada bajo el titulo "Mi tío tira tiros".
  11. « Technique du coup d'état »
Traducción: Alba Alfaro