APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
05-05-2017
El diario Extimo de Jacques-Alain Miller N°21

la parresia en acto
–––
UN TELEFONAZO A JAM
por Bernard-Henri Lévy

BHL: "¿Y qué pensaste del debate de anoche?".
JAM: "No lo vi. Seguía tomado por Éxtimo 20".
BHL: "Pues bien, querido Jacques-Alain, ella escuchónuestro llamado. Nos evitó tomarnos el trabajo de redemonizarla. Ella mismahizo el trabajo.
Jueves 4 de mayo, 15:34 hs.

 

CORENTIN SEGALEN: EL DEBATE COMO PARADA-RESPUESTA
Llegó el debate tan esperado. Momento de tensión. Clímax de una campaña ya histórica que ha visto desaparecer a los dos grandes partidos que acunaban a la Quinta República desde hace casi cincuenta años, al modo de la desaparición de los realistas y de los bonapartistas a comienzos de la Tercera República.

Temíamos los genes [gènes] de tribuno de Le Pen. Nos fastidiaron [gêné]sus tribulaciones, que intentaban esconder su improvisación. Por otro lado, Le Pen literalmente se escondió tras sus notas, extraídas de a decenas de sus carpetas coloridas, sin encontrar ni las buenas cifras ni los buenos ejemplos, y terminando por servirse de ellas como protección, como un muro o un escudo, en los últimos minutos del debate. Era casi caricaturesco cuán perdida parecía Le Pen entre sus papeles y en su agresividad, mientras que Macron impresionaba por su calma y su conocimiento de los dossiers.

Le Pen se desacreditó por sí sola. Atacó de frente, pensando desestabilizar a Macron, quien literalmente se la llevó por delante siendo claro, calmo, preciso, sin por ello dejar de atacar, de devolver golpe por golpe, o más bien de tocarla, ya que, si bien la metáfora del box ha sido muy utilizada para comentar este debate, en verdad hemos asistido a un duelo de esgrima, en el que la técnica y lo mental son tan importantes como lo físico.

Le Pen, dando por cierto el rumor según el cual Macron había anunciado que se iría del estudio al cabo de una media hora si no podía meter baza, se precipitó esperando desestabilizar a su adversario. Al no tomarse en ningún momento el trabajo de presentar su programa, gran ausente de la velada, permitió a Macron desarrollar el suyo en muchos aspectos –empleo, economía, seguridad, justicia e internacional–, tal como se desarrolla un ataque en esgrima, parando la errática espada de su adversaria y respondiendo a "la gran sacerdotisa del miedo".
En su conclusión, Macron destacó [relevé], o mejor dicho reveló [révélé], algo cierto, real, que cualquiera podía ver sin por ello quizá ponerlo en palabras: "lo que acabamos de vivir dice mucho sobre lo que usted es. Le dan una carta blanca, y usted no hace más que ensuciar a su adversario". Estas palabras sonaron muy ciertas cuando Le Pen, a la manera de Trump, acababa de insinuar que su adversario tenía una cuenta offshore, mientras aparecían las fotos burdamente falsificadas en los sitios pro-Putin y pro-Trump. Falsificación que podría volverse contra sus instigadores, ya que el ministerio público juzgó que disponía de suficientes elementos para abrir una investigación sobre esta tentativa de desestabilización.

Pero desestabilización es lo que no hubo. Macron se mantuvo bien plantado. Muchos telespectadores resultaron impresionados por este hombre de 39 años que, lejos de perder la compostura ante los ataques, supo conservar el hilo de sus ideas, llevar el debate hacia su propio terreno, hacia su propio programa para los cinco años por venir, hacia lo que en el fondo verdaderamente interesa a los franceses. Muchos telespectadores resultaron impresionados porque se pusieron en el lugar de él y se preguntaron cómo hacía para no perder la calma, la sangre fría, y para mantenerse digno. Algo pasó. Macron está presidencializado.
Jueves 4 de mayo, 15:05hs.

Traducción: Gerardo Arenas

 

ANNA MOUGLALIS: AUN PODEMOS ENTUSIASMARNOS POR LA POLÍTICA.
Palabras recogidas por Viviane Chocas para el diario Figaro Madame | el 05 de mayo de 2017 « Iré a votar porque la Republica, es un ideal. Sin embargo. Si no se sienten las ganas de estar juntos, de hacer juntos, ¿para qué? Iré a votar por la democracia y contra la extrema derecha. Hace 4 años que se dice, que se lee que Madame Le Pen estará en la segunda vuelta. Ella está ahí. Uno no se puede envolver en la pseudo dignidad de un ni-ni. Uno no se puede abstener. 4 Se ha escuchado en esta campaña a pocos intelectuales, a pocos utopistas que den ganas de seguirlos en un sueño común, aún si el principio de realidad siempre viene a golpear el sueño. Sin embargo, el viernes en Paris los intelectuales y los políticos de todos lados se van a reunir en la Maison de la Chimie(2), es importante pienso ir. Olympe de Gouges (mujer de letras guillotinada en 1793, fue la pionera del feminismo francés, NDLR), Hubertine Auclert (que batalló a mediados del siglo 19 por el derecho al voto de las mujeres, NDLR), eso aún está fresco. Con la filmación de la serie Baronnoir, creada por dos autores que conocen verdaderamente la vida política del interior (Eric Benzekriy Jean-Baptiste Delafon, serie difundida por Canal +, NDLR), aprendí mucho sobre ese medio. No solo sobre sus defectos y sus mentiras. Pienso que aun uno se puede entusiasmar e incluso encantarse por la política, que está por todos lados: todas nuestras elecciones dicen y proponen al mundo. Formo parte de los firmantes del Llamado del mundo de la cultura contra Marine le Pen porque la influencia de Francia precisamente, es su cultura, su espíritu crítico, su sutileza.

Y antes que nada porque es un llamado ciudadano. Después del voto del domingo, estarán las legislativas de junio. Ahí nuevamente el voto es crucial, para permitir que se construya una mayoría parlamentaria. La democracia es un bien precioso, no es cuestión de dejarla caer. Pero tengo confianza, aún si llega un poco tarde creo en un despertar ciudadano. Por el momento, reaccionamos al miedo. Va a ser importante también construirlo con el deseo.» (1) Anna Mouglalis acaba de terminar el rodaje de La Femme la plus assassinée du monde (La mujer más asesinada del mundo) de Franck Ribièrey pronto rodará en Dunkerque la segunda temporada de la serie Baronnoir. (2) Foro Republicano contra la abstención, por iniciativa de Bernard-Henri Lévy de Jacques-Alain Miller, 28 bis rue saint Dominique, en Paris, desdelas 17h hasta medianoche. 5

Traducción: Marcela Errecondo

 

JACQUES-ALAIN MILLER: PARADICHOS SOBRE PARAÍSOS
El jueves por la mañana, maravillosamente relajado, me despierto con tres silabas sonando en mi cabeza: "¡Paraíso!"
Paraíso flecha Sollers. ¿A dónde está? ¿Ya en el Paraíso? ¿Sería Sollers "santo súbito" antes de su defunción? Presume de estar siempre por delante de nosotros pobres gusanillos…

Vermes… verde. Paraíso de los amores infantiles… A* y su hermana mayor… Esa hermana siempre mi amiga querida, intelecto de académica, que ella no es, nos preguntamos porqué, se preocupaba justamente por Philippe y Julia, ¡desaparecidos, raptados! ¡Oh, Stevenson! Es verdad que Philippe, en la breve llamada telefónica que me hizo al principio de esta historia, tenía el recelo del papa Francisco hacia el cometa Macron, del tipo: "¿De dónde sale este?". Francisco y Philippe, con todas las antenas desplegadas, han percibido el olor del azufre. Con su carita de amor, este inocente está lleno de malicia. "De Marine o Macron / ¿Quién es el demonio?" ¿Macron? ¿De dónde sale? Pero si es el espíritu del capitalismo encarnado. El Ángel exterminador de la destrucción creadora, resorte de nuestra civilización desde, desde… desde que la tecnología, la ciencia aplicada dirige el mundo. Por lo tanto, desde que el deseo de Dios ha cedido ante el deseo de la ciencia.

No es "la izquierda" – pobre izquierda que tiene desde hace mucho los dos pies en el mismo zueco – la que ha socavado y destruido el orden autoritario, viril y patriarcal, que deploran y lloran llorones y lloronas de los que hay miles, es la ciencia, la que se apoya en el brazo del capital, como el vicio en el brazo del crimen bajo los ojos del vizconde de Chateaubriand. La ciencia es la pulsión de muerte en la civilización. Para curarse, volver a antaño, a otro tiempo, a andar a cuatro patas, como escribía Voltaire a Jean-Jacques, para rebobinar la película y reintegrarse en el jardín del Edén, haría falta que las mujeres aspiraran a parir con dolor y los hombres a ganarse el pan con el sudor de su frente. Porque el paraíso, ¡es eso!

Elogio a los banqueros
Mi yerno americano, primero y durante mucho tiempo único macroniano de la familia, me escuchó hablar la otra noche del libro que no encontraba, Mecanization takes command, y me ha dado la sorpresa de pedírmelo en Amazon, de donde me ha llegado esta mañana en una edición mucho más bella que la mía. Gracias, Nicolás. Nicolás es banquero. Más exactamente, gestiona capital de riesgo con un equipo, es decir, que apuesta por los start-ups. El año pasado, consiguió un gran lote. Viaja, olfatea a los emprendedores, arriesga cuando las apuestas le parecen positivas. Muchos prejuicios anti-banqueros caen cuando se conoce a Nicolás: es amable, inteligente, simple, compasivo, servicial, honesto, humanitario, tiene el don de hacerse amar y apreciar por todos los que se le acercan. Y es un chico guapo. Tenemos un mini-Macron en casa.

Hay otro banquero del que puede valerse la familia, el que fue esposo de la hermana mayor, medio-hermana, de Judith mi esposa, su cuñado, en la época en que vivía Caroline Image Lacan, que fue el bebé del estadío del espejo. Caroline, banquera, se casó con Bruno Roger, banquero. Desde entonces, Bruno ha alzado el vuelo. Solo les digo esto: es él quien inventó LVMH para Bernard Arnault. No me he cruzado con él desde hace casi cuarenta años. Ha insistido en hacer de sus dos hijos unos Roger-Lacan. El benjamín, Fabrice, antiguo alumno de la Ulm, escribe para el teatro con gran éxito. Me gustaría conocerle.

Traducción: Carmen Cuñat

 

La derrota de los mélenchonianos
Cuando leemos biografías de capitanes de la industria o de grandes estafadores de las finanzas, no podemos evitar pensar que, como tipo de hombre, están más cerca de Lenin que del insumiso melenchoniano, que está muy lejos de ser un temerario. El melenchoniano medio es a menudo muy casero, y apegado a su rutina. Uno de ellos, de mi familia también, no quería salir en la primera vuelta por la conducta prescrita por el dístico: "En la primera vuelta, uno elige, en la segunda elimina." Lo divertido es que, llegada la segunda vuelta, no quiere tampoco eliminar. Conservan o repudian a los dos, Marine y Macron. Pero tengo una pequeña esperanza que las defensas de los abstencionistas se derrumben pronto. Es una cuestión de horas. Esas defensas son bombardeadas desde hace ocho días, las fuerzas melenchonistas están en la defensiva, se desenganchan aquí y allá. Esta noche, dentro de un rato, vamos a hacer el agujero, colarnos por ese hueco, y de aquí al domingo limpiar el terreno.

Las seducciones de la abstención
Hay abstencionistas de derecha y de izquierda. No es simétrico. A la derecha, el que medita abstenerse es un elector que no llega a votar a Marine Le Pen a pesar de sus ganas de mandar al diablo todo, porque teme por su billetera, sus economías, en vista de lo que se le dijo de las desastrosas consecuencias de la salida del euro. Además, es católico, se da cuenta que no es exactamente la caridad evangélica lo que inspira el programa del FN. Incluso si los obispos, deseosos de cuidar a los últimos fieles que le quedan y que a menudo son electores frentistas, tomaron la posición "ni lo uno ni lo otro" que sabemos, el fiel vacila del mismo modo en votar xenófobo o racista. Solamente, lo he dicho, ¿Macron, de dónde salió ese, pregunta el papa Francisco? Pasó por la banca, y la banca puaj! Es sabido que nunca hubo un banco en el Vaticano, y si hubiera habido uno, habría sido un modelo para los bancos del mundo entero. Macron, es el materialismo, la sociedad de consumo, es el gusto por el presente, sin respeto por el pasado, sin horizonte sobrehumano para el futuro, el apetito por los productos más tontos o los más nocivos de la innovación tecnológica, sin huella de ninguna relación a la Trascendencia. En resumen, su error es parecerse a aquellos en que nos hemos convertido todos bajo la férula del capitalismo, ese verdugo sin piedad. ¿Cómo convencer al abstencionista de derecha que vote a Macron? Diciéndole que con Marine será la ruina económica, luego, para controlar la situación, un régimen autoritario y finalmente la locura asesina del último año de Vichi, con la Milicia y el nazismo a la francesa. Es lo que hicimos Bernard y yo en nuestro "Porqué combatimos". Macron, no es el día del Señor, pero no está loco, y después de todo, las religiones florecen como nunca, nunca estuvieron tan potentes y prósperas como lo son en los Estados Unidos, patria de un liberalismo incomparablemente más salvaje que el nuestro. ¡Vote a Macron, es bueno para la religión! Ahora a la izquierda. Allí, hay un gran jefe que no eligió entre Marine y Macron. Los dos son lo mismo, dice, y toda una parte de la juventud le cree. Y también algunos espíritus tan distinguidos como M. Todd y M Onfray. De hecho, M Mélenchon no hace más que aplicar la política de su corriente trotskista. En el momento del Desembarco de junio de 1944, De Gaulle y Eisenhower eran iguales a sus ojos, que Pétain y Hitler. Escribían: "Son todos iguales!". Mélenchon imita hoy a sus mentores del tiempo atrás, y difunde la ecuación infame: EM=MLP. Se trata para él de desarmar y de desorientar a la juventud, impedirle por todos los medios unir fuerzas anti-FN. No le va mal, hay que decirlo, porque los dos tercios, dicen, de sus electores de la primera vuelta se inclinan a la abstención. ¿Qué decirles? Que podrían encontrar algo mejor que un heredero del hitlerotrotskismo con el cual ubicar sus esperanzas de un mundo mejor. Francia insumisa no es una buena startup. Pero cuando se les dice que hay que hacerlo todo para que Marine y su pandilla atiborrada de admiradores de Hitler y de negacionistas no accedan al Eliseo, responden: "¡Es un chantaje!". Una figura del espíritu acaba de envejecer. Se da vuelta una página. La postura se rompe. Caminamos a tientas hacia un mundo donde la estructura ya opera: dispersa y aglomera según combinaciones inéditas. Como dice Lacan: "El amo de mañana, comanda desde hoy". Porque la estructura se instala silenciosa, sobre pies de paloma, mientras que brilla con todos sus fuegos la trampa (miroir aux alouettes). Continuará.

Traducción: Silvia Baudini

 

Agnès Aflalo: JEAN-LUC MELENCHON EN VENEZUELA.
Según la AFP, respaldada por numerosos medios de Venezuela, desde hace más de un mes millares de manifestantes marchan casi todos los días para exigir elecciones anticipadas y sacar al presidente Maduro antes del fin de su mandato, en diciembre del 2018. En el contexto de las revueltas del hambre estos manifestantes políticos, duramente reprimidos por el poder, han dejado ya más de cuarenta muertos. Ahora bien, durante una entrevista otorgada a un periodista de Vox Pop – en el último mes de marzo y disponible en Youtube, Jean-Luc Mélenchon afirma: "no hay problema de democracia en Venezuela". Él explica en efecto que no hay problema de derechos humanos ni de libertad de expresión en Venezuela. Y que para él lo que hay son problemas sociales y económicos. Jean-Luc Mélenchon reconoce, aun así, que hay manifestaciones, pero que las víctimas son los policías y no los manifestantes. La fecha de la entrevista no explica todo. Para él el único problema de democracia concierne al hecho que "los golpistas que querían derrocar a Chávez en 1992 no han sido juzgados ni encarcelados". De este comentario, que resulta de candente actualidad, se puede resaltar sobre todo que para él el único partido de oposición y de derecha en toda América Latina es la prensa. Una vez la prensa es designada como el enemigo, lo real es pura y simplemente negado. El fascismo no procede de otra manera. Ahora sabemos lo que es un Estado de derecho para Jean-Luc Mélenchon. A reflexionar, por parte de aquellos que tengan dudas aun sobre su voto del próximo domingo.

Traducción: Alba Alfaro

 

Fouzia Taouzari
Votar para decirle a Marine Le Pen: ¡Apártate!*
La Escuela de la Causa freudiana se moviliza y participa ahora en la vida política. El movimiento lanzado por Jacques-Alain Miller en L'Instant-de-voir (El Instante de ver)** está a la medida de lo crucial del período que vivimos.

La tarea del psicoanálisis se orienta con lo real. El acto está en capacidad de deslindarlo: los distintos Foros de la Serie de Conversaciones Anti Le Pen (SCALP) —el próximo se celebra en París el 5 de mayo— son el reflejo del psicoanálisis cuando ocupa un lugar en la Ciudad, teniendo en la mira el discurso de la extrema derecha. No olvidemos las indicaciones de Umberto Eco sobre las características típicas del "Ur-fascismo, es decir, el fascismo primitivo y eterno": "Nuestro deber es desenmascararlo, señalar con el dedo cada una de sus nuevas formas —cada día, en cualquier parte del mundo—." (1)

Douce France, "Suave Francia", me vuelve a la memoria esa música*** frente al ascenso de un racismo cada vez más banalizado y sin complejos. Las redes sociales no dejan de dar fe para nosotros de un instante de ver el odio que se propaga en ellos.

La abstención, de la que se anuncia que va a ser importante, refleja una ira que se expresa por el 7 de mayo sin mí, o por el ni ni. La desilusión llegó al colmo, el descontento es mayor. Ayer discutía con mi hermano mayor acerca de su abstención. Argumenta, manifiesta su desencanto con una política que no responde a lo que esperan los ciudadanos. Ninguna de las dos opciones es deseable ante sus ojos. Le participo mi miedo de que MLP gane las elecciones por esa razón. Me viene entonces a la mente esta constatación: "El devenir de nuestro país está en manos de los abstencionistas y de los votos en blanco".

Mi ira no cede. El desasosiego no se me quita, nuestro combate no lo calma, y descubro entonces que es necesario —me mantiene despierta—. Votar Macron para cerrarle el camino a MLP: para mí es una evidencia. No para todos.

Nunca esperé que un milagro en las elecciones presidenciales cambiara mi condición de ciudadana y de mujer. Nunca flaqueé ante los obstáculos. ¿Qué pasaría con eso si MLP llegara a representar a mi país? Este país, gracias al derecho de suelo, me permitió obtener la nacionalidad francesa a los 16 años y conservar al mismo tiempo mi nacionalidad marroquí de origen. Con una presidencia Le Pen ¿habrían mis padres obtenido hace dos años la nacionalidad francesa? ¿Qué pasaría con los pacientes exilados, en espera de regularización, que recibo en mi consultorio, y que vinieron a refugiarse en Francia para huir de las atrocidades vividas en su país?

Cuando se dieron los resultados, a mis hijos les chocó que Marine Le Pen quedara para la segunda vuelta. Mi hija Inaya, de 9 años, descubrió estupefacta que unos franceses habían podido votar por MLP: "¿Por esa racista a la que no le gustan los extranjeros como mi madre, mis abuelos? ¿Cómo es posible?" Ante mi dificultad para responder a sus preguntas, al día siguiente compró obras políticas: El Presidente de la República, La Democracia y Max quiere ser delegado (3). Con 9 años, daba una lección de ética: luchar contra lo impensable con las armas del saber. No hay edad para tomar posición. Su respuesta fue: "Yo votaría Macron para que ella no sea presidenta", y añadió "¿Por qué los niños no votan?"

Tenemos la oportunidad de votar por nuestros niños, por las personas exiladas, refugiadas en Francia. Entonces, por ellos, por el porvenir de nuestro país, por la Dulce Francia cantada por Henri Salvador** ¡hay que votar! No hay opción. En la primera vuelta se expresó la voz de los jóvenes. Creyeron en una idea política y participaron a favor del significante "insumisos", para cambiar al país, para recobrar valores humanos y sociales. Están decepcionados, y esa palabra es demasiado suave. Sí, entiendo la rabia, la ira y los silencios de ustedes. Pero abstenerse no es hacerse oír. Dejar que advenga lo peor es confesar que se fracasa.

Votar contra el odio, al contrario, es un acto de rebelión para decirle a MLP: "¡Apártate!" No queremos la Francia de lo peor, de la intolerancia, de la infamia de la que usted es heredera. Votar el 7 de mayo es decirle: "No sueñes, señora Le Pen, nunca tomarás las riendas de nuestro país."

Ciertamente el futuro presidente, que encarna en esta hora de la historia la barrera contra lo peor, no federa a todos los ciudadanos, pero ¿en qué horror nos hundiría MLP? La multitud vuelve ciego. Descubrí gracias a mi análisis que quejarse en grupo tiene la función de hacer aceptar lo insoportable, y por consiguiente permite no verlo y ausentarse de la escena. Votar contra MLP es decirle que no a la ceguera. Significa decir duro y claro: ¡Todos somos inmigrantes!

Votaré contra MLP votando por Macron. Tan sencillo como eso. Por mis hijos y por todos los que no podrán hacerse oír. Lo peor no advendrá ¡luchamos contra eso!

NOTAS

Página 1
* Apártate, dégage. Le devuelve el término coloquial a quienes llaman a la abstención diciendo que es preciso dégager, apartarse, "pirarse" del terreno electoral porque sería lo mismo votar por un candidato de centro izquierda liberal que votar por la extrema derecha
** p.1 L'Instant de voir
1 Eco U., Reconnaître le fascisme, París, Grasset, 2010, p. 34; "Ur-fascism", New York Review of Books, 22 de junio de 1995, p. 15; Umberto Eco, "Fascismo eterno", en Cinco escritos morales, Editorial Lumen, Barcelona, 1998, al final del artículo. Se trata de una conferencia dictada en Nueva York, el 24 de abril de 1995, en ocasión de los cincuenta años de la liberación de Europa del nacional socialismo. (Ver

*** Canción de Charles Trenet: Il revient à ma mémoire des souvenirs d'autrefois... Douce France /Cher pays de mon enfance / Bercée de tendre insouciance /Je t'ai gardée dans mon coeur! "Me vuelven a la memoria recuerdos de antaño... Suave Francia / Querido país de mi niñez / Mecida con suave sosiego / ¡te guardé en mi corazón!" Ver https://youtu.be/ij1vtzIFlMg]

Página 2
* Condensación entre Douce France de Charles Trenety Une Chanson Douce, de Henri Salvador, guitarrista, humorista y cantante francés originario de Guadalupe. Ver https://youtu.be/51OFKXdBFTo
3 HEDELIN P., Le président de la République, Milán, Tolosa, Mes p'tites questions, 2017. LOISEAU N., guión, AKI, ilustraciones, La démocratie en BD, París, Casterman, 2017. de SAINT MARS D., (texte), BLOCH S. (illustrations), Max veut être délégué de classe, con una pancarta en la portada que dice "Max presidente", Coppet (Suiza), Calligram, 2005

Traducción: José Luis Delmont

Joaquin Caretti
Perón y Evita
» Estimado Jacques-Alain Miller, a propósito de un texto suyo titulado "El baile de los lepenotrotskistas" le envío un artículo donde se cuestiona la versión de un Perón antisemita, cosa que, por otra parte, siempre se creyó. El autor es el vicepresidente de la Universidad de Tel Aviv y un reconocido historiador y estudioso de la realidad latinoamericana. La idea de una Eva Duarte bailarina en los burdeles del Río de la Plata, de ser cierta, no haría más que engrandecer su lucha contra la oligarquía y la injusticia. Entre otras cosas, ella impulsó el voto femenino: "El 23 de septiembre de 1947 Perón firmó el decreto presidencial que le otorgó a las mujeres de todo el país el derecho al voto. Esto fue posible por la fuerza personal de Evita que, sin embargo, poco pudo disfrutar de este evento histórico". http://www.infobae.com/2007/09/23/339174-el-voto-femenino-la-argentina-cumplio-60-anos/
Nada más lejano de la mujer que hoy ensucia lo mejor de Francia.

Reciba un fuerte abrazo con mis deseos de una derrota sin paliativos de MLP.