APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
Diario de las Jornadas - N° 14
Viernes 18 de septiembre de 2009

Numero de proyectos: 152
"No quisiera que se cierre, después…"
La puerta aún esta ampliamente abierta, en:
www.causefreudienne.org

Para no demorar el envío de este número, dejo para mañana los detalles prometidos sobre la venida del Campeón a las Jornadas de noviembre.
Así como las precisiones que quiero dar sobre lo que he tomado prestado ayer a la noche de las ideas que me enviaron por mail durante la tarde, luego de mi pedido. JAM

- Los titulos son provisorios
- Lista establecida hoy a las 10h31.
Ahmed Degachi: No hay nada detrás de la puerta cerrada
Bénédicte Jullien: La única que no habla en las Jornadas
Chantal Guibert: Como se deviene analizante
Eugenia Varela Navarro: Extravertida
Guy Poblome: El orangután
Jo Attié: "El primer analista poeta"
Juan Pablo Lucchelli: El analista es traumatizante
Michel Galtier: Empujar o toser
Pascale Fusillier: Falta el título
La inscripción en la lista de proyectos se hace por comunicación, muy sucinta a J.-A. Miller: jam@lacanian.net, con el tema tratado acompañado de un título. Eso no garantiza la inscripción en el programa de las Jornadas, que se hará ulteriormente sobre la base de la exposición misma, cuyo testo deberá estar dirigido conforme a las especificaciones recordadas en el Oukaze al final del número 9.

Mensajes personales
(no) todo lo que usted quiere saber

Lola. En España, se escucha: "¿Entonces, ahora se trata de ponerse a contar sus "historietas en público" para estar a la moda de París?"

– Se cree desde hace lustros, desde François Villon, que sólo se habla bien en París. ¡Pero no! Ich bin ein Andaluz, ein Catalan, ein Madrilenyo, ein Vasco ", como decía más o menos el presidente Kennedy. Y "ein Canario", también por supuesto.

Cocina. Una rata se introdujo en mi cocina 5 minutos antes que se difundiera ayer el programa: no lo escuché. ¡Ah! si yo fuera psicoanalista de la Escuela, ¿hubiera hecho la misma elección? En fin, ¡¡¡cuéntenos los bastidores!!!

– Tiene usted una manera original, sino galante, de dar vuelta su demanda. Mientras que su rata me tacha, la hace a usted la mujer de las ratas.

Théo X. He podido verte anoche en France 3 con Anne-Sophie. Tus intervenciones eran de lejos las más construidas. Tengo la impresión que dijiste bastante, sin agredir, para hacer tomar conciencia al mayor número de personas de los peligros de la evaluación, y los expertos que pretenden proveer al Príncipe las cifras, sin asumir ninguna responsabilidad ante la sociedad. Curioso contraste entre tu vecina estragada y ese profesor abogado tan formal. Guesnerie en su papel sin maquillaje, ilustrando de ese modo sus palabras. Jorion demasiado insípido. Tu desarrollo sobre el Ideal del Yo algunos segundos demasiado largo (pero pareciste darte cuenta instantáneamente) y también te hace falta plantar la figura del psicoanalista. Vas a recibir otras invitaciones para la tele, durante algunos días…

En cierto momento, durante la emisión, tuve la impresión que el Campo freudiano, sin que yo lo supiera, se había infiltrado en el escenario: Lagarde que evoca a Lacan, con fingida amabilidad; Jorion que menciona de manera insistente su artículo en el Âne, la revista freudiana… Antes yo lo había felicitado por haberse reinventado de modo tan brillante: se lo debe, me dejó entender, al Dr. Freud. Encontré a mi vecina encantadora; si aparece como estragada, de lo que no me di cuenta, es ciertamente en razón de una identificación con este pobre planeta que es su principal preocupación (bromeo). Después me miró de costado, pero cuando me despedí, tuve la impresión que se dulcificó. Yves Cochet, el diputado Verde la acompañaba. El ecologista medio, a la vez evaluacionista y comportamentalista, va a disfrutar la sopa que le sirve la comisión Stiglitz. No se atrapan moscas con vinagre, se las atrapa con significantes que nadan como los vermicelis en una buen caldo: medir el bien estar, y no solo la producción; cuantificar la calidad de vida; y otras pamplinas ejusdem faringe, sin olvidar la cuadratura del círculo, que no tiene más que mantenerse en su lugar, no falta mucho para que se resuelva, al mismo tiempo, sin duda que será descubierto el gen de la esquizofrenia y por extensión el monstruo del Lago Ness, la fuente de Juventud y el polvo de Mandrake. Una vez disipadas estas nubes, queda esto: al presidente Sarkozy que tiene por objetivo estratégico ganar la presidencial en tanto que el cursor de la UMP está detenido en torno del 30%, le hace falta, según la fórmula del presidente Mao, "unir todo lo que puede ser unido" de Philippe de Villiers a Bernard Kouchner, al mismo tiempo que impide a los oponentes potenciales de un frente anti-él que se sumen. Los analistas podrían aprender de esto, si solo supieran ver con qué arte este presidente maneja algunos significantes sabiamente seleccionados para inducir en la nebulosa ecologista una transferencia positiva hacia él, y atraerlos dulcemente. Hace y hará lo mismo, metódicamente, con todas las otras sensibilidades, una por una, del espectro opositor, de Bayrou a Besancenot, sin mezclar demasiado las vacas sagradas de su propio campo, y con la precaución extrema de ser formalmente coherente. Los lógicos pueden cambiarse sus vestimentas: la política, no más que el inconciente, no conoce la contradicción. Yo me decía, por otra parte ayer a la noche, en el canal, que en la era mediática, y en la dimensión del "com", la política es algo así como soñar despierto. No podría ser mayor el contraste entre la maestría interpretativa de Nicolás Sarkozy y la insigne torpeza discursiva, con una seguridad verdaderamente sonámbula, de la que da pruebas la pobre Martine día tras día, con un arte del destiempo que confina con lo sublime. No contenta con elegir el peor momento –después de la derrota de su partido en las europeas– y el peor significante de la época soviética –la "casa común"– para unir "la izquierda", y haciéndolo, lograr la hazaña consistente en hacerse desairar unánimemente por esta izquierda que quería seducir, al mismo tiempo que desalienta al "centro", del cual una parte podría unírsele, toma a contrapelo a los creadores (ley Hadopi), los ecologistas (impuesto al carbono) y esto no terminó, ya verás. No le basta con perder en los dos cuadros –a la izquierda y en el centro– no, no dejará de perder en todos los cuadros, y en todas las categorías posibles. Hay allí una espléndida pulsión de muerte política en acción. Verdaderamente, mucho que aprender par aun analista, del espectáculo de la política.

CARTAS Y MENSAJES
Daphné Raynaud: Estado de los lugares
Hace un año: ¡terminado, concluido el análisis! Período eufórico con un gusto de largas vacaciones…17 años, 3 veces por semana. Comenzado en estado de supervivencia, salgo de allí viva. Cuestión de vida o de muerte, bla bla bla. Pasó un año, se instala otro tiempo, reencuentro un soplo de aire, miro adelante, camino, me siento bien, feliz. Y me pongo a pensar en mi análisis como una historia que me hubiera ocurrido.

Había una vez… sí una sola vez. Una mezcla de pérdida y de nacimiento, que comparte lágrimas y felicidad. "¡nunca más eso!" Un solo análisis, una sola vida.

No ejerzo el psicoanálisis. Lo utilizo en los tratamientos que llevo adelante en el hospital, en mi vida cotidiana, en la vida que comparto con un artista insoportable, sí lo utilizo. La pregunta es: ¿soy analista? Es una pregunta que podemos plantearnos, pero que yo no me planteo.

En el anfiteatro del curso de JAM, pasa el tiempo, y los analistas envejecen, y los jóvenes llegan. Lo escucho como una música, sin conocer el solfeo, la melodía permanece en mí.

Dans l´amphi du cours de jam, le temps passe, et les analystes vieillissent, et les jeunes arrivent. Je l´écoute comme une musique, sans connaître le solfège, la mélodie reste en moi.

Pienso que un día, no habrá mas diván en los psi. La mutación que conoce el arte hoy, el psicoanálisis conoce la suya. Jean Pierre Raynaud decía cuan pobre es esta época para el arte, y qué triste es vivir en un mundo desprovisto de cultura y de lazos.

Me vuelvo hacia el psicoanálisis, y veo todas las abejas libando y trabajando con entusiasmo. Permanezcamos agrupadas. Me acuerdo de una época en que todas estas abejas quedaron encerradas en la colmena, y estoy feliz de verlas volar en la vida. Pues sí, faltaba eso, la vida, en toda esta cuestión. Agradezco a Jacques-Alain Miller el haber abierto la colmena.

Y sin embargo, este mundo en el que vivimos, es lo contrario de todas nuestras batallas. El resultado es el envés de nuestros combates. Las preguntas que me planteo para el arte siempre se acercan a las que me planteo para el psicoanálisis de mañana. Tengo miedo que los analistas sean una especie en vías de extinción. A pesar de todos los combates emprendidos, como muchos otros sigo inquieta por ver desaparecer "esta especie" amenazada sin descanso, maltratada…incluso, si en tiempos de Freud, hubo siempre tal resistencia.

El mundo cambió. Radicalmente. Las cartas se cayeron. Los juegos se han deshecho. Las reglas embrolladas. El psicoanalista forma parte de este mundo, le guste o no. Todos los dominios han sido afectados por el terremoto de estos últimos años. El mundo entero –y el psicoanálisis– sienten las sacudidas, fatalmente.

¿Como se deviene psicoanalista en el siglo XXI? Se deviene, ciertamente, todos testimonian de ello, pero... ¿Cómo será el psicoanálisis de mañana?

Preguntas sobre los 7 puntos: Dominique domiller@hotmail.fr
Problemas con la inscripción Francesca: bia.chai@free.fr
Para inscripción en la lista de proyectos: explicar la idea a JAM: jam@lacanian.net
Quejas, protestas, concernientes a la preparación de las jornadas, Hugo: hfreda@free.fr
Puesta a la venta en la Librería de las Jornadas, Anne,: annedg@wanadoo.fr
Recepción de este Diario, dificultada para inscripción o envío, Philippe: philelis@noos.fr

 
Traducción: Silvia Baudini