APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
Diario de las Jornadas - N° 16
Domingo 20 de septiembre de 2009

Numero de proyectos: 179
"¡Van a tener que recortar un tercio! ¡Qué masacre!"
El Gran Auditorium sólo tiene 1500 lugares... corran a inscribirse en:
www.causefreudienne.org

ANTEÚLTIMOS PROYECTOS
Los titulos son provisorios.
Lista establecida hoy a las 8:37. El envío de proyectos se cierra a medianoche.
Agnès Giraudel: El Otro lo dijo
Gudrun Scherer: ¡Sal de ahí!
Jean-Pierre Rouillon: Un punto, es agujero...
Nadine Gabin: La traición de Platón
Paz Corona: Me río al verme tan bella en este espejo...
Tuija Corrignan: ¡Evoca el barco!
Véronique Robert: Volver a aprender a hablar
Viviane Marini-Gaumont: Mi entre dos muertes
La inscripción en la lista de proyectos se hace por comunicación, muy sucinta a J.-A. Miller, jam@lacanian.net, con el tema tratado acompañado de un título. Eso no garantiza la inscripción en el programa de las Jornadas, que se hará ulteriormente sobre la base de la exposición misma, cuyo testo deberá estar dirigido conforme a las especificaciones recordadas en el Oukaze al final del número 9.

Mensajes personales
(No) todo eso que usted quiere saber

Torquemada. Le viene bien, Jacques-Alain Miller, poner a todo el mundo en el asunto, mientras que usted mismo no anunció ningún proyecto. ¿Cuando dirá usted cómo devino analista? si es que es así… - No se engañe. He hablado de esto hace tiempo, por primera vez, durante 20 minutos, en Buenos Aries en una sala simultánea, en ocasión de un Encuentro internacional. No se guardó de ello ninguna huella, pero volví a hacerlo hace dos años en mi curso del Cnam en París, en dos ocasiones, una hora y media delante de 400 personas –y eso fue grabado–. Es por otra parte lo que me inspira en estas Jornadas. No es la materia lo que falta, recientemente he comenzado un nuevo tramo, severo, de autoanálisis, a causa de un cierto imprevisto, por así decir, que surgió en una parte no publicada de mi vida, y tengo la sensación de haber progresado mucho este año analizándome a partir de La lógica del fantasma, cuya versión final estoy redactando a razón de 12 horas diarias, mientras paralelamente sostengo el Diario de mis Einfälle. Pero no descuente que en estas Jornadas de las que soy director, me dé la palabra sobre este tema. Tendré que velar por el conjunto, voy a entrevistar en público, con Dominique Miller, al Campeón mundial de Fórmula 1. También quizá un matemático o un físico, si se encuentra uno, y deberé anunciar el tema del año próximo. Es mucho. No digo otra vez. “El inconciente del que (yo soy) el sujeto”, para retomar las palabras que me dirigía Lacan en Televisión, me empuja lo suficiente como para que continúe luchando con él –y con Lacan– como Jacob con el Angel. Hum… curioso Einfäll… ¿Se trataría de que aún espero una… bendición del Otro?

CARTAS Y MENSAJES
Vassiliki Gregoropoulou: "Las palabras son verdaderas canallas"
Releía la hermosa conferencia de Lacan sobre el síntoma, en Ginebra, del 4 de octubre de 1975. Y de pronto… ¡escucho su voz! En France Culture, La fábrica de lo humano: pasaban allí un corto extracto del: Pequeño discurso a la ORTF, me parece, sobre los sueños, los chistes, y el efecto de risa, “establecidos por Freud como hechos de lenguaje”. El lenguaje y el pensamiento que son rebajadas por el invitado, que siguió la vía de la hipnosis.

Lacan, por otra parte, en su conferencia, encuentra muy curioso, en gente que cree que piensa, que no se den cuenta que piensan con palabras. Anuncia allí que debe a su público unas palabras de explicación sobre el hecho que primero practicó y luego que un día, se puso a enseñar. Pues empezó su práctica analítica tontamente, dice, no sabía lo que hacía, por qué se comprometió en esa profesión.

“Si hay algo que se llama inconciente, esto quiere decir que no hay necesidad de saber lo que se hace para hacerlo, y para hacerlo sabiéndolo muy bien”.

Y por esta razón en octubre de 1967, tituló “esta cosa que consiste en hacer que, cuando alguien se ubica como analista, solo él puede hacerlo”. Es libre de ofrecerse en su Proposición del pase, que está hecha para aclarar lo que ocurre en ese momento.

Los analistas, “se sienten depreciados, aunque haga todo para que no sea el caso. Trato de explicarles lo que su testimonio nos aporta, de una cierta manera de entrar en el análisis luego de haberse hecho él mismo formar por lo que es exigible”.

.Aquello de lo que se trata, es de tomar la medida del hecho que el inconciente no es simplemente por ser no sabido. Y presenta entonces la toma del inconciente y el síntoma, en el encuentro de las palabras con el cuerpo que toma consistencia por la vía de la mirada, y el encuentro del sujeto con “la realidad sexual”.

Pienso entonces en La Noche de los Reyes y en lo que, tocando el tambor y la flauta, el Loco dice, a Viola vestida de hombre: “las palabras son verdaderas canallas”.

Pierre Sidon: Una corte de los milagros
Estas Jornadas: ¡es algo más que el pase para todos! ¿El pase para todos, no era más bien el movimiento que condujo al “pase a la entrada”, procedimiento por el cual, hará pronto 13 años, me volví miembro de la Escuela luego de cinco añitos de análisis? ¿Estas jornadas, serían aún más? ¡Un pase de masa, juntos al mismo tiempo! ¡Todos al pase! ¡Rápido; arrojémonos sobre el pase! ¿Un giro de pase-masa? Se trata de perseguir el mismo movimiento, y ¿que significa?

El efecto producido, en todos los casos, parece el revés exacto del “pase anterior” –el que conocí sólo indirectamente, improbable, misterioso, con acentos proféticos, incomunicable–. Luego hubo una Ercklärung, la misma que vivió la Escuela orientándose decididamente hacia la clínica. Y luego, una crítica renovada, atravesada de seísmos doctrinales que repercutieron en el plano institucional.

¿Se ha vuelto por ello el pase menos escaso? Por el contrario, parece. ¿Como arrojar un descrédito retrospectivo sobre el entusiasmo que acompañaba sin embargo el relanzamiento del procedimiento? De ninguna manera. Es posible, sin embargo que este afecto estuviese infiltrado de ideal, de ahí un giro a favor de la separación entra la teoría, en un momento dado, y los resultados. ¡Ahora bien, llegan hoy a nuestros oídos los ecos freudianos del análisis infinito! El análisis podría ser considerado simultáneamente bajo los dos ángulos, de lo finito y de lo infinito? Ciertamente sería necesario, pues algo de la experiencia del pase da testimonio de ello: primeramente la experiencia del pase antes del fin del análisis (“momentos de pase”, procedimiento del “pase a la entrada”), pero también a partir de, y clásicamente de ahora en más, el análisis se prosigue después de un pase que condujo a una nominación de AE.

¿El análisis, finito e infinito? Se piensa en la coexistencia, en física cuántica, de los puntos de vista ondulatorios y corpusculares de la teoría de la materia. ¿En cuanto al fin del análisis, no existen acaso, según Jam, dos teorías mayores del fin de la experiencia: atravesamiento del fantasma, identificación al síntoma? Si lo simbólico es discreto y lo real continuo, entonces proponemos decir por analogía que el fantasma es corpuscular, mientras que el goce es ondulatorio. Vuelve y refluye, por otra parte, ¿el goce - no es el motor de la apertura y del cierre del inconciente?, y continúa vivaz, incluso después del fin de la experiencia, aunque, según Freud, domado, en todo caso impávido, bordeando incluso recubriendo las orillas lentamente despejadas, poco afectadas por la artificialidad que se ha vuelto explícita de dicho fantasma supuesto respetarla (“un giro del lado de lo de Nada” dice JAM, he!, “un giro” solamente): lo que está dicho, está dicho, ciertamente, pero el goce –¡vamos!, sus restos–, si podemos decirlo, no tiene cura. ¿Sería que algo así como “el fin” no existe? Considerar que esto debe encararse bajo el ángulo del “transfinito” es quizá otro modo de decir que estos dos planos de proyección de la realidad de la experiencia: finita e infinita, atravesamiento e identificación no son totalmente contradictorios, no más que en física cuantica los puntos de vista corpuscular y ondulatorio no se demuestran completamente inconciliables. Einstein luego De Broglie, escribieron fórmulas de correlación. ¿Como los azares del goce en sus relaciones con el significante caminan juntos en el curso del análisis? La desidentificación permite el atravesamiento, que preludiaría la identificación?

Aquí se detiene la analogía con la ciencia –aunque persisten irreconciliable y paradoja, apenas desplazados un poco más lejos–, y toma lugar el relato hystórico. Jóvenes y menos jóvenes, practicantes y no practicantes, AE y no AE…: leer los numerosos proyectos publicados hasta hoy, parece que decenas de versiones de la experiencia del pasaje a analista se difractarán al juego de la demostración, el análisis, último refugio del pudor.

¡Serán pases-sacrilegio! Simples franjas, irisaciones, descomposiciones, proyecciones…nada uniforme en todo caso. El cuadro de conjunto promete ser inusitado, un happening nunca visto, la Corte de los milagros seguramente, un pase del psicoanálisis quizá.

Preguntas sobre en envío de trabajos, Dominique: domiller@hotmail.fr
Problemas con la inscripción, Francesca: bia.chai@free.fr
Para inscripción en la lista de proyectos, explicar la idea a J.-A.: jam@lacanian.net
Quejas, protestas, concernientes a la preparación de las jornadas, Hugo: hfreda@free.fr
Puesta a la venta en la Librería de las Jornadas, Anne: annedg@wanadoo.fr
Recepción de este Diario, dificultada para inscripción o envío, Philippe: philelis@noos.fr
Diario en pdf, Dominique: dominique.holvoet@gmail.com

 
Traducción: Silvia Baudini