Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Jornadas anuales de la EOL

XXXI Jornadas Anuales de la EOL
Jornadas anteriores
XII Jornadas Anuales de la Escuela de la Orientación Lacaniana
 
Textos preparatorios
Variantes de la neutralidad analítica

Por Adriana Luka

Voy a retomar en esta presentación algunas cuestiones planteadas en la otra noche preparatoria y agregar otras, a partir de algunas referencias, en relación al tema, que encontré.

Marco Focchi en su artículo Standard y objetivación, que circuló por los Papers de la E.U. en el No 2 dice que Freud nunca usó el concepto de neutralidad, sino que usó el término Indifferenz, que servía de freno a la contratransferencia y que fue traducido como neutrality por Strachey, "emblema de la actitud de desapego del analista , de un observador externo no implicado en los conflictos del paciente"

Focchi por otra parte sostiene que el observador objetivante de la ciencia y el observador desapegado de los conflictos se fundan en el concepto de neutralidad.

Estos párrafos despertaron mi interés y como me faltaban algunos elementos, - no sé alemán- recurrí a Gabriela Salomón que maneja la obra de Freud en alemán y a quien agradezco sus aportes.

El término Indifferenz figura en "Observaciones sobre el amor de transferencia" y tanto en Strachey como en López Ballesteros figura como indiferencia.

Con indiferencia se refiere a no responder a los sentimientos tiernos de los pacientes dice "no es lícito desmentir la indiferencia que mediante el sofrenamiento de la contra transferencia uno ha adquirido" y termina diciendo que la cura debe realizarse en abstinencia, es decir queda ligado a este principio y es el que trascendió.

Otros datos. Según el diccionario etimológico de palabras extranjeras encontró algo interesante y que retoma lo que planteó G. Brodsky: "el más allá de la neutralidad" como "tomar partido".

Indifferent es un adjetivo que se tomó del latín en el siglo 17 in-differens.

Una de sus acepciones es teilnahmslosque viene de teinehmen que es "tomar parte, participar.

Mientras que teinahmslos es sin tomar parte (la partícula los es la que cambia el sentido) sin participar.

En esta búsqueda sobre el tema me encontré con unos párrafos del curso Transferencia y repetición, de E. Laurent -publicado por Atuel-donde habla de "indiferencia del objeto". Dice que el analista está en indiferencia con respecto al objeto y que esta indiferencia es una variante de la neutralidad analítica.

Cito "el analista está en indiferencia con respecto al objeto pero no está en la indiferencia respecto a su deseo de analista o al deseo del analista.

También la noche pasada se tomó la relación del más allá de la neutralidad y de la vacilación calculada en relación al deseo del analista ,vacilación que vía el cálculo del analista tiene estatuto de interpretación.

La neutralidad oculta la presencia del deseo como tal es lo que plantea Lacan en el SXI.

Laurent dice que la indiferencia del objeto quiere decir que aunque no haya entre dos personas un lazo pasional propiamente dicho , hay señalamiento de identificación . Esta indiferencia es la que permite la identificación histérica.

El analista al final de su análisis, dice Lacan debe tener respecto a su objeto una relación análoga (no la misma) a la que permite la identificación histérica , aclarando sin embargo que si algunos analistas practican desde la identificación histérica eso da cuenta de lo poco que les ha quedado sus análisis, pero eso sí, saben comprender los fantasmas de sus pacientes, y no se trata de eso

Aunque "sólo de un modo histérico se puede formular la pregunta por el deseo, incluso en alguien que sólo en alguna ocasión y de un modo latente puede ser histérico".

Siguiendo con esta argumentación y lo que plantea Lacan al final del S.8 - es la referencia toma Laurent- que, para el analista no hay un objeto que valga más que otro y, siendo éste el duelo alrededor del cual se centra el deseo del analista , me pregunto,¿si indiferencia respecto del objeto es una variable de la neutralidad ,el practicar desde la identificación histérica , no sería un ir más allá de la neutralidad sin pasar por la neutralidad o como se dice sin servirse de la neutralidad? Lo pensé como una variable por lo negativo.

Por otra parte J-A Miller en el Seminario sobre Transferencias negativa dictado en Madrid dice que quizás se pueda considerar a la indiferencia junto con el amor y el odio como otra pasión del ser , y agrega que Lacan en el seminario Aún hace una confesión personal cuando dice que su pasión no es el amor ni el odio sino el desprecio (aquí quedan homologados los términos), el desprecio como cierto olvido del A., el A. no tiene ningún interés. Tú no tienes nada que me interese, no quiero tomar nada de ti.

Entonces nuevo interrogante, si del lado del analizante la indiferencia es ausencia de transferencia (pues tanto del lado del amor como del odio el S/ubica el objeto en el A), del lado del analista que no debe apasionarse, podemos ubicar la indiferencia como ese olvido del A, de su dependencia como resultado de un análisis?, me remito al deseo del analista como deseo inédito y de ningún Otro y situar ciertos momentos de interés como semblante en el dispositivo?

Voy a intentar ahora, con dos ejemplos, uno que responde al ámbito jurídico y otro a mi práctica analítica hacer un paralelo entre el principio de la neutralidad analítica y el principio de imparcialidad y objetividad en el proceso jurídico penal.

Cabe recordar que Freud en "Psicoanálisis y Telepatía "dice que la neutralidad, la imparcialidad y la carencia de prejuicios son los elementos esenciales de las defensas y dotes analíticas .Recordemos también que objetividad deriva de objetivo, una de cuyas acepciones es desapasionado. Lacan en el S. XVII dice "el único sentido que se puede dar a la neutralidad analítica es no participar de las pasiones" .- Igual sentido tiene para los jueces.

Hay un artículo en el código procesal penal de la provincia (el art.47) cuyo Inc. 13 dice que "un juez es recusado o deberá excusarse de una causa cuando mediaren circunstancias que por su gravedad afecten su independencia e imparcialidad."Esas circunstancias pueden ser, ser pariente o familiar, tener algún interés particular, etc.

Las normas del proceso penal responden a lo que se clasifica como tipología cerrada o rígida, es decir que no son laxas a la interpretación, deben cumplirse tal cual, a diferencia del proceso civil cuya tipología se denomina abierta, es decir que puede interpretarse.

Se trata del caso de un joven acusado por el delito de robo con armas. El hecho de portar armas es índice de gravedad y de acuerdo al código penal el detenido no es excarcelable bajo ningún tipo de caución o fianza.

La jueza que atiende esta causa, puedo decir "toma partido" ya que decide ir más allá de la pura objetividad al considerar, luego de estudiar los escritos presentados, los informes ambientales y familiares y haber observado entrevistas por cámara de Gesell, que las características de personalidad, no violenta del joven, lo hacían merecedor de una excepción, por lo que decide otorgarle la libertad vigilada –mientras continúa el proceso penal- por evaluar que la cárcel, para este sujeto tendría consecuencias de un daño irreversible.

La jueza por este acto rompe con la objetividad, hizo un cálculo respecto del efecto negativo que la aplicación de la norma tenía en este caso y decidió ir más allá de la pura objetividad como principio de su función y decide otra cosa, que, ni es la cárcel ni la libertad, sino la libertad vigilada mientras dura el proceso .Aquí me remito a lo tb. estuvimos viendo respecto del ni - ni de la neutralidad analítica pero que con Lacan toma otro valor . (Ej ni yo ni S/ sino a).

El otro caso es de mi práctica y del que sólo tomaré un aspecto en aras de esta presentación.

Se trata de un paciente joven, con varios años de un análisis comprometido y con efectos que decide perfeccionarse con un master en el exterior en una carrera que pudo finalizar luego de no pocos obstáculos subjetivos, razón por la cual el análisis queda interrumpido.

Uno de los rasgos de este análisis es que el mantenimiento de la neutralidad analítica en el sentido más freudiano y lacaniano del término se le hacía imperioso para él.

Es así como ante cualquier dato mío o situación que me colocara en otro lugar o alguna vacilación, hacía trastabillar un análisis que marchaba en esas condiciones. Debo aclarar que era un análisis con fuerte apuesta e implicación subjetiva.

Angustia y alocamiento imaginario aparecían cada vez que por alguna circunstancia se podía por ej. enterar de algún dato personal mío.

Nada quería saber de su analista porque un analista " no es ni un amigo, ni un familiar, un ni –ni pero sí una función , sí como objeto en el en el discurso analítico , podemos agregar nosotros, es decir que si bien hacía honor a la estructura del dispositivo analítico se trataba de algo más, pues esa función está encarnada en la persona del analista.

Cito a Laurent "el analista debe haber alcanzado el punto en que allí donde está el lugar de la angustia , sepa reconocer el campo del deseo , extraer esa función para allanar los caminos del deseo a un sujeto cualquiera sean las formas barrocas que hayan podido asumir para él en el curso de las aventuras (fantasmáticas) que fueron las suyas."

Es por eso que decido mantener por el tiempo que fuese necesario ese semblante de máxima neutralidad e ir evaluando como se tramitaba lo que era propio de su neurosis de transferencia y que respondía a un fantasma de trasgresión - favorecido por su entorno- que no le permitía liberar, fuera de los límites de ese marco fantasmático, el deseo que, se le tornaba de "alto riesgo" por lo que exageraba el marco analítico.

Una sesión antes de su partida le ofrezco mi mail; si quería lo podía usar.

A la sesión siguiente, ya la última, comenta que lo había emocionado y conmovido mi ofrecimiento pero que se descolocó frente al mismo (o me descoloqué? para él).

La angustia frente al deseo del Otro, nuevamente se hacía presente y aún en la distancia trata de mantener lejos.

De hecho durante un año no pudo usar el mail, pues "no sabía como relacionarse conmigo fuera de su análisis y del esquema que durante casi 6 años había tenido, a pesar de haber tenido muy presente lo trabajado en sesión en especial en los momentos difíciles que había tenido que atravesar. Me comunica luego de un extenso mail que por ahora no regresa pues tiene interesantes propuestas de trabajo. Sólo, dice "le falta su analista para que todo sea perfecto"