Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXXI Asamblea Ordinaria de la EOL

Discurso de la Directora entrante, Gabriela Camaly
10 de diciembre 2021

Queridas, queridos colegas, amigas y amigos de la EOL

Querida Angelina Harari, Presidente de la AMP, querido Jesus Santiago, Secretario de la AMP

En primer lugar, quiero agradecer al Consejo Estatutario por haber confiado en mí para desempeñar esta función. Cuando se elige un nombre, eso siempre tiene el carácter de una apuesta. Es un voto de confianza. Lo tengo presente y lo agradezco profundamente.

Estar presente en cada Asamblea, participar de la intimidad de la vida de Escuela, acompañar los momentos de permutación, siempre tuvo para mí el carácter de un acontecimiento.

Esta vez me toca a mí asumir la Dirección de la Escuela. Es un gran honor y una enorme responsabilidad, algo inimaginable hasta hace no tanto tiempo atrás. Debo confesar que no sé cómo se hace, iré aprendiendo sobre la marcha. Espero estar a la altura de lo que me toca y, cuando no sea así, les pido que me lo hagan saber. Así, podré reorientarme lo mejor posible porque estoy convencida de que la Escuela la hacemos entre todos.

Debo confesar también que, si bien confío en mi capacidad de trabajo –y sé que lo que me espera será intenso-, lo que más me preocupa es orientarme políticamente de buena manera. Y, cuando digo "políticamente" me refiero a la política y la ética que conciernen al discurso analítico, el único discurso que puede agujerear al discurso del amo que nos lleva por delante cuando se trata del trabajo de gestión.

Cuento con un equipo formidable: Alejandra Breglia en la Secretaría, Esteban Klainer en la Tesorería, Lucas Leserre en Carteles y Virginia Notenson en Biblioteca. Me da alegría y sostén saber que cuento con ellos. Así mismo, la posibilidad de integrar el Consejo Estatutario como miembro ex-oficio me da la tranquilidad de no estar sola en la tarea por venir.

*

En segundo lugar, estar aquí reunidos en esta mixtura entre lo presencial y lo virtual luego de casi dos años de la suspensión de las actividades presenciales a causa de la pandemia es casi un milagro. La vuelta a las actividades presenciales se vislumbra en el horizonte, pero sabemos que ya nada será como antes. La pandemia es un real que nos ha puesto a prueba y con el que todavía tendremos que lidiar.

Apostaremos a la presencialidad cuando eso sea posible, pero habiendo aprendido que contar con la virtualidad acerca distancias y que es fundamental para muchos colegas de nuestra Escuela asegurar la conexión por internet para poder participar de las actividades. En este sentido, el Directorio que hoy deja sus funciones ha ya iniciado un trabajo de recableado y revisión de la instalación de dispositivos de conexión. Nosotros avanzaremos con el trabajo ya iniciado para asegurar la conectividad de la Escuela con el interior el país y con todas las Escuelas de la AMP.

*

En este tiempo previo me he preguntado muchas veces ¿en qué momento estamos? ¿De qué padecemos? ¿Cuáles son nuestros síntomas y cómo tratarlos? ¿Qué necesita nuestra Escuela hoy? Leer la Escuela, tratar de descifrarla, no es fácil, pero es bueno intentar hacerlo y, en especial, hacerlo con otros.

Hace aproximadamente dos años, poco después de haber sido convocados para la función que hoy nos toca asumir, con este Directorio decidimos cartelizarnos para trabajar juntos sobre los textos políticos, las noches de Escuela, las propuestas del Consejo, los intercambios que han surgido en las últimas Asambleas, etc. Escuchar las diversas voces, releer los textos que fueron presentados en cada ocasión e interrogarlos y conversar mucho entre nosotros para ubicar los matices, los malestares, los embrollos conceptuales, los impasses, ha sido fructífero y esperamos que nos sirva para las propuestas de trabajo que haremos cuando llegue el momento oportuno.

Tres conceptos fundamentales nos orientan:

1. Lacan funda su Escuela sobre un imposible de saber. Estamos aquí porque ninguno sabe qué es un analista. Agujero en el saber, real ineliminable de nuestra práctica y del lazo asociativo.

2. En la Nota adjunta al "Acto de fundación" Lacan propuso la Escuela como "experiencia inaugural" en la medida en la cual el psicoanálisis "solo puede ser transmitido de un sujeto a otro por las vías de la transferencia de trabajo"[1]. Para que eso sea posible es necesario un acto de confianza.

3. Miller nos recuerda que Lacan planteó su Escuela como una comunidad de trabajo y no de reconocimiento[2]. Esta formulación parece evidente pero no lo es porque a veces la demanda de reconocimiento es tan potente que malogra la transferencia de trabajo y el malestar toma la delantera.

Si Lacan inventó la Escuela y no una sociedad analítica es porque no somos una secta de iniciados ni una asociación de eruditos, sino que estamos aquí como analizantes, parlêtres comprometidos en la tarea de pensar los problemas del psicoanálisis, sostener su práctica y transmitirla a otros.

Es así entonces que Escuela y formación van juntos. Así lo quiso Lacan.

*

Deseo contarles algunos lineamientos que hemos pensado para nuestra gestión, sin que nada esté definido de antemano porque, como ya hemos aprendido, habrá que saber hacer con las contingencias y evaluar junto al Consejo Estatutario las propuestas que más convengan.

La Orientación dada por Jacques-Alain Miller a la enseñanza de Lacan será la brújula en las noches y actividades que propondremos. Tenemos la intención de no tomar un único curso sino de tomar vez por vez aquellas referencias que mejor nos sirvan para orientarnos en los problemas actuales de la práctica del psicoanálisis. Hemos anotado algunos conceptos que han surgido en diferentes espacios de trabajo y que requieren un trabajo de la comunidad analítica en su conjunto para esclarecerlos, encontrar sus diversas declinaciones y hacerlos operativos para nuestra práctica analítica.

Las Jornadas Anuales estarán en el horizonte del porvenir y tomarán la forma que la pandemia permita de acuerdo a lo que el Consejo decida.

Las Jornadas de Carteles han tomado cada vez más relieve en los últimos años y pensamos que constituyen el espacio propicio para que tanto los miembros como los no miembros puedan tomar la palabra y transmitir el punto en el que están de su elaboración personal que se inscribe en ese acto en su lazo con la Escuela.

Las publicaciones de la EOL son nuestro baluarte y el recurso epistémico con el que contamos para la transmisión de lo que hacemos a una comunidad analítica mucho más amplia. Es necesario mantener una política de publicaciones que le dé a cada una de ellas su rasgo singular, en el marco de un trabajo en su conjunto. Es menester también tener en cuenta las excelentes publicaciones de las Secciones de la EOL para que mantengan su rasgo de distinción y su marca local, a la vez que se inscriban en una política de Escuela más general.

La Secretaría de Biblioteca continuará con el trabajo ya iniciado por la Secretaría del Directorio saliente para que todos los números de la publicación Referencias en la obra de Lacan estén disponibles de manera on line. Nos gustaría también recuperar algunos viejos textos y reeditarlos de manera virtual para que todos podamos disponer de ellos.

Por otro lado, las redes sociales se han convertido en un recurso muy importante para la transmisión y la difusión de nuestras actividades de Escuela. Cada una de ellas implica un delicado seguimiento y una actualización constante.

Los Seminarios Diurnos de la Escuela se han adaptado a las condiciones de la pandemia y ahora, en la perspectiva de cierta vuelta a la presencialidad, tendrán la posibilidad de inscribirse de manera presencial pero manteniendo el alcance de la virtualidad. Esa decisión la tomará cada miembro responsable de un seminario, a riesgo propio.

Tenemos además por delante la cita con La gran conversación virtual internacional "La mujer no existe" que será una gran ocasión de trabajo de la EOL con toda la comunidad analítica de la AMP.

Antes de concluir, quiero agradecer a Fernando Vitale, Director saliente y a cada uno de los Secretarios de su Directorio, Mónica Gurevicz, Esteban Stringa, Viviana Mozzi y Alejandra Loray por habernos transmitido a cada uno de nosotros que asumimos hoy los tips necesarios para el traspaso de la función. Sepan que los molestaremos un poco todavía cuando estemos desorientados.

En fin, tenemos un gran trabajo por delante. Por fortuna, hemos comprobado que la causa analítica no se detiene y que ha sido capaz de reinventarse ante la contingencia que nos ha tocado vivir.

El próximo 3 de enero nuestra Escuela cumple 30 años de su fundación. ¡Nos encantaría poder hacer una fiesta inolvidable! Sabemos que por ahora no será posible, pero albergamos el anhelo de poder festejar de alguna manera en el transcurso del año. ¡Que así sea!

*

Para concluir quiero contarles algo personal. Hace muchos años, cuando volví al país luego de residir en Italia -donde había iniciado mi formación-, no pude acercarme de inmediato a la EOL. El objeto del deseo era tan enorme, tan consistente en mi fantasma, que me daba miedo y necesité mantener la distancia. Pasaba frente al edificio de Callao, la miraba de lejos y su brillo me apabullaba. Cuando por fin pude acercarme, atravesando el umbral de la angustia, el lazo con la Escuela se convirtió en algo vital, una forma de vida.

Sin embargo, la entrada a la Escuela no fue fácil. Tuve que esperar seis años para ser admitida como miembro. Cada año esperaba, insistía, volvía a golpear la puerta de la admisión, pero no encontraba la respuesta que tanto anhelaba. Simplemente, mi demanda no pasaba. Soporté la espera y en ningún momento, nunca jamás se me ocurrió ir a golpear las puertas de ninguna otra escuela, ni grupo, ni institución. Mi transferencia analítica y de trabajo estaba anudada a la EOL y la AMP. Eso no era algo que yo pudiera modificar, pero era todavía necesario hacerlo pasar.

Aquella experiencia produjo un efecto de formación que pude leer en mi análisis en aquel entonces y que perdura hoy como traza, como rasgo de mi lazo con el psicoanálisis. Perder el miedo a lo que me causa, dejarme llevar por un deseo que no es anónimo y que se anuda a esta comunidad analítica "mi Escuela", y encontrar una buena manera de hacerlo pasar para que se inscriba en el lazo con otros, esos otros con quienes compartimos la misma causa.

Es por eso que estoy hoy aquí, para decirles que cuento con ustedes en tanto ustedes son mi "partenaire-Escuela".

¡Muchas gracias!

NOTAS

  1. Lacan, J., Acto de Fundación, Otros escritos, Paidós, 2012, p.254
  2. Miller, J.-A., El triunfo de Jacques Lacan, en Introducción a la clínica psicoanalítica. Conferencias en España. Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, 2006, pp. 241-242