Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
EOL Blog
Boletín Discontinuidad
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
Referencias en la obra de Lacan
e-textos
Otras publicaciones on line
e-Textos
 
Sobre el Cartel
Reseña de la noche de carteles del 6 de junio de 2002

Gabriela Basz y Blanca Musachi

Con la coordinación de Gustavo Stiglitz, se llevó a cabo la segunda noche de carteles de este año. La concebimos queriendo interrogar cuáles son los modos en que pasan las marcas del cartel a la Escuela, es decir, cuál es la incidencia actual del cartel en la misma.

Graciela Esperanza dio testimonio de su práctica constante del cartel, de creer en el cartel, proponiendo confiar en la estructura y someterse a la prueba del cartel porque ha constatado que el cartel posibilita los pasos lógicos para pasar a la Escuela en un giro de discurso.

En su lectura de la estructura del cartel, afirmó que en su efecto de formación el cartel como dispositivo no es contingente y que es necesario confiar en la lógica, en la necesidad de discurso. Propuso que pasa del cartel a la Escuela la reconstrucción, en el producto propio de cada uno, del encuentro entre el rasgo y el vacío de saber.

Sostuvo que el cartel como grupo también es necesario en relación a la Escuela, siendo “lo que el discurso analítico necesita como política para la producción, para la elaboración de saber”, sin olvidar que a su vez el cartel es producto del discurso analítico –al que sirve-.

Gerardo Maeso también desde su experiencia constante, continuada en carteles sostuvo que el mismo hace posible enfrentar el saber con un no querer saber nada de ese saber; que el pequeño grupo permite la posibilidad de despejar lo que hace obstáculo al saber, despejar barreras subjetivas que se interponen al saber.

Entre otras cosas también verifica que es tomado como oportunidad para ver la incidencia de los conceptos en la clínica, el cartel implica a los practicantes de manera diferente que otros agrupamientos en la discusión clínica y la lectura de textos.

Finalmente propone como principio que nadie debería entrar a la Escuela sin haber entrado por el cartel, puerta abierta de la Escuela que no parece tener hoy prestigio, cuando hay otras puertas de entrada a la Escuela que son más difíciles de que se abran y a las que quizas acompaña el supuesto de alojar algo de mayor valor.

Aníbal Leserre: En una lectura que sitúa al cartel en su relación con la Escuela, el Grupo y la Institución, planteó en primer lugar la importancia de tomar al cartel como herramienta –de formación agregamos-, como instrumento con la perspectiva de una producción efectiva de saber que pueda pasar a la vida institucional. Entendemos un instrumento del que valerse para pasar del saber supuesto al saber expuesto. Advirtiéndonos que “el cartel sin finalidad instrumental es perder el tiempo” (esto en relación a la posibilidad de producción) pues aunque sin excluírlos, no debe reducirse a la conversación o el diálogo.

Por otra parte llama a prestar atención sobre la necesidad de la existencia del grupo y no quedarse con una calificación negativa del mismo. Recuerda la apuesta de Lacan acerca de que la Escuela mantenga una forma subversiva sobre la instalación del grupo en la vida institucional, incluyendo la idea de que los grupos de la institución devengan en y del cartel. Propone tener en cuenta el grupo, los grupos como inevitable producción colectiva y necesaria a toda institución. A esto suma la función del cartel como un tratamiento del grupo, de lo real del grupo, lo cual permite nutrir al discurso analítico.

Los tres expositores remarcaron la importancia del Nombre propio en la experiencia del cartel. Sus intervenciones, junto con las que surgieron del público, nos dejan un saldo en relación a cómo orientar el trabajo de la comisión, las noches siguientes, la política de carteles...

En "La psiquiatría inglesa y la guerra" (texto mencionado en la noche) Lacan se refiere al invento de Bion del pequeño grupo y a "haber visto en sus ojos la llama de la creación". De esa llama se trata.