Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
EOL Blog
Boletín Discontinuidad
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
Referencias en la obra de Lacan
e-textos
Otras publicaciones on line
e-Textos
 
Sobre el Cartel
Estructura y uso del cartel

Por Diana Wolodarsky

La equivocidad del título que convoca a este Coloquio nos permite jugar con el borde del mismo. Bisagra que articula la forma del dispositivo del cartel con la formación del analista, para ubicar en perspectiva al analista lacaniano, quien siempre está en formación.

El cartel, es un dispositivo que tiene una estructura para hacer uso.

Estructura, entendiéndola al modo en que Miller la plantea en, "Estructura, desarrollo e historia": móvil. "La estructura no es una piedra. Tal como la utilizamos, como instrumento para el pensamiento, es una combinatoria, es decir, que limita las posibilidades de transformación pero implica transformación posible. Una estructura tipo lacaniana, que contiene precisamente un lugar vacío donde se pueden hacer los cambios". Y propone para ilustrar este concepto, el juego del puzzle.

Una combinatoria posible de realizar a condición de que se mantenga siempre un lugar vacío en ella, única manera que se garantice la gracia del juego.

Podríamos pensar el cartel como esa forma que se conforma en la elección del uno por uno, en una combinatoria determinada, con un más uno que los descomplete y que, desde su función, vela y recuerda que esta forma se mantiene, sólo si durante el juego ese vacío de saber en permanente movimiento, en el transcurso de un determinado tiempo, es soportado y sostenido.

Una de las ideas novedosas que introduce el invento del cartel en la enseñanza lacaniana es la idea de permutación: de los miembros y del lugar que se le otorga al vacío.

El valor del vacío en el saber.

Sostener ese vacío en términos del valor que ese vacío conlleva dependerá del modo en que cada integrante del cartel responda al real del saber, en tanto saber inconsistente.

Es allí donde la formación del analista se anuda con el análisis y el control, espacios ambos de análisis y demostración de los modos en que el sujeto responde a lo real. Lo real de su historia y lo real de su práctica.

El cartel es un espacio de lazo al Otro de la Escuela, es el modo en que el sujeto responde al real de la Escuela, en tanto esta, a su vez, es producto y sostén del vacío de saber en torno a la pregunta, qué es un analista.

En el marco de la estructura del cartel, en su combinatoria y en el movimiento permutativo de los integrantes y del vacío de saber, la disolución de un cartel cobra su valor singular. Disolución de la combinatoria, no de la estructura.

La disolución se produce en el punto en el cual se ha alcanzado un saber con un resto que convoca a una nueva búsqueda, sostenido en la transferencia de trabajo y en el amor al saber.

Un resto fértil que causa al deseo de entrar a la misma estructura con otra combinatoria, un modo de mantener vivo el deseo en el horizonte de la formación del analista.

Marzo, 2001

 
 
Bibliografía
Estructura, desarrollo e historia. J-A. Miller. Edit. Gelbo, Bogotá 1999.