APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Prensa
América

2017
2016
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
1999
El litoral | Viernes 9 de agosto de 2013
Entrevista a Flory Kruger
El odio y amor se presentan como las dos caras de una misma moneda
 

En una entrevista con El Litoral, la psicoanalista Flory Kruger, que disertará en Santa Fe mañana, analizó la cuestión del amor y el sentido que le suelen dar los hombres y las mujeres.

El amor atraviesa la vida de todas las personas, pero es un fenómeno que se complejiza en la mirada del psicoanálisis. Desde este enfoque, se analiza en profundidad su relación con el odio —su contracara—, el significado distinto que le suelen dar los hombres y las mujeres, y el sufrimiento que supone la pérdida del amor.

En la previa de las XV Jornadas Anuales de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL) sección Santa Fe, la psicoanalista Flory Kruger, que participará del evento, exploró estas cuestiones en una entrevista con El Litoral. Kruger es miembro de la EOL y de la AMP (la Asociación Mundial de Psicoanálisis ) AME, y es presidenta del Consejo Estatutario de la EOL y fue directora del VIII Congreso de la AMP 2012.

— ¿El amor está en la naturaleza, si se puede decir así, de la humanidad?

— Es una pregunta compleja, yo diría que el amor es un recurso del ser humano frente a lo que sí está en la naturaleza de cada sujeto que es la pulsión. Lo que diferencia al hombre del animal es que el ser humano cuenta con la palabra, habla, eso transforma el instinto en pulsión, de modo que en el animal hablamos de instinto y en el hombre hablamos de pulsión, se trata de una pulsión que tiene la característica de ser una pulsión de muerte o de destrucción, entonces el modo de regularla, de quitarle el tono mortífero, es de la mano del amor.

— Por lo que usted dice, ¿el odio va con el amor?

— Desde el punto de vista del fenómeno, es visible que odio y amor se presentan como las dos caras de una misma moneda. Podemos explicar el odio como la contracara del amor si entendemos que el amor es disimétrico. Lacan dio un seminario para explicar la disimetría del amor, el Seminario de la Transferencia. Allí distingue entre el que ama, el amante, y el que es amado. Al que ama, le falta algo y al amado, no le falta nada, he aquí la disimetría.

— ¿Por dónde entra el problema del odio?

— Pensar el amor en estos términos, es incluir un concepto psicoanalítico muy importante: la castración, uno ama en tanto que algo le falta y el otro tiene. Del lado del amado entonces, lo que se pone en juego es que el amante no tiene y allí viene el problema del odio, cuando el amado, sólo por ocupar ese lugar, hace que el otro, el amante, experimente su propia falta, esto es castrar al otro, herirlo, y esto desemboca en el odio, porque el amante, finalmente llega a odiar en el amado, eso que lo hace sentir en falta y a la vez, le muestra que al otro no le falta nada. Freud lo llamó "ambivalencia" y Lacan "odio-enamoramiento".

— ¿El amor es lo mismo para un hombre que para una mujer?

— Diría que no, pero haciendo la salvedad de que las generalizaciones no son el modo en que el psicoanálisis piensa las cosas, estamos acostumbrados a pensar en el caso por caso, de todos modos, es cierto que son más frecuentes las consultas de mujeres con grandes sufrimientos frente a la pérdida del amor. Freud decía que la castración femenina era vivida como pérdida del amor, en ese sentido, al no ser iguales los modos de satisfacción del hombre y de la mujer, la forma que adopta el amor en cada uno de ellos, será también diferente. En rasgos generales, el hombre es más proclive a separar el amor del sexo, al hombre le es posible un ejercicio del sexo sin amor, en cambio para la mujer, en la mayoría de los casos, le es imprescindible algún dato amoroso para consumar el sexo. Lacan dice que femenino es la conjunción del amor con el sexo, en cambio, lo masculino, su diferenciación.

El amor en la práctica psicoanalítica

En la XV Jornadas Anuales de la Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL) sección Santa Fe se debatirá la incidencia del amor en la experiencia analítica. El evento, que contará con la participación de psicólogos, psiquiatras, psicopedagogos y estudiantes, se realizará el sábado 10 de agosto, a partir de las 8.30, en el Hotel Río Grande (San Jerónimo 2580).

En diálogo con El Litoral, la psicoanalista Flory Kruger explicó que el amor es un instrumento fundamental en la experiencia analítica, pero aclaró que ese amor se llama transferencia y es diferente de lo que se podría definir como amor cotidiano.

"El amor de transferencia se relaciona con el hecho de tener una posición de escucha frente al que viene a contarnos de su dolor, de su sufrimiento, eso genera automáticamente un sentimiento amoroso, en cambio, el amor cotidiano es imprevisible. Cuando uno se enamora piensa que ese amor durará toda la vida, es cierto que se trata de una ilusión que muchas veces no se cumple, pero sabemos bien, que ese sentimiento es común en todos los enamorados, en cambio, el amor de transferencia tiene destino de fracaso, no será para siempre", señala Kruger.

"Lo que me interesa dejar bien claro, es que el verdadero amor de transferencia no se dirige a la persona del analista. La verdadera transferencia tiene que trasladarse del analista al saber, se trata del amor al saber, en la medida en que el análisis se sostiene del deseo de saber acerca de lo que nos pasa", concluyó la psicoanalista.

Los interesados en participar de las jornadas de la EOL pueden solicitar más información al mail: eolescc.santafe@eolsantafe.org.ar, o al teléfono 4564506.

 
 
Fuente: El litoral