APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
21-04-2017
El diario Extimo de Jacques-Alain Miller N°15

EDITORIAL : YO VOTO A MACRON
7:15. Despertar en la evidencia : yo voto a Macron.. Verum index sui. Es el rebote de la combinatoria que intenté articular ayer por la mañana en France Culture, a despecho de dos obstáculos de un prejuicio de la policía del lenguaje. « the National Speech Police » Fillon, Mélenchon, votaría por uno o por otro sin ninguna vacilación si alguno de los dos fuera el adversario de Le Pen en la segunda vuelta. Les encontraría los méritos. No será difícil. Por ejemplo, Fillon es elegante, Melenchon es elocuente. O incluso: Fillon tiene el mejor programa para enderezar a Francia, dicen muchos economistas; Melenchon sabe cómo restablecer el crecimiento, dicen numerosos economistas. Verdadero en ambos casos. Incluso haré campaña por ellos si me lo piden. Todo para vencer a Le Pen
¡Atención ! En la legalidad. Por supuesto. Ningún atentado, eso no, Jamás. Sería no democrático. y luego, sería contraproducente. Y difícil de realizar, además, al menos en las circunstancias presentes. Actualmente, se busca eliminar a Le Pen por la elección. Eso debería funcionar. Es tres contra uno, o una: Fillon, Macron, Mélenchon versus Le Pen.
No pueden hacer entrar a escondidas otro candidato. El candidato Pum-Pum. No es decente, el camarada Pum-Pum. Es como M. ChatillonConocen a M. Chatillon ? Yo no. Es un señor que me dicen está agazapado, y se encontró un tweet en buen lugar en el site de M Alain Soral, autodidacta iluminado que encontró el secreto de la existencia en los "Protocolos de los sabios de Sion". Escuché una veintena de sus clips en la red, sin aburrirme ni un segundo. Este hombre sabe cautivar. Es de un antisemitismo suntuoso, si puedo decirlo. Distingue a los judíos del común, que serían inofensivos, de la "comunidad organizada" que dominaría Francia. ¿Y yo? ¿Y yo? Ignoro la comunidad que me ignora, y no soy verdaderamente un judio de todos los días: ¿que soy yo Sr Soral? ¿qué soy?
Ocurre que M Chatillon hacía saber por ese canal que iría al Foro 18 para llevar la contradicción "a nuestros detractores". ¡Qué bien! pensé. Veía a M Chatillon invitado a expresarse en la tribuna del Foro por un cuarto de hora, yo respondiéndole con una duración de menos de la mitad, y él teniendo aun cinco minutos de réplica.
"No haga eso! me dijo una eminencia del CRIF que me estaba haciendo un electrocardiograma. Ese hombre es una basura, un nazi, uno verdadero"
Admitamos. No veía porqué no debatiría con un verdadero nazi que supuestamente quiere debatir. Debí constatar que era el único de esa opinión:
Maria, Carole, Christiane, mi hija Eve, no querían oír hablar de mis ganas de recibir a M. Chatillon en la tribuna del Foro. Aislado entre las personas mejor dispuestas hacia mi, que podía hacer?
El golpe de gracia me fue dado por BHL, que se tomó el tiempo de explicarme que no se fraterniza con el enemigo, ese enemigo. A su modo de ver yo me sometía. Aunque menor por algunos años, se enfrenta con el FN desde hace mucho mas tiempo que yo, que soy muy joven en este asunto, un recién nacido. A decir verdad, contaba con M Chatillon, al que creía intrépido: se presentaría en la recepción; para no producir escándalo se lo dejaría entrar; el tomaría la palabra de la sala con una voz que yo imaginaba estentórea. Entonces yo me levantaría y respondería. "Cataplum! Adiós, vacas, bueyes, cerdos".
Debí desencantar. No más Chatillon en la entrada que Napoléon o gatito en mi canastita.
El análisis me permitió iluminar los bastidores de mi imaginario. Mi experiencia del estadio del espejo fue remodelada por la intrusión de un hermano menor. Por un lado, recibí al intruso como un Miller de pleno ejercicio, con quien pactar. Es el resorte de mi política favorita, la del "Frente unido", que inspira por ejemplo el Foro 18. Correlativamente, el quantum residual de agresividad especular que no está sublimado en el frente unido encuentra como expresarse en las ganas del duelo. A falta de confrontar con Chatillon , me fui encima del intruso original, mi hermano Gérard, a quien me opuso una agarrada imprevista en el curso del Foro.
Para darle a esta tema su dimensión histórica, leer "El duelo, una pasión francesa, 1789-1914", el libro mas bello de mi ex coturno de la Escuela Normal , Jean-Noël Jeanneney. Solo el tiempo que me apura me impide entrar en el comentario de esta investigación tan espiritual. La obra comienza con el famoso "golpe de Jarnac". ¿Cómo no quedarse pensando cuando se sabe que Mitterand, nativo de Jarnac precisamente, no deja de dar su vida durante esos "golpes de Jarnac"?
Cómo explicar que estuve solo con mi opinión sobre la manera de tratar el problema Chatillon? Debo constatar en primer lugar que mi imaginario no consuena con el que comparten mis más cercanos . Eligiendo como héroe el personaje de Robespierre (NB: el segundo nombre de Gérard es Pierre) - no Robespierre el Sanguinario, pura invención contra revolucionaria, sino Roberspierre el Incorruptible -es seguro que el pibe que yo era a los trece años afirmando ya, antes de una elección original, a contra corriente de la sensibilidad media de la época ( mientras que, en ese tiempo, el Partido comunista era tierno con Maximilien, concebido como un proto Lenin).
En la misma época, sabemos que era la gran figura histórica de la cual BHL hacía las identificaciones ideales de su adolescencia.Confió su nombre en el curso de uno de sus libros. Confesión que quedó como algo inolvidable para mí, porque ese nombre, lo deduje por su enunciación. En efecto, terminaba un artículo que yo le había consagrado en febrero de 2008 en "Le NouvelAne" nro 8. "Y bien, es simple: es nuestro Bossuet". Sin embargo, con qué alegría leí algunos años después, en una de sus cartas a Houellebecq, que al joven Bernard le gustaba aislarse en su cabina de madera para recitar a Bossuet. Dicho de otro modo, nuestro frente unido anti Le Pen va de Bossuet a Roberspierre. Mas precisamente la Règle du jeu, su director y su redactora en jefe, mi querida amiga Maria de França, son el centro izquierda socio liberal. Carole, mi hija, es una izquierda de gobierno consternada por la nulidad de la dirección socialista. Christiane Alberti, me parece venir de una izquierda marxista "revisio", como decíamos a la izquierda proletaria, que dejaron sin recursos por la caída comunista. Según mi modo de ver, son todos moderados. me reconozco por ser un extremista nato.
Entre los althusserianos, antes, yo era ya el extremista entre los moderados. Balibar al que admiraba no podía evitar un sentimiento de desconfianza hacia mí. Yo veía bien que no me consideraba como un elemento seguro. ¿Y como no darle la razón? Luego se demostró. Balibar, Duroux, Macherey, Rancière, Villégier, ninguno de ellos según lo que sé, no "hizo" Mayo 68. Badiou lo hizo, pero como miembro del PSU. Si Milner lo hizo, es como yo, conmigo,
respondiendo al llamado que le hice de reunirme en Besançon donde yo era ayudante de filosofía. Dejo de lado el penosos caso del grupo pro chino del cual Althusser era el marionetista oculto.
De hecho, cuando me apasioné por Lacan, que Althusser me había pedido leer y descifrar, arrastré detrás mío a Milner y a Regnault,y a Grosrichard, Fuimos los cuatro el Consejo de dirección de los famosos "cahiers pour l´analyse", Judith actuaba entre bastidores. Duroux marcaba su simpatía. Los otros no sabían a qué atenerse.
Althusser empezó decidiendo consagrar un seminario de un año a Lacan, que debería darse en la calle de Ulm, a partir de enero del 64, su seminario de Saint-Anne. Me di cuenta que notó que mi libido se había despegado de él para ir hacia Lacan. Incluso si dimos curso a la apelación de "lacano althusserianos" el lacano prevalecía irresistiblemente sobre el alto no sirves para nada*. Más tarde, luego de un folleto publicado por Maspéro, Althusser evocó al joven "cachorro del estructuralismo" que se le escapó "entre las piernas". Al leerlo en una librería, no tuve dificultad en reconocerme en esa evocación nada graciosa.
Entonces, estos días hago de extremista entre los liberales. Por supuesto, es un extremista analizado, con mucha experiencia, alisado, pulido, civilizado, con buenas compañías (la mayoría del tiempo), un desengañado, lacanizado hasta los huesos, entendiendo que Lacan era maurassiano a los veinte años.
Justamente Lacan me habló un día -esta certificado - de mi "rebelión de privilegiado", y de lo que yo podría hacer si tomara el ejemplo de su propia rebelión. Lacan también era un extremista y un contrarian, como se dice en ingles. Inmediatamente me sentí como pez en el agua con su discurso. Ser extremista, o más bien el que va hasta el fondo, es compartir con el psicótico el gusto por la lógica. Se va adonde lo lleva el significante, sin tomar en cuenta los pies que se aplastan. De algún modo somos un "anti humanista teórico absoluto", expresión forjada por Althusser. No nos gusta Albert Camus, por ejemplo. No se duda de la existencia de las sublimaciones, pero sabemos que se anclan invariablemente en un objeto llamado a minúscula, "una cochinada", traduce Lacan. Los más puros placeres del alma no están separados de un goce que es del cuerpo, a contrapelo de lo que profesaba un Lamennais, por ejemplo, en su "Ensayo sobre la indiferencia en materia de religión".
Lo releo actualmente, en la edición original que compré hace tiempo porque Lacan habló de él. Edición no muy cara, porque el Ensayo fue el best seller de su tiempo. Madeleine, no la olvido. Pero la actualidad manda. El "tratado de las verdades primeras" del padre Buffier, sj, aparecido en 1724, está en el origen del concepto de "sentido común" al que Lamennais debía dar el brillo que sabemos (o más bien que no sabemos). Es urgente hacer conocer este libro, esta filiación, esta bella tradición intransigente en la cual me mantenía hace mucho Mme Hervieu-Leger, pero finalmente, no es más urgente que el voto del domingo.
Entonces, vuelvo a Macron por el cual votaré el domingo.
¿Quién lo hubiera dicho? ¿Quién lo hubiera creído? Voy a votar a Macron después de haberle dicho a France-Culture, en los intervalos en que me dejaba hablar, que era el espíritu del capitalismo encarnado como nunca lo hubo en Francia. Schumpeter entre los bretones. La destrucción creadora para los Nulos.

Bello como un ángel
Si, el Ángel exterminador.
Continuará
Muchos de mis amigos se apenaron por la manera descortés en que fui tratado por France Culture. No pedí nada. De la nada, me llamaron para decirme que yo era "una Gran Voz" y darme "carta blanca". Pero poco importa. El malentendido existe. No era el que ellos creían, y vice versa. Riámonos: es "El baile en la Opera".
Fue para mí un "instante de ver". De ver cómo Marine Le Pen estaba tan cerca del poder, a la cabeza de su banda de muertos vivos escapados de las alcantarillas adonde los había confinado la Liberación. Porque las filiaciones políticas, existen, Marine Le Pen es una heredera, no solo de su padre, sino a través de él, de la Colaboración, de la Waffen SS, de la OAS. Pero ¿podemos decirlo? Sentí que caía una mordaza sobre mi boca cuando dije que M. Chatillon me había sido presentado como un nazi. Me enteré después que se había difundido recientemente un documental que iba en ese sentido. Pero decir "nazi" en las ondas del servicio público, es como si yo hubiera dicho "pis caca", eso no se hace.
Dicho de otro modo, la famosa "desdiabolización", no es una astucia genial de Marine Le Pen para engañar a su mundo, es todo el mundo mediático que desdiaboliza a brazo partido porque es la forma necesaria para ellos del "vivir juntos". Nada de groserías. Nada de palabras un poco fuertes, vulgares como "nulo", "débil", incluso "pederasta". Estamos en una conversación a la francesa, libamos , somos encantadores, usamos circunloquios, proscribimos los términos malsonantes como en el salón de las Preciosas ridículas o el de las Mujeres sabias. ¡Todo esto es tan francés!
El FN solo tuvo que dejarse llevar por esta corriente de dulzura. Le Pen que no soportaba ese clima emoliente lanzaba de tanto en tanto un pedo verbal, y entonces los marquesitos y marquesitas de los medios se sofocaban, ¡aire! ¡aire! Se ha bajado al patriarca al sótano, se hizo subir a la hija a la escena, y ella sabe comportarse. Estaba ayer a la noche en su mejor forma. Mucho arte. No sería quien es, yo sería el primero en decir que merece desbocarse, y le hicieron llevar un pequeño objeto querido. Y le mostraron una foto de joven donde está encantadora como joven abogada. Se la desdiaboliza, ciertamente, pero no es su privilegio: la radio, la tele desdiabolizan a todo vapor, a todos los niveles, a todos. La desdiabolización es de estructura.
¡Vean! Imaginen a satán mismo candidato. Pondrían una foto de él cuando era un niño.

LOS AMIGOS
INTERVENCION EN EL FORO ANTI-LE PEN por Sylvia Rose

Yo tenía 16 años, él tenía 96.
El era Raymond Aubrac, su verdadero nombreRaymond Samuel.
Fue un grande de la Resistencia. Su mujer Lucia también fue una grande de la Resistencia.
A los 96 años, continuaba yendo a las escuelas y liceos, de clase en clase, para contar a las jóvenes generaciones lo que fueron la Ocupación nazi, el régimen de Vichy, y las acciones de la Resistencia tal como los había vivido.
Fuimos recibidos en su casa mis camaradas del liceo Louis le Grand y yo, en su departamento de la calle de la Glaciere, por la recomendación del escritor
Rolande Causse. Preparábamos el Concurso Nacional de la resistencia y de la deportación, y habíamos querido encontrarnos con uno de aquellos que había trabajado por la liberación de Francia corriendo todos los riesgos.
Nos explicó como entró en la Resistencia.
Encontré mis notas de esa época, lo cito exactamente.
"Había un país golpeado, aplastado, un ejército dominante, arrogante, y un gobierno francés que le lustraba las botas. Consideré insostenible, inadmisible esa situación. Había que hacer algo. Nadie dio una consigna."
Le hice notar al Sr. Aubrac que existió el llamado del general De Gaulle del 18 de junio, y que el día anterior, Charles Tillon, del Partido comunista, lanzó en el sur oeste un llamado a la resistencia "contra el fascismo hitleriano"
Luego fue la manifestación estudiantil en el Arco de Triunfo, delante de la tumba del Soldado desconocido. Un volante circular, copiado a mano. Esto es lo que decía:

¡Estudiante de Francia!

El 11 de noviembre ha quedado para ti como un día de Fiesta nacional

A pesar de la orden de las autoridades opresoras, será un Día de recogimiento.

No asistirás a ninguna clase.

Irás a honrar al Soldado desconocido, 17 30 hs.

El 11 de noviembre de 1918 fue el día de una gran victoria.

El 11 de noviembre de 1940 será la señal de una más grande aún.

Todos los estudiantes son solidarios para que Viva Francia

Copia estas líneas y difúndelas.

Este folleto fue encontrado en el hall de la Facultad de medicina de París, allí donde estudio hoy.
Fue impactante escuchar a Raymond Aubrac, cercano al Partido comunista, decirnos: "Nosotros, en la Resistencia, éramos aristócratas. Nuestra actividad era pelear para salvar el honor. Se toman decisiones de base: ir o no ir, por una presión del entorno, o de la contingencia, pero eso no es todo. No nos contentábamos con responder a nuestra consciencia: la decisión que tomamos, la tomamos en función de lo que somos."
Era la filosofía de Raymond Aubrac : « Cada uno en su vida tiene que tomar algunas decisiones importantes. Incluso si es muy rápido, se las toma en función de los valores en los que se cree. La Resistencia, es igual".
******
Sin embargo, para la gente de mi generación, ¿qué encarna la idea de la Resistencia?
¿Quién encarna la idea de la grandeza de Francia? ¿Quién encarna la idea de luchar en el interés de los franceses y por la libertad del país? Es Marine Le Pen.
Marine Le Pen no es la heredera de la Resistencia. Es la heredera de los enemigos de la Resistencia. Y sin embargo, logra hacer creer lo contrario. Es una gigantesca estafa, y sin embargo funciona, especialmente entre los jóvenes. Les habla de Francia, del amor por Francia, de la soberanía de Francia, les habla de defender a los franceses contra los invasores, agita todo el tiempo la bandera azul blanca roja. Les dice que los Franceses están oprimidos por gobiernos incompetentes, que son maltratados por la llegada de extranjeros, inmigrantes, y que deben rebelarse. ¿Y cómo rebelarse? Votando por ella.
La idea que quieren robar Francia a los franceses seduce. La idea que los franceses deben defenderse de los ladrones de Francia es una idea repugnante, pero logra transformar al elector lepenista en valeroso insurrecto. Un lepenista cree luchar contra los invasores enemigos. Tiene el orgullo del soldado que defiende a la patria, aunque ni siquiera haya hecho el servicio militar. Los nombres de Hitler, Mussolini, Pétain, están a menudo en las conversaciones de gente de mi generación. Pero la segunda guerra mundial, son para nosotros historias de los abuelos o de bisabuelos, páginas de los libros de historia, imágenes en buenos films de acción. No se relaciona con Marine Le Pen y su partido.
Solo se conoce la violencia del mundo de manera virtual, a través de la pantalla que muestra a las víctimas de los atentados. Se dice: " Es impactante!" No llega más lejos.
Queda una mujer con voluntad de hierro que sabe hablar de Francia con pasión, y que pretende luchar por una Francia fuerte. Del sucio pasado del FN, no se sabe nada.

Concluyo:
• Los estudiantes del 11 de noviembre de 1940 muestran el camino a los estudiantes del 2017.
• Los partidos políticos no educaron a la juventud, no hicieron los esfuerzos de Raymond Aubrac.
• Los jóvenes deben dirigirse a los jóvenes para abrirles los ojos sobre la verdadera naturaleza de Marine Le Pen.
18 de abril de 2017 en París

¿PERO DONDE ESTÁ LA JUSTICIA ? por H. S.
Mi amiga H. S. me hizo llegar una carta que me pide que trasmita a Gérard Miller. Le dije que quería publicarla en el Diario éxtimo, la pregunta era saber si firmaba con su nombre o un seudónimo. Eligió firmar con sus iniciales. H es haredi ("ultra ortodoxa"). No la sigo. Solo la cofirmo. Esta letra valdrá entonces como la respuesta que prometí a mi hermano. JAM

Estimado Sr. Gérard Miller:

Leo su indignación, y entiendo la fuerza de su grito de rebelión contra la injusticia que se le hace a Mélenchon al final de la campaña. Gente respetable que usted juzga mal intencionada tiene el mal gusto de recordar palabras "tendenciosas" que JLM emitió en la época inquietante de "la Guerra de Palestina".
No leí ese artículo de François Heilbronn, pero lo he visto circular mucho en la red.
Tengo una dificultad enorme en cliquear en ese tipo de links, (hay una gran cantidad que se parecen) porque me parece muy molesto y completamente contraproducente desacreditar a un candidato con UN término antisemita (incluso si lo era). Esto generalmente tiene como efecto contrario ubicar a los judíos en la posición de usuarios del antisemitismo. Es una posición que rechazo aun mas que el mismo antisemitismo, si es posible.
No voy a detenerme entonces en el contenido de este artículo que no me interesa fundamentalmente, sino sobre su término que encuentro muy incompleto. JLM defiende a la población palestina blanco de las guerras israelíes. Yo también la defiendo, pero en ningún caso en sí. Soy incapaz de identificarme al sufrimiento de una población que sacrifica a sus hijos y sus muy jóvenes hijos para su defensa, aunque fuera incluso para expresar una rebelión frente a un ejército aplastante.
¿Qué clase de persona hay que ser para haber sustituido a su deseo de vivir el de la muerte de los demás (y eso cualquiera sea el motivo)?
Como anticipo de mi crítica, afirmo entonces: en lo sustancial, acuso al Estado Israelí que ataca injustamente a una población muy desvalida, sin por eso defender a esta misma población cuyos valores me parecen indefendibles. En esta población, el valor que se le da a la vida (especialmente de los niños) está subordinada a la de los combates políticos, está igualmente subordinada a valores religiosos que, en nuestros días, son impensables: se mata a homosexuales furtivamente, o incluso a una hermana soltera que mancilló el honor de la familia porque quedó embarazada...
JLM (y usted mismo) defienden a esta población, ¿por qué no? Hay hombres cuya humanidad es tal que sacrificarían a sus candelabros de plata para salvar la dignidad de un Jean Valjean, porque se trata allí de defender la humanidad irreductible que está en él, a pesar de su acto...Bien. Kant no habrá hablado inútilmente. Le pregunto entonces: en nombre de su pulsión tan poderosa para desacreditar lo que le parece injusto, ¿cómo pudo olvidar que en esos días sombríos de "valientes manifestaciones para la defensa del pueblo palestino" también se gritaba "Muerte a los judíos" en los Campos Elíseos?
¿Tiene usted corta la memoria? ¿No es Carole Miller quien recordaba esto en un reportaje difundido últimamente en France 2?
¿En qué están forzosamente implicados los judíos de Francia y del resto del mundo por las acciones del Estado de Israel? ¿Nuestro muy querido Tribuno-Zorro que quiere la justicia del otro lado del Mediterráneo olvidó que primero habría que condenar lo que ocurre entre nosotros, directamente delante de nuestros ojos, en los Campos Elíseos, antes de fustigar la política de Bibi-el-Terror? ¿Lo hizo con el mismo fervor que cuando denunció la injusticia hacia el pueblo palestino?
En esos días, en los Campos, algunos levantaban la bandera amarilla del EI. Tengo aún esas horribles imágenes en la cabeza, era hace no mucho tiempo en un sentido, pero desde un cierto punto de vista, era otra época. Porque todo eso ocurrió antes que Francia se de vuelta en "el 7 de enero y peor".
M. Mélenchon no dijo nada contra esos "Muerte a los judíos" ni contra este horror que se desarrollaba ANTE NUESTROS OJOS: en los Campos, se levantaba la bandera de DAESH con total serenidad. Lo importante entonces, era defender la opresión súbita en Gaza, y sobre todo condenar con virulencia a los autores de esa injusticia...
Fue necesario el 7 de enero, el HiperCasher y el Bataclan, para comprender que algunos de los que defendían a los palestinos son también NUESTROS enemigos, enemigos de Francia. Pero ningún tribuno para recordar que habíamos - tal vez equivocadamente - ensalzado esta manifestación, donde el Estado Islámico (EI) estaba presente, y donde, para defender a los Palestinos por otra parte, se gritaba en nuestra casa, en Francia, "Muerte a los judíos".
Sí, rápidamente se apuraron en olvidar esos sombríos detalles, o al menos despegarlos del contexto; sobre todo después que el EI se transformó en el diablo encarnado. Océanos de páginas y de artículos fueron vertidos en la red para explicar la amplitud de la amenaza simbolizada por esa bandera amarilla con inscripciones incomprensibles. Muy poca gente recordó que esa famosa bandera, la hemos dejado ondear sobre la avenida más hermosa del mundo, enceguecidos por un espíritu de sobre justicia frente a lo que pasa a lo lejos.
Mélenchon no volvió sobre sus dichos, le haría falta más que eso a un político, cualquiera sea,para reconocer que sus palabras son "ofensivas" (para retomar el adjetivo clave de la emisión de esta mañana en France-Culture), e injustamente calibradas frente a un acontecimiento multifacético. Pero usted, Sr Miller que se toma el trabajo de volver sobre ellos para defenderlo contra la gente malintencionada que trata de impedir su acceso a la segunda vuelta, usted hubiera podido hacerlo.
A falta de una cierta justicia en el discurso, no hay que lloriquear si JLM es atacado equivocadamente sobre sus intenciones antisemitas, intenciones sin embargo no muy "casher", puesto que usted necesita más de 10 renglones para defenderlo...
Personalmente, lloro por el hecho que los judíos aun utilicen este último argumento para desacreditar a ese pésimo candidato que es tan fácil de criticar de muchas otras formas! Utilizan un arma que no puede más que volverse contra ellos, y es una lástima.
Deploro también que su sentido de la justicia sea tan poco cuidadoso como el del Tribuno-que-de-todos-modos-hay-que-defender...
HS
H.S.
Viernes 21 de abril de 2017
*Alto no sirves para nada: homofónico con Althusser(halt tu ne sers a rien)

Traducción: Silvia Baudini