Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
19-06-2017
Crónica del Año Cero

París,19 de junio de 2017

LA PRENSA: Hace días que no leo nada de la prensa; el tiempo que yo habría consagrado a ese placer se fue en la preocupación por el Campo Freudiano. Abogando por una suerte de psicoanalista ciudadano, yo mismo no sirvo de ejemplo. El domingo pude picotear aquí y allá.

THERESA MAY sufrió un revés en las últimas elecciones. A este respecto, Fintan O'Toole, cronista de TheIrish Times, toma el pelo a los ingleses (los ingleses estrictamente hablando, no los británicos) en el New York Timesdel fin de semana: "Are the English fittogovernethemselves?".Estigmatiza el nacionalismo inglés como "incoherent, inarticulate and immature". Esta corriente estaba allí desde siempre, dice, pero subterránea, al estar disimulada por dos poderosos edificios, el Imperio británico y el Reino Unido. Ahora que el Imperio no está y que Escocia y el Ulster amenazan con largarse, "English nationalism has flooded to the surface with great destructive forcé". En el parlamento, el gobierno de Teresa May dependerá de los votos del Democratic Unionist Party, que es "like a ghost from Britain's past: tribally sectarian, animated by flag-waving chauvinism and militantly Protestant (which, according to its theology, mean sopposing same-sex marriage and abortion and favoring the teaching of creationism in schools".

En Le Figaro magazine, Alexandre Devecchio interpreta el deseo de MICHEL ONFRAY: "Durante las últimas legislativas, las categorías populares, huérfanas, se refugiaron en la abstención. Como en el año 494 a.C., durante la Secesión de los plebeyos, cuando los ciudadanos pobres de Roma dejaron la ciudad y se retiraron a la colina del Aventino. Luego de eso, fueron creados los tribunos de la plebe, encargados de defender al pueblo. En la Francia de los vencedores, no hay político que represente a los humildes, que comparta las cóleras y que cure las heridas de la Francia silenciosa. Onfray querría ser el altavoz de esa Francia".

La analogía histórica me parece oportuna. Sólo subrayo que Le Figaro quizá tenía menos simpatía por ese tribunado cuando era ejercido por un Partido Comunista capaz de constituir contra sociedad. El hedonista de Caen también creó su contra sociedad en su provincia, pero sólo es estrambótica. Dicho esto, el tribunado es un órgano en pleno ejercicio del poder que él contextúa. Esto es lo picante de la respuesta que me daba Lacan en "Televisión": "cargar con la miseria, como usted dice, es entrar en el discurso que la condiciona, aunque más no sea a título de protesta" (Otros escritos, p. 543).

En la misma revista, ÉRIC ZEMMOUR subraya que el debate público fue sesgado por los medios: "Los temas que interesan a la Francia periférica fueron cuidadosamente ignorados, ocultados, desdeñados [el ritmo ternario es bien visto, sin duda, entre los editorialistas]. No se habló de inmigración, de islam, de laicidad.Sobre todo, no se habló de identidad de Francia. Menos aún de las olas de migrantes que en este momento rompen contra las costas italianas".Esto es justo, a condición de destacar también que los medios hicieron la vista gorda sobre la filiación del Front national, de tal modo que contribuyeron poderosamente a su desdemonización. El tema antifascista sólo reapareció al final de la campaña.

"El bloque burgués favorable a la mundialización, a la 'apertura' y a Europa que eligió a Macron, recuperó el dominio total del debate ideológico y político". En suma, Zemmour es, como Onfray, candidato a ser tribuno de la plebe.

In fineretoma la tesis que ya había presentado la semana pasada: "Otra vez más, el momento Macron nos devuelve al de 1830, cuando el sufragio universal era rechazado por burgueses que desconfiaban de las 'clases peligrosas'. Enriquézcanse, les aconsejaba Guizot". Sí, Zemmourpiensa en el libro –notable, debo decir– de Pierre Rosanvallonsobre El momento Guizot. Macron ya lanzó su "Enriquézcanse". Fue el 7 de enero pasado en Les Échos, y de inmediato la frase dio que hablar: "Hacen falta jóvenes franceses que tengan ganas de convertirse en multimillonarios".

¿Macron? Este hombre tiene algo de Louis-Philippe. Consideran vacío su discurso: de hecho, es color Término-Medio. Lógicamente, hay que preguntarse: ¿para cuándo la masacre de la calle Transnonain? Mutatis mutandis, podría ser en ocasión de la reforma del Código laboral, pero es un poco pronto. Hubo que esperar cuatro años después de 1830 para que el poder estuviera en condiciones de reprimir y derrumbar de una buena vez los movimientos populares. ¿Y quién será el Daumierdel "momento Macron"?

Confiando en conversaciones que tuve con Foucault cuando lo acompañaba a husmear en los archivos del Fonds Charcot en el hospital de la Pitié-Salpêtrière, puedo decir que él, que tan bien reconstituyó la instalación de las "disciplinas" bajo Louis-Philippe, conservaba también mucha admiración por la amplitud y lucidez del trabajo administrativo consumado por la Monarquía de Julio, que completaba lo que había iniciado Bonaparte Primer Cónsul.

La ambición no mediocre del joven presidente es, sin duda, ésa: colocar las bases políticas, institucionales y administrativas de la Francia del siglo XXI. Es cierto que "el querido y viejo país" no podría satisfacerse con una inyección de Botox. Necesita recuperar la salud para adquirir un lugar honorable en la mundialización. Ésta, como el complot para proporcionarle elites extraterritoriales, es la consecuencia del discurso universalizante de la ciencia. Los nostálgicos del "mundo que perdimos" (Peter Laslett) no tienen salida, salvo que cifren sus esperanzas en el Katechon cuyo nombre y noción Carl Schmitt tomó de san Pablo, "el elemento retardador", el freno, que obstaculiza el advenimiento del Anticristo.

Como buen stendhaliano, comparto los sentimientos que en setiembre de 2016 Emmanuel Macron refería en el seminario Challenges: "Tengo mucha admiración por el Código Civil que ha sido realizado por un atelaje de monárquicos, de revolucionarios moderados y de bonapartistas". Pero también comparto los sentimientos de Stendhal para con la Monarquía de Julio (véase Lucien Leuwen).

Elisabeth Lévy me había asesinado [assassiné]o vilipendiado[assaisonné]al final de su editorial del mes pasado. Tuvo la malicia de desplegar este mes la alfombra roja de su revista mensual, Causeur, ante los pasos de JEAN-CLAUDE MILNER, saludado como el poseedor de un "pensamiento complejo"; la cabeza y la mano de éste, en una pose a la vez dubitativa y altiva, son fotografiadas a página completa, mientras que la entrevista propiamente dicha ocupa cinco. Conclusión del intercambio:

"Causeur: Concluyamos esta entrevista mediante una pregunta algo maliciosa. Nos sorprendió verlo en esos cenáculos antifascistas que llamaban a votar a Macron cuanto todo el mundo sabía que él iba a ganar…

Milner: Quise reaccionar a lo que noté como una deriva grave de parte de Marine Le Pen acerca de la relación entre derechos del hombre y derechos del ciudadano. Soy un miembro de la pequeña burguesía intelectual que habla a miembros de la burguesía intelectual. Me pareció importante porque esta clase social tuvo un papel político decisivo en la historia política de Francia: en especial, aportó el anticolonialismo, con Sartre o Fanon. Y me impacta la afonía que afecta progresivamente a la pequeña burguesía intelectual desde 1981. La elección de Mitterrand la dejó prácticamente afásica, porque estaba en el poder. Consideré que no había que dejar pasar esta ocasión. Por lo demás, todo lo que usted dice es cierto: cuando la gente no habló durante mucho tiempo, ¡su primera palabra es muy ronca!".

G. Lenôtre había sido celebrado en vida como "el papa de la anécdota". El momento Macron ya tiene su papisa: es la seductora periodista rubia llamada Anne Fulda, de Le Figaro, quien –como es de público conocimiento– había consolado a Nicolas Sarkozy durante una de las escapadas de Cécilia. Su Emmanuel Macron, un jeunehomme si parfait [Emmanuel Macron, un joven tan perfecto] (Plon) es lo mejor del género, al igual que su retrato del presidente, siempre en Le Figaro magazine. Escojo dos pasajes. El gran rabino de Francia, Haïm Korsia, acerca de Macron: "Tiene esa juventud, ese ardor, esa confianza que tenía Bonaparte cuando llegó luego del Antiguo Régimen y la Revolución". Macron acerca de su abuela: "Me amó de manera incondicional. Tuve una suerte inaudita, eso da una inmensa confianza en uno mismo, una libertad increíble, pero de igual modo obliga. Siempre llevo eso incrustado en el cuerpo. Esa idea de que la libertad que yo me concedía por medio de mi acción, me obligaba (carraspea) a actual bien".

Paro con Le Figaro magazine, que en la actualidad me parece el mejor de los semanarios. Está hecho con economía, con un equipo de cronistas, pero son brillantes.

Ahora que está in articulo mortis, Marianne mejora. JACQUES JULLIARD lanza una merecida reprensión a la izquierda, como hombre de izquierda. Nada que ver con las diatribas llenas de odio de Onfray, quien es un anarquista de derecha que se cree de izquierda. Julliardescribe: "La derrota de la izquierda no es una derrota política, es una derrota intelectual. […]Hace medio siglo que dejó de pensar". Él habla de "coma cerebral". Dice que ella sustituyó la "crítica social", que supo practicar en el siglo XIX, por "un inmovilismo de ricachón, un moralismo de dama de caridad, y una desenvoltura de burgués bohemio gozador".La invita a correr riesgos, ya que "pensar es correr riesgos".

Traducción: Gerardo Arenas

AMAZON compra Whole Foods y distribuirá desde ahora libros y comida, nos dice Le Monde Eco. La conquista del mundo por Jeff Bezos está destinada a arruinar el comercio de proximidad tal como aún lo conocemos. Es que ahora vivimos en un espacio que no es más métrico sino topológico. ¡Ah ! que nos devuelvan el maravilloso Jardin d'Andrew Marvell ! Y nuestros Holzwege! Los «caminos que no llevan a ninguna parte", traduce François Fédier. Sí, pero, justamente, llevan a alguna parte, esos caminos: derecho a Heil Hitler !No quiero decir que la modernidad, no sea jojo, lo que no impide que haya algo podrido en la anti-modernidad. Evidentemente, siendo judío, ni siquiera, según los Cahiers noirs (Cuadernos negros), de In-der-Welt-sein, puedo saber.

Tengo acceso a la prensa alemana por Courrier International (Correo Internacional).Ahí se lee un artículo del « journal intellectuel du libéralisme de gauche»(diario intelectual del liberalismo de izquierda), la SZ, Süddeutsche Zeitung. Christian Wernicke quisiera que Macron gobierne a la alemana « acordándole a la Asamblea nacional un derecho de control mayor sobre el gobierno. Pero por otro lado, si él se comporta como de Gaulle, el nuevo devendrá muy rápido un hombre del pasado ». En SZ, se sabe el sentido de la historia, y se sabe que la felicidad de los franceses exige que se les instile una dosis de germanismo. Buscaré una entrevista de Peter Sloterdijk que salió en Le Monde, en donde el brillante filósofo dice lo mismo: Franceses, un esfuerzo más para ser Alemanes!

Miembro de la asociación de los Amigos de ROBESPIERRE, recibo su boletín trimestral. Este trimestre, es el n°100. El 24 y 25 de noviembre habrá un Coloquio internacional en Arras, titulado « Revolución, Robespierre, República ». No podré estar, lo lamento, porque debo dar la preferencia a las Jornadas de otra asociación de la cual soy miembro también, l´ Ecole de la Cause freudienne.

La prensa de este lunes a la mañana está invadida por el bla-bla sobre el triunfo macroniano en las legislativas, sin embargo « empañado » – el adjetivo esta por todos lados – por la abstención. La newsletter del Crif hace excepción, se indigna de la focalización de las Naciones Unidas sobre los pecados de ISRAEL.

Marc Knobel escribe: « No se puede esperar nada de los países más retrógrados del planeta, las peores dictaduras, los países que se destacan por maltratar las minorías, esclavizar a las mujeres, encarcelar a los homosexuales, amordazar la libertad de expresión, amenazar y algunos de ellos masacrar a su propio pueblo. Sin embargo, ellos son los que sistemáticamente van a la carga sólo contra Israel y este descaro da naúseas. Con justeza Hillel Neuer, el director general de UN Watch, resume en estos términos la situación: "El asalto desproporcionado de la O.N.U. contra el Estado hebreo socava la credibilidad institucional de lo que es un órgano internacional imparcial. La politización y la selectividad arruinan su misión original, y corroen la promesa de la Carta de la O.N.U. concerniendo la igualdad de tratamiento de todas las naciones, grandes y pequeñas". »

Una asociación de ideas me conduce a consultar The Electronic Intifada (La Intifada Electrónica). Ahí, se indigna de las maniobras del lobby del Laborismo israelí para relanzar su campaña anti-CORBYN. El blog describe además le hostigamiento del que se quejan los estudiantes de la Irvine, aquella a la que Derrida ha legado una parte de sus archivos, la parte de los soldados israelíes. Palestine Briefing pone el proyector sobre MARWAN BARGHOUTHI, la esperanza del movimiento palestino, preso desde hace años en Israel : « Barghouthi cree que el gobierno Israelí está usando la distracción de Trump, Syria y el conflicto Fatah-Hamas para comprometer en una guerra de un solo lado (in a one-sided war) contra los prisioneros Palestinos. A pesar de los intentos de disuadirlo, Barghouthi, que tiene 57 años, cree que él tiene la responsabilidad de resistir las medidas represivas contra aquellos que no tienen protección. Cientos de prisioneros harán la huelga de hambre junto a él. »

Da placer, porque no decirlo, leer en la primera página del NYT de este lunes el siguiente título « CON U.S. RETIRADA, E.U. EN MARCHA ».El artículo de alto tono, es de Sylvie Kaufmann, directora editorial de le Monde y Escritor Contribuyente del diario americano. « Nueva autoconfianza se está apoderando entre los Europeos continentales, alimentada por la fe refrescada en sus electorados. » NB: el autor no dice que la people (gente) retoman confianza en si-mismos, sino que los Europeos retoman confianza en sus electorados, lo que parece implicar que estos Europeos son los dirigentes de esta(gente) people. Se piensa en el dicho famoso de Brecht :aquí, el partido está contento con el pueblo, inútil cambiarlo. Le Corriere della Sera está en la misma longitud de onda : « Nace la Francia de los "debuttanti" (novatos)». En su correspondencia parisina, Stefano Montefiori cita NKM : « No hay nada más noble que defender las ideas con libertad ». Querida NKM !Afilado análisis histórico de Sergio Romano sobre « EL SINDROMA BONAPARTISTA » de los Franceses y su inclinación a hacer la revolución. Cuenta cuatro: 1789, 1830, 1848, 1870; mas :el affaire Dreyfus, la manifestación antiparlamentaria del 6 febrero de 1934, el putsch de los genérales durante la guerra de Algeria (del 21 abril de 1961 ; pero y que es del 13 de mayo de 1958?), las barricadas de mayo del 68.

« Casi siempre, escribe Romero, en estas circunstancias, el país atraído por la revolución de repente tiene miedo y recurre a una persona que le ponga freno a sus pasiones y les restituya aquellos placeres burgueses que, no menos importantes que el espíritu revolucionario perteneces a su carácter . » La elección de Macron se explicaría por el temor del vacío creado por la desaparición de algunos grandes partidos, el terrorismo islamista, la crisis económica, el gran desorden del mundo y « la incógnita representada por la derecha nacional-populista ». En una Europa siempre mas interdependiente, la inversión de los Franceses en la persona de Macron es « también necesariamente la nuestra ».

En La República, Bernardo Valli titula: « El monarca republicano ». Pero se interrogatambién sobre su cualidad de « presidente-filosofo », colaborador de la revista Esprit. Cita una entrevista de Macronal NYT en 2004, donde éste explicaba que « para sobrevivir al microcosmo político parisino se dedicó MACHIAVELLO».

Aunque se diga « periódico global », El País da menos lugar que los diarios italianos a la elección francesa. Editorial muy acordado, que se termina con un llamado a los « socios de la UE » : « deben cerrar filas en torno al nuevo aliento europeísta de Paris ». Libé :Joffrin analiza finamente la elección inicial (original ?) del macronismo: « Para los macronistas aparece la tentación de derechizar su política para neutralizar sus principales oponentes. » Han tomado « unaopción conservadora sobre los tres dossiers importantes que son el estado de urgencia, la reforma del código del trabajo y la educación. » Resultado previsible: la parte de la base política macroniana que viene de la izquierda se separará. IZQUIERDA PRIMEROS CORNUDOS, en suma.

En L'Opinion, Eric Le Boucher ubica la barra muy alto: él quiere para el mundo « PAX MACRONICA ». Escribe: « Se le hará una estatua de bronce no por haber "despejado" rápido sino con tan poco mal a una clase política mediocre como una armada de mercenarios a quienes no se les pagó, pero por haber restablecido en Europa y en el mundo el orden de la razón de las Luces. » Es más fácil decirlo que hacerlo.

El « quotidien libéral » no se siente más. La Humanidad, por el contrario, ve todo negro: « Triste épilogo». Teniendo en cuenta la abstención, Macron debuta «bajo auspicios bien tristes». El PCF se presenta en defensa de los «intereses populares» en concierto con Mélenchon, que promete no ceder sin lucha «un metro del terreno del derecho social ». Ustedes han leído bien: no promete no ceder un metro de terreno, sino, no cederlo sin lucha. Matiz. Por otro lado, La Huma reprocha a Mélenchonsu « estrategia hegemónica ».

Le Monde, solo bajo la pluma de Françoise Fressoz, no da más que una descripción formal de la Asamblea: los dos partidos de gobierno en ruina cada uno en su estilo y los dos extremos delegando sus bocas tribunicias, Marine y Mélenchon. ¿Le Figaro lo hace mejor? Sí y de lejos.

Primero, a diferencia del Monde, donde los oficiales son mudos, el director de las redacciones, Alexis Brézet, firma una editorial precisa y tónica. «El resultado es asombroso. » Aquí no se juega a la profecía del pasado, estilo : « Macron, había ganado de antemano», sino que se detalla la coyuntura« increíblemente favorable » al presidente : « una gran parte de los medios está culturalmente cercano a la mezcla de liberalismo económico y de progresismo social que él ha profesado durante la campaña ; para los medios económicos, su elección es una bendición ; el beneficia de un prejuicio favorable en la alta administración de donde él mismo ha surgido ».

El análisis de la abstención es el mejor que he leído: « la adhesión popular » falta; en su lugar , « UN CONSENTIMIENTO TÁCITO, expresado bajo el modo "Démosle su oportunidad" » ; la Francia zemmouriana (esta expresión es mía) « se mantiene al margen del entusiasmo de las "élites" » y « se ha retirado sobre su Aventin » (ah ! esta referencia es entonces común a la redacción del Figaro). Un último« salvedad» : « Porque las "cámaras desconocidas" terminan mal. »

M. Brézet es un pez gordo, y su Figaro no tiene nada que ver con aquel, tan decrépito, que gobernaba M. Mougeotte. El tiempo me falta para hacer un truco a todo lo que merecería este número del lunes, la crónicade NicolasBaverez, el mejor heredero de Raymond Aron, en la tribuna de Gilles-William Goldnadel, el abogado sionista de choque. Y además uno se entera de que Pascal nació un 19 de junio!Lo guardé para el finalLa Croix. « Trompe-l'œil (ilusión óptica», tal es el título de la editorial de Jean - Christophe Ploquin, que se termina por una firme invitación al presidente a «cuidar en permanencia a la concertación (…) con los representantes de las religiones… » Los tres puntitos son de M. Ploquin. Valen un largo discurso. Es un « ¡A BUEN ENTENDEDOR POCAS PALABRAS BASTAN ! » que dirige al jefe deEstado unajerarquíaeclesiástica que, por no haber estado en medida de elegir entre Marine y Macron, no afirma menos su intención de contrariar los avances sociales que se anuncian. El informe del Comité de ética sobre el PMA y el GPA está previsto para el martes en ocho dias. En el programa de las próximas semanas: la Manif pour tous (la Manifestación para todos), el Gran Retorno. A las armas, Sens commun (Sentido común) !

LA ILUSTRACIÓN
por Wikipédia

En abril de 1834, Honoré Daumier creó una litografía. Se trata de la veinticuatroava y última plancha de la Asociación Mensual. Esta litografía es una de las obras maestras de Daumier, a menudo tomada por una de las primeras manifestaciones del realismo. Este grabado esuna de las obras mayores de la historia de la estampa del siglo XIX. Daumier demuestra a la vez la potencia de su estilo y sus convicciones políticasdenunciando la represión policial. Los ocupantes del (barrio) 12, de la calle Transnonain, cuya casa estaba situada al lado de una barricada, fueron masacrados sin distinción porun tiro que había sido disparado de uno de los pisos en dirección de un oficial: los soldados penetraron en la casa y mataron a doce habitantes hirieron a muchos otros (hombres,ancianos, mujeres, niños). Este grabado es la constatación dela muerte hecha por Daumier en el interior de una habitación con la cama desecha, donde el hombre al caer de la cama aplasta un bebé bajo su peso, mientras que se percibe en primer plano de manera fragmentaria la cara de un hombre viejo, él también muerto.En su explicación, Charles Philipondeja libre curso a la indignación suscitada por « la carnicería de la calle Transnonain », mientras que Daumier se mantiene en la« cosa vista», de suerte que la plancha no puede ser captada (pero Louis-Philippe hace buscar y destruir los ejemplares disponibles en el mercado) : « esta litografía es horrible a ver, horrible como la acción espantosa que retrata ». Ante la ausencia de polémica en la litografía de Daumier, simple connotación de la verdad, la censura no puede hacer nada. La plancha entonces fue publicada y expuesta en lo de Aubert, pasaje Véro-Dodat, donde tuvo un gran suceso. El gobierno fue enseguida a incautar las pruebas y la piedra. « Para nada es una caricatura, no es una carga, es una página sangrienta de nuestra historia moderna », notaba Philipon en el comentario de la plancha. Baudelaire iba en el mismo sentido algunos años más tarde: « No es precisamente la caricatura, es la historia de la terrible y trivial realidad». De caricaturista, Daumier se elevó al rango de pintor de historia en negro y blanco, y se adelantó a la corriente realista en la pintura

 

Traducción: Marcela Errecondo