APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Publicaciones
On line

Virtualia
Entrelibros
Cuatro+Uno
El Caldero Online
Lacan Quotidien | Lacan Cotidiano
e-textos
Otras publicaciones on line
Dossier sobre la Comisión de Garantía de la AMP
Jacques-Alain Miller on line
 
Entrevista de actualidad 26

Dominique Holvoet: Sobre el pase a la entrada
Sylvie Ullmann: EPOC
E. Cristelli-Maillard: Familia en peligro
Martes 2 de diciembre de 2008

EDITORIAL
Basta consultar el site de la ECF para constatar el lugar desproporcionado que en el mismo ocupa el psicoanálisis aplicado y la multiplicación de referencias al CPCT-Chabrol. La famosa pregunta me vuelve a la memoria: "Quosque tandem..." ¿Hasta cuándo...? Jacques-Alain Miller

DOMINIQUE HOLVOET: Sobre el pase a la entrada
Querido Jacques-Alain Miller,

Leí, en sus entrevistas de actualidad, su decepción por el hecho de que el pase a la entrada no había podido mostrar toda su capacidad, en la época en que fue introducido y que la experiencia requirió ser suspendida. Aunque muy joven, en ese momento, entré en la Escuela por este procedimiento, que completé con gran entusiasmo y determinación. La respuesta del Cartel fue que el análisis debería ahora completarse en un "más allá del Edipo". El plano de las identificaciones así atravesado, fui admitida en la Ecole de la Cause Freudienne, y los efectos de esa admisión fueron inmediatos: segundo período de análisis, supervisión de la práctica y reafirmación del deseo. Verificar que el análisis alcanzara ese punto, por el pase a la entrada, al mismo tiempo en que evalúa el gusto por el estudio del candidato, es el doble movimiento que usted propone para un nuevo procedimiento de entrada en la Escuela. Voto a favor!

El atravesamiento del plano de las identificaciones aparece como el initium necesario pero no suficiente, de un recorrido analítico en curso, y verificable como tal. Es lo que usted sitúa en el comienzo del ejercicio del psicoanálisis: privarse del arma de la identificación. "El poder del discurso analítico procede de todo aquello que el analista no hace. Lo esencial de la formación del analista consiste en aprender a no servirse del poder que le otorga la situación de lenguaje, instituida por la demanda del sujeto que sufre" (Entrevistas de actualidad Nº 14).

Me gustaría destacar en ese contexto de debate que agita con alegría nuestra Escuela, que esta condición necesaria pero no suficiente, está en el fundamento del trabajo de las Instituciones que usted ha reunido bajo la sigla RI³. Lo que procede de la Práctica a varios encuentra su fundamento en el movimiento de desidentificación al cual está invitado el practicante, desde sus primeros pasos. De esta forma, Antenne 110 definió su acción como basada en el psicoanálisis sin prescindir. El Courtil escogió denominar a sus practicantes con el término genérico de intervinientes, para romper con la identificación al psicólogo, al educador, o al especialista. Al psicoanalista, jamás pensamos! En Nonette es en tanto éxtimo que el psicoanalista interviene, transmitiendo a los miembros de los equipos un lazo íntimo al psicoanálisis. Así, en el RI³, con sus instituciones asociadas, se instaló un estado de ánimo, un ambiente hecho de respeto, en relación al psicoanálisis.

Es para nosotros una referencia de trabajo edificante, un campo de investigación permanente y, principalmente, una ética que usted formuló como tal, en su Clínica Irónica: "frente al loco, al delirante, no te olvides de quién eres, de que tu fuiste analizante y que tú también hablabas de lo que no existe".

En las instituciones del RI³, el psicoanálisis es siempre éxtimo a la institución. De eso soy testimonio, porque cerca de 30 años después, esas instituciones, y muchas otras con ellas, actualmente, conservan intacta y viva su relación con el psicoanálisis. La receta: el gusto por los estudios, transmitido por años en los que no se cedió frente al estudio de textos difíciles; ningún lugar para la identificación a lo "psi"; el dedo apuntando en dirección a la Escuela y sus alrededores, como lugar de formación; el análisis personal como previo a cualquier responsabilidad asumida. De este modo, el psicoanálisis no es allí un hecho establecido, sino una experiencia. La de cada uno como la de un colectivo que funciona según su teoría de Turín.

De esta manera, la aplicación del psicoanálisis aplicado a la terapéutica puede encontrar su asiento teniendo a su lado solo analizantes esclarecidos y algunos otros. ¡El efecto de formación se mide a la fuerza 3!

Le agradezco, querido Jacques-Alain Miller, no ceder respecto al pase.

Tournai, 23 de noviembre de 2008

SYLVIE ULLMANN: L’EPOC
L’EPOC, Espacio Psicoanalítico de Orientación y de Consultas, fue creado en enero de 2005. En aquél tiempo, el equipo estaba formado por catorce practicantes, orientados por el psicoanálisis. Ellos eran psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas. Algunos miembros de la Escuela, y otros miembros de L’Envers de Paris. Se agregaron varios intervinientes, animando ciertos ateliers que nosotros armamos, así como una asistente social. Ellos compartían la misma orientación. Nuestro trabajo de reflexión clínica y teórica está acompañado por una reunión mensual con un analista miembro de la Ecole de la Cause Freudienne.

Un espacio abierto sobre la ciudad
La actividad del primer espacio de recibimiento y de acompañamiento comenzó en junio de 2005, en el distrito 19º, de Paris. Nuestro crecimiento fue muy rápido, debido a un gran acompañamiento, tejido notablemente, por numerosos encuentros con los equipos de las estructuras parisinas del campo social, de la inserción y de la red de atención. Desarrollamos tres modalidades de recepción que nos parecen complementarias:
1) La recepción individual con o sin hora fijada.
2) La recepción en pequeño grupo o en un atelier individual (ateliers con objetivo terapéutico)
3) La recepción o la supervisión de profesionales.

Para tal cosa, la recepción comienza para nosotros desde el primer contacto telefónico, al cual estamos atentos. La asociación funciona de lunes a domingo, de 9 a 19.

En plena calle, ese dispositivo inédito, abierto durante la semana y el fin de semana, propone una acogida fácil y rápida, confidencial y gratuita, con o sin hora fijada, y sin condición previa; pero también ateliers lúdicos y de creación con objetivo terapéutico. Cada sujeto puede usar el tiempo que necesita. Se trata de una estructura de proximidad, pero no sectorizada, neutra, leve, informal. Segura, no estigmatizante y no segregativa, que propone una acogida atenta, un seguimiento, una presencia, un funcionamiento ágil, una disponibilidad. Un acompañamiento terapéutico que favorece el entramado de un lazo social nuevo, y modos de apaciguamiento. No se ofrece tratamiento medicamentoso.

Recibimos jóvenes y adultos con sufrimiento psíquico y social, en ruptura con el lazo social, en situación de precariedad. Aseguramos también supervisiones de equipos del sector social.

Utilidad social
Respecto al año 2008, a fines de noviembre, ya habíamos recibido 540 pacientes y 110 personas participaron de los ateliers. Cerca de 90 estructuras de Paris y de los suburbios nos derivaron personas durante el año, sin hablar del boca a boca que no para de crecer. L’EPOC forma parte del dispositivo territorial existente. La prefectura del distrito 19º da soporte a nuestras acciones desde 2005. Yo participo del Consejo de saludo del 19º, que se desarrolla en la prefectura, del Consejo de salud mental del distrito y de otras instancias. Esta inscripción in loco y en la ciudad tiene que ver, también, con mi deseo de inscribir, de esta manera, nuestra asociación.

Dos espacios
En febrero de 2008, abrimos un segundo espacio de acogimiento, en el sector "Política de la ciudad" del distrito 19º. Esto demandó una redistribución del equipo e implicó tareas suplementarias, notablemente la creación de cargos rentados (3 de tiempo completo: 1 puesto de dirección, 4 psicólogos rentados, 1 encargado de la recepción y de la secretaría, muchos intervinientes para los ateliers). Se creó un puesto de dirección, que yo asumí, habiendo para eso corrido el riesgo de dejar mi empleo. En lo que a mí respecta, L’EPOC toma casi todo mi tiempo, siete días por semana. Allí, encuentro ciertos propósitos leídos en sus Entrevistas de actualidad, destacadamente, las de Daniela Fernández. La diferencia es que yo asumo sola la mayor parte de las atribuciones y que los intervinientes, voluntarios o rentados, no son sobrecargados por lo institucional, por la búsqueda de subvenciones, etc. Para ellos, es la clínica la que tiene primacía. Ellos solo tienen que transmitir ciertos elementos, y dos informes de actividad por año.

Reuniones clínicas y trabajo teórico
Nuestras reuniones de equipo, de trabajo clínico y teórico están, por lo tanto, consagradas a la clínica y a la discusión en torno a los textos clínicos producidos cada mes. Ellas sirven, también, para preparar la Jornada de intercambios y de estudio anual, que organizamos en la Prefectura del distrito 19º. El año pasado, 250 profesionales de Paris y del suburbio, participaron de ello (protagonistas de lo social, de la inserción y de la red de atención). "Desinserción y lazo social, Clínica actual en la Ciudad", la Jornada del 9 de diciembre próximo, ya tiene muchos inscriptos. Esta diversidad de colaboraciones y ese trabajo de campo son mi fuerza motora, y fue así que desee desarrollar el EPOC. Este anclaje en la ciudad da visibilidad a nuestra orientación de trabajo.

Subvenciones
L’ EPOC comenzó sin ningún financiamiento, solo el deseo de intervenir, de actuar en la ciudad, marcó su prosecución. Rápidamente obtuvimos financiamientos (Prefectura de Paris (DASES) - ACSE - DASS - GRSP - Consejo Regional). Esos financiamientos aumentan porque nuestro presupuesto aumenta, pero no me siento obligada a por los que financian. Nuestra situación, en el plano financiero, continúa precaria, por el hecho de que los financiamientos son anuales.

Continuación
Deseo solo que L’EPOC siga su camino, y que los intervinientes voluntarios, y otros, actualmente rentados, que se comprometieron, estén siempre animados por lo que se inventa allí, para que las personas que recibimos, siempre muy numerosas, puedan encontrar una salida a sus impasses, puedan elaborar sus propias soluciones. Es una práctica rigurosa y hecha también de modo simplificado, para favorecer un anudamiento nuevo, a fin de encontrar una salida viable para el sujeto.

Sylvie Ullmann es fundadora y directora general.

ESTER CRISTELLI-MAILLARD: SOS Familia en peligro
Recibo pacientes en el SOS Familia en peligro desde su fundación en 1984. [1]

Los practicantes son todos rentados, psicólogos, analistas en formación de diversas orientaciones. Las consultas son gratuitas: se puede llamar por teléfono, antes de combinar un horario. El anonimato está permitido a los que no desean ser nombrados. El sujeto puede contactar a un practicante sin preámbulos.

El tiempo de las entrevistas y del acompañamiento es de responsabilidad de cada practicante. Antes del acompañamiento, por un practicante, cinco entrevistas preliminares están a cargo de aquél. Todo ese conjunto es llamado "facilidad" del encuadramiento institucional.

Hice una supervisión regular, de esta práctica, con un analista de la ECF, y presenté casos de esa práctica en el ámbito de la Sección Clínica.

Ese servicio facilita un primer encuentro con un practicante, a pacientes que de otro modo no habrían consultado. La clínica es muy diversa, tanto desde el punto de vista de las patologías clínicas (neurosis y psicosis) como del medio social de los pacientes.

Recibimos también sujetos que se encuentran frente a una "ineficacia" duradera de sus análisis… o de sus acompañamientos terapéuticos. Algunas veces, sujetos, bien insertos socialmente, solicitan encontrar un psicólogo. Sujetos que no podían, por razones personales, dirigir una demanda a un practicante fuera de una institución o de una consulta gratuita. Los consultantes se sirven del lugar y de los practicantes de manera atípica, en relación a las "situaciones previstas" en otros establecimientos públicos tradicionales para consultas, tales como el CMPP o CMP, etcétera.

Ser clasificado fuera de los espacios psicoterapéuticos era una ventaja, a mi modo de ver. Ese servicio dejó un margen de independencia para un tratamiento psicoanalítico. Eso no funciona sin una articulación a la práctica analítica situada en el puesto de comando.

Creo que la referencia hecha al psicoanálisis es la razón del "éxito" de la propuesta institucional. La presencia en ese servicio de psicólogos, analistas en formación, era menos evidente hace 20 años. El SOS Familia en peligro está puesto en cuestión, en el medio "psi" como un lugar sospechado: inicialmente, en razón de su nombre, pero principalmente por el hecho de que se propone a una práctica analítica fuera del dispositivo standard. Eso provocó, al principio, un análisis del proyecto de la institución, análisis que fue una preocupación constante de todos los practicantes.

Algunas manifestaciones clínicas son inducidas por el propio lugar. Alguna vez, un paciente puede decir: "vengo a verlo porque no me gustan los psis", sabiendo que se dirige a un "psi". Para el practicante lo que cuenta es lo que él puede decirle. Qué fue lo que lo atrajo en ese espacio?

Diversas cuestiones dicen respecto al "anonimato" y la "gratuidad". Por ejemplo: ¿cómo tratar la tensión entre la oferta de la institución y una práctica de orientación lacaniana? ¿El anonimato alimentaría la irresponsabilidad del sujeto?

Sobre la responsabilidad propia al sujeto que consulta, puedo decir que: si el sujeto se engaña a sí mismo y quiere creer que puede eximirse del contenido inconsciente de sus actos, el practicante, en el trabajo de la demanda, puede dar tiempo al sujeto, teniendo en cuenta lo paradojal de su demanda.

En la mayoría de los casos, el sujeto se nombra. Cuando alguien decide ir a hablar de sus dificultades, incluso si en un primer tiempo, no dice su nombre, es nombrado, inicialmente, por su propia queja, por su síntoma. El significante "anónimo" es frecuentemente interpretado como el de la propia confidencialidad de la entrevista: sucede que alguien se nombra y al final de la entrevista solicita "permanecer anónimo"

El "precio a pagar" por cada sujeto ¿será enmascarado por la gratuidad? Los pacientes saben que en la gran mayoría de las instituciones públicas, las consultas son gratuitas o que se reintegra el dinero. Para algunos, la gratuidad sostiene el anonimato, en lo que éste evita la identificación del sujeto por los organismos del servicio social. Agentes hospitalarios utilizan el servicio para evitar consultar en la red de su medio de trabajo.

Frente a la sospecha de una antinomia puesta sobre las condiciones de una práctica lacaniana en esta institución, mi respuesta fue, durante mucho tiempo, que lo esencial era la responsabilidad del clínico en su práctica. Si, en su táctica, el practicante alivia al sujeto de la responsabilidad de sus dichos, en su ética, el trabajo analítico intensifica la responsabilidad del sujeto. [2] Contra las derivas imaginarias, existe el objetivo del tratamiento. Y el lugar que el analista ocupa para el paciente, queda para controlar en el caso por caso.

Pero si el practicante, eso puede suceder, a solas con su paciente, retroceda de su lugar en su práctica, ¿la responsabilidad del practicante sería suficiente para hacer existir una práctica analítica en una institución? En todo caso, eso no puede ser la única manera de tratar de la política de la institución. La reflexión sobre los fundamentos teóricos de la institución fue necesaria. Una institución no puede garantizar lo que permite la práctica psicoanalítica, no es menos verdadero que debemos tener en cuenta el lugar donde nuestra práctica se inserta.

Hay incidencias del lugar sobre la práctica, tanto como incidencias de la práctica sobre el lugar donde ella se inserta. El objetivo del tratamiento es diferente de la obtención de efectos terapéuticos.

Dos puntos me guían:
- Por un lado, el practicante debe responsabilizarse por los hechos de su práctica.
- Por otro lado, no se puede situar al psicoanalista bajo el dominio de la demanda.
Precisé aislar los ideales sugeridos por el lugar, en un trabajo esencial, "de los semblantes que la institución vehiculiza". Tanto como considerar que la institución puede constituirse como un referente que pre interpreta al paciente y/o al público concernido. Cómo preservar a una institución para la práctica analítica sin fijarla como un referente?

En esta práctica institucional, precisé apoyarme en el concepto de "psicosis ordinaria", que fue trabajado en la práctica y en supervisión. Sin ese concepto, una cierta clínica no podría avanzar en ese lugar, desde el punto de vista analítico.

1- Este servicio forma parte de la Association Olga Spitzer, de utilidad pública, Ley 1901, una institución de protección de la infancia. El SOS Familia en Peligro es un "lugar de escucha y acogida" para todos los conflictos padres niños, orientada por el psicoanálisis.
2- JAM, Curso La Orientación lacaniana, Departamento de Psicoanálisis de la Universidad Paris VIII, Clase del 20 de enero 2002, inédito.

Publicado en Rue D’Assas 74 en Paris en el 6º distrito por JAM

 
Traducción: Marina Recalde