Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

El sueño ¿un corte con efecto de poesía? [1]
Andrea Amendola

En el tránsito de un análisis, los sueños del final nos enseñan otra textura, otro espesor que los sueños propios del principio en donde la amplificación de lo simbólico prolifera enmascarando el eco pulsional.

El analista, advertido de que “la adecuación de lo simbólico no hace más que a las cosas fantasmáticamente”[2], se vale del gesto quirúrgico que convierte al corte en aquella operación modelo de la última enseñanza de Lacan.

Alejandro Reinoso en su texto Un despertar poético a la risa[3], relata en italiano el siguiente sueño: “estaba en un restaurante chino, saboreaba un arroz que estaba muy sabroso y lo comía con mucho gusto. Era un arroz a la cantonés (Il riso alla cantonese)”.

El analista, recorta el equívoco homofónico: la risa a la Lacan. Alejandro ríe a carcajadas, efecto vibrante que repercute en las tripas volviéndolo una caja de resonancia vital. “Un equívoco sorpresivo sin sentido”[4] que hace de la interpretación analítica una otra lectura con efecto de poesía.

Esta nueva escritura que se produce, introduce una mutación en el sujeto zanjando un antes y un después. Allí en donde antes el significante serio le “anulaba la vida”[5] a Alejandro, la operación analítica logra así traumatizar la ficción gozosa mortificante adherida a ese S1, equivocándola, propiciándole un después, en sus palabras: “Un despertar poético a la risa, significante nuevo que se inscribe en el cuerpo (…) transformación de la existencia seria y taciturna que abrió una puerta inédita a lo cómico. La risa (…) devino imprevistamente real de la vida”.

Así, el significante librado de toda articulación de sentido deviene signo, producto de un efecto de escritura, punto de apoyo al leer de otro modo de la interpretación, en esta ocasión, anagramáticamente. “Este uso considera al sueño como une bévue, un-tropiezo que el analista viene a equivocar localizando un Uno con un efecto witz espirituoso y sin sentido”.[6]

Como AE Reinoso extrae una enseñanza del uso singular de su sueño: “es una escritura poética” que enseña sobre el inconsciente real que Lacan ubica en el Seminario 24 como l'une-bévue, dice: "la conciencia no tiene otro soporte que permitir una equivocación". [7]

Entonces ¿podría considerarse que el sueño mismo opera como corte en el tejido del soñante, confrontándolo con un signo de lo real con efecto poético, réplica de aquel traumatismo fundante cuando lalengua mordió la carne dejando un ombligo inmemorial en les trumains?

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Cartel. “Modalidades de respuesta a lo real del trauma”. Cartelizantes: Soledad Gallardo, Micaela Denotta, Renata García, Andrea Amendola. Más Uno: Marisa Morao.
  2. Lacan, J., Seminario 25 Momento de concluir,, clase 15 de noviembre de 1977, inédito.
  3. Reinoso, A., Papers +Un, https://congresoamp2020.com/fr/el-tema/papers/01_papers.pdf
  4. Ibidem.
  5. Miller, J-A., Un esfuerzo de poesía, p. 14, Paidós, Bs. As.: Paidós, 2016.
  6. Reinoso, A.,Papers +Un, https://congresoamp2020.com/fr/el-tema/papers/01_papers.pdf
  7. Lacan, J., Seminario 24 L'insue que sait de l'une-bévue s'aile à mourre, clase 10-12 de mayo de 1977, inédito.