Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

Un jugar contra su gozar [1]
César Mazza

Un punto de partida: el trauma es el grado cero, inaugural, sorpresivo, donde la “herida y el cuchillo/ la víctima y el verdugo”[2] son idénticos, el sujeto deslocalizado es al mismo tiempo todos los elementos. El cuerpo es un agujero sin palabras, no hay imagen, tampoco está el emplazamiento del mundo.

En un segundo momento: la adoración del cuerpo propio es la superficie de inscripción del trouma, una consistencia mental, creencia de posesión que se desarmará cada tanto, en cuanto el cuerpo levante campamento. Momento solidario al rechazo de un hablar con el cuerpo, sin saberlo. Aquí, el parlêtre se cree amo de su ser; pero esta creencia no es más que un sometimiento. Pura hinchazón fálica (gonfle), que actúa el “yo no pienso original”[3], intento infructuoso de zafar del insoportable despoblado, de la intemperie sin fin (según testimonia el poema de Juan L Ortiz)[4]. En esta segunda escansión, afirma Eric Laurent, el sentido se añade con el goce de la palabra, enganchado a un escabel, disponible en la cultura o bocado precocido ofrecido en una propaganda comercial-política.

Un tercer momento podrá acontecer. El eventus se abrirá en la contingencia, otra sorpresa irrumpe, es el momento de la experiencia de un análisis. Tal vez, el parlêtre pueda arreglárselas con lalengua de otra manera.

Esta operación es llevada a cabo por la interpretación. “La interpretación opera con lalengua”, dirá Lacan en La Tercera. Hay un jugar (jouer) con lalengua contra el gozar (jouir) del cual ella misma forma parte. La homofonía empleada por Lacan, por ejemplo, entre Jouir/Jouer o nom/non, no es de pura casualidad ni tampoco es arbitraria, será clave en el giro joyceano y brindará el material de este nuevo hacer con lalengua.

Lacan retocará su tesis sobre la cultura al articular la concepción de lalengua con los endiablados juegos de la homofonía. La inscripción del sujeto en la cultura dependerá de su inventiva en el uso de la homofonía [5]. Un jugar faunético que “descansa por entero en la letra”[6]. Acorde a este giro que se abre paso en el ultimísimo Lacan, tal vez se pueda ir ubicando alguna resonancia en el nudo del psicoanálisis en intensión con su extensión. El discurso analítico al no ser matemático, al no contar con una consistencia propia, requiere de una política en la cultura, para no quedar suelto. Esta inscripción del sujeto en la cultura es una forma de habitar lalengua, acorde a las inventivas de jugar-interpretar la homofonía y sus efectos.

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Dupla: .Alejandra Antuña - José M. Damiano (responsables):
  2. Baudelaire, C., “Las flores del mal”, citado en El reverso de la biopolítica de Eric Laurent, p. 20, Bs. As.: Ed. Grama, 2016.
  3. Miller, J.-A., “El inconsciente y el cuerpo hablante”, Revista Lacaniana 17, p.28, EOL, Bs. As.: Ed. Grama,, 2014.
  4. Ortiz, J. Ah, mis amigos, habláis de rimas … Obra Completa, Santa Fe: Ed. UNL, 1996.
  5. Seguimos el comentario de Milner, J-C. “Ida y vuelta de la letra a la homofonía” en Descartes nro. 26, Bs. As.: Ed. Otium ediciones, 2017.
  6. Lacan, J., El Seminario Libro 23 El sinthome, p. 159, Bs. As.: Ed. Paidós, 2006.