Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

El trauma y la niñez[1]
Claudia Gambardella

Un niño está siempre capturado en una historia. Es también una historia que será suya, es decir que él mismo va a escribir al respecto. El niño es hablado, cada niño elige quedar retenido por tal o cual palabra teniendo cierta decisión, la elección de una posición y respuesta singular. Es una elección forzada, saber lo que está allí en juego, de querer captar el real alrededor del cual eso da vueltas.

La clínica con niños nos muestra niños afectados, niños burlados, señalados en general en la escuela por sus costumbres, por sus modos de hablar, sus tonadas. La escuela inclusiva que a pesar de su intención pareciera que no incluye sino todo lo contrario.

El niño debe entonces depositar algo de su goce en diferentes circuitos pulsionales y aparentemente la escuela no es un lugar que pueda tomar en cuenta la tensión entre trauma y síntoma produciendo cierto rechazo de la escuela, agresividad, incluso odio. Ante esto me oriento con las palabras de Eric Laurent:: “Cómo posibilitar al niño gritar su trauma cuando el sujeto, en la raíz de esta tensión corre el riesgo de agotarse en una construcción que lo engulle, lo reconducimos al punto trauma, al punto de grito. Es el punto en el que el impacto en el cuerpo permite distanciarse del extravío. Este retorno a la fijación traumática deja abierta la ocasión de rehacer otro ciclo. El ciclo saber–goce es también un ciclo trauma-saber que permite al sujeto ampliar su mundo, su ciclo, sin agotarse.``[2]

Como analistas, tomando las palabras de J.- A. Miller[3], llevamos al niño a jugar su partida con las cartas que le fueron repartidas, y que en esas cartas está el trauma estructural con el que el niño deberá encontrarse y construir el fantasma que le permita velar ese encuentro. Es nuestra la oportunidad de intervenir en un niño antes de que los efectos de après-coup de esta percusión, hayan tomado la forma de un ciclo definitivamente establecido, e incluso si lo está queda un margen que permita orientar el ciclo del síntoma con el fin de encontrar en él un orden y una seguridad.

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Cartel: “Trauma y urgencia”. Cartelizantes: Claudia Gambardella, María Paz Varela, Lilian Trejo, Omar Buamden. Más Uno: Ricardo Seldes.
  2. Laurent, E., “Los traumatismos del saber”, en Miller y otros , De la infancia a la adolescencia, pp. 122123, Bs. As. : Paidós
  3. Miller, J-A., “El niño y el saber”, El miedo de los niños, Bs. As.: Paidós, 2017.