Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

Analista Trauma[1]
Florencia Menseguez

Si bien el trauma no fue un concepto fundamental, es por ser constituyente del parlêtre, que toma su relevancia como orientación en una cura analítica. Trataré de situar qué lugar ocupa el analista en la dirección de la cura, a partir de lo que entiendo por trauma. Para ello me serviré del sintagma Opacidad del analista trauma, tomado por Leonardo Gorostiza en “La Previa” de la Conversación de la EOL 2020 TraumaΣ.

Deberán darse algunas condiciones para que “el psicoanalista pueda calificarse como un trauma, “suficientemente bueno”, porque es el que empuja a hablar y es el que sabe que el lenguaje, en su fondo más íntimo, queda fuera de sentido”[2]. Una de esas condiciones estará dada por “la variable X aparente que marca un sitio vacío que está en juego”[3], es el lugar que ocupará el analista, por saber que el lenguaje queda fuera de sentido, es ese lugar fuera de sentido, que le permitirá atrapar algo del real. La pieza aquí del analista, como partenaire del inconsciente, dará lugar a lo que el lenguaje elucubra a nivel del goce, no en términos significantes, que no alcanzan a nombrar algo de ese traumatismo, sino, a lo que equivoca respecto de lalengua sobre el cuerpo de cada parletre .Es la orientación hacia lo real del goce lo que hará deconsistir el sentido. Ese goce del trauma, es la opacidad del simbólico agujereado, y el analista encarna algo de ese goce no simbolizado.

¿Qué toma el relevo de lo opaco? ¿Qué salida posibilita el Analista trauma?

La posición del analista fuera del sentido, es el punto por donde no imaginariza con el goce, no se identifica, el analista no produce el trauma. A la altura del Seminario 19 Lacan nos dice que el analista reproduce la producción, no de una metáfora, ni de la historia del sujeto, sino, la producción de un S1, en el que converge la lectura del sujeto de su propio goce. Es el goce del síntoma, el analista lee el síntoma como acontecimiento de cuerpo, ese fuera de sentido en el cuerpo, que le permitirá atrapar algo del real. Es así que el analista “acompaña al sujeto a un más allá de los efectos de sentido y así elucidar su modo más singular de gozar”[4]. El analista trauma como recurso analítico, preserva esa cierta opacidad, y apunta al síntoma. Es el lugar que puede ocupar el analista “ya que su formación lo llevó a reducir el sentido del síntoma a su núcleo más próximo a una contingencia fuera de sentido”.[5]

El trabajo realizado hasta aquí, me interroga respecto de qué sería reproducir el trauma en la psicosis. Y situar así la diferencia entre Analista trauma y Analista sinthome.

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Cartel: Leer el trauma. Integrantes: Ana Bianco, Florencia Menseguez, Nicolás Bailo, Morena Fernández. Más Uno: Débora Nitzcaner.
  2. Laurent, E., “El Revés del Trauma”, Virtualia N°6, Revista Digital de la EOL.,2002.
  3. Lacan, J., “El lugar vacío”, El Seminario Libro 19… O peor , p. 12, Bs. As.. Ed. Paidós, 2016.
  4. Gorostiza, L., “Trauma y real” , Mediodicho N° 39, p. 28, Córdoba: Edita EOL Sección Cba, 2013.
  5. Laurent, E., op. cit.