Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

Ética, política y efectos en el control[1]
Ivanna Ludmila Masso

Sin tiempo de historizar en el control también se deja leer un lapsus, un equívoco, un significante que se escapa por lalengua.

El efecto: la angustia, la pregunta: ¿Es el control parte del propio recorrido analítico? ¿Puede la lectura de la enunciación tocar lo real del cuerpo? Una indicación que acepte: del control al análisis y del análisis al control.

Desde los historiales clínicos de Freud, las presentaciones de enfermos de Lacan hasta aquellas de los grupos clínicos en las instituciones, casuística en el Instituto, algo de nuestra clínica se comparte para poder conversar con otros.

El control es individual, de uno, también elijo compartirlo con otros. Lo que permite conocer diferentes modos, orientaciones, tipos, estilos pero ¿hay una política y ética del control?

Ante todo, es un pilar de nuestra práctica y de nuestra formación e implica ciertas elecciones: el lugar de la transferencia de trabajo y también de los recortes que se hacen del caso: “La elección no puede pensarse sólo a nivel de idealidades, las elecciones están enraizadas en el cuerpo, en el goce del cuerpo (…) Lacan desarrolló una ética del psicoanálisis que conlleva que en la posición misma del analista hay una elección”.[2]

Elección-enunciación, el analista elige, se aleja de la neutralidad benevolente (2) que se le confirió en algún momento; siguiendo a Miller suponemos a un analista que no es indiferente porque tiene una ética.

Parafraseando a Eric Laurent[3]: El analista trauma, es una posición del psicoanalista que acepta tomar riesgos calculados, se da como meta “perturbar la defensa”, hacer “trauma”. Acepta ponerse en juego y sabe por la experiencia de un psicoanálisis llevado a su término, que no hay “orden simbólico”. Aquello de lo que testimonia el “desorden simbólico”, es de lo real de lalangue..

El analista trauma no es alguien que traumatiza con su palabra, sino que es trauma a sabiendas, es decir no cree en el bien. Y es el espacio de control como descontextualización[4]. la posibilidad de un aprendizaje del "poder de la palabra”[5] que la ubica en el campo creacionista: vale decir que la extrae de la rutina del sentido. Un buen refugio para formarse en la herejía. [6]

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Cartel: “Control y trauma”. Cartelizantes: Natalia Antelo, María Micale, Daniela Detta, Ivanna Masso. Más Uno: Silvia Baudini.
  2. Miller, J.-A., Punto de Capitón, 2017, en: https://psicoanalisislacaniano.com/curso-de-jacques-alain-miller-ano-cero-dictado-en-la-escuela-de-la-causa-freudiana-20170624/
  3. Laurent, E., El orden simbólico en el siglo XXI. No es más lo que era. ¿Qué consecuencias en la cura?, VIII Congreso de la AMP, 2012.
  4. Miller, J.-A., El Banquete de los Analistas, p..385, Bs. As..Paidós, 2002.
  5. Laurent, E., La práctica y el control. https://psicoanalisislacaniano.com/la-practica-y-el-control/
  6. Miller, J.- A., Punto de Capitón. Año 2017. https://psicoanalisislacaniano.com/curso-de-jacques-alain-miller-ano-cero-dictado-en-la-escuela-de-la-causa-freudiana-20170624/