Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

Pesadilla, interpretación y real[1]
Renata García

No ha faltado quienes han comparado las desgracias acontecidas en pérdida de vidas humanas, que ha traído aparejada la pandemia, a una pesadilla a escala global. En el marco del contexto de aislamiento social de los cuerpos en época de pandemia, el tener un sueño le posibilita a un analizante mantener a cierto resguardo una intimidad que hace a un soñar con el cuerpo. Además, de la dimensión metafórica que evoca las resonancias sobre qué significa tener un sueño para cada uno.

Sabemos que la angustia de la pesadilla debe ser leída por el analista en tanto indicio de la irrupción del objeto a que no es significantizable. Un real que se experimenta en el cuerpo bajo la modalidad de la emergencia en angustia. La angustia es entonces un afecto que señala un real imposible de ser absorbido por lo simbólico”[2]. Dicho en otras palabras, la característica fundamental de la angustia no es su relación con el decir, sino su relación con lo real. Para Lacan la angustia aparece cuando falta la falta.

En la pesadilla irrumpe un real que desbarata la escena onírica, poniendo en evidencia para el sujeto su posición de goce. Si éste es el que responde a su regla fantasmática que lo fija a la repetición, en cambio, la interpretación orientada a lo real es aquella que sabrá servirse de la angustia como brújula para implicar al sujeto subjetivamente en favor que algo de la fijeza de su goce comience a perder consistencia.

Podemos ubicar cómo la pesadilla le permite al analizante separarse de una posición subjetiva que implica un cambio en su relación acerca de aquello que no cambia en su modo de goce. El sujeto en el dispositivo analítico sueña para el análisis, como dice Lacan en Apertura a la Sección clínica sueña con el cuerpo. Un real despierta en la pesadilla, conmoviendo el velo del sueño que con su marco propiciaba el dormir. ¿La interpretación orientada a lo real, será aquella entonces capaz de arrancarle al trauma el sentido común que mortifica al sujeto, para disponerlo al servicio de lalangue, cuyas marcas de goce testimonian de la singularidad de un sujeto?

La interpretación por lo real será entonces aquella de la cual el sujeto no pueda desentenderse de sus efectos.

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Cartel: “ Modalidades de respuesta a lo real del trauma”. Cartelizantes: Andrea Amendola, Micaela Denotta, Soledad Gallardo, Renata García. Más Uno: Marisa Morao.
  2. Koretzky, C., Sueños y despertares, p. 114, Bs. AS.: Ed Grama, 2019.