Para suscribirse a EOL postal escribir a gretastechereolpostal@gmail.com
Jornadas y eventos
Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ

Argumento
Organización
Dispositivo de trabajo
Inscripción
Programa
La serie, lo serio - Textos
Van tomando la palabra - Videos
Bibliografía
Noches

Trauma

La serie, lo serio

El Trauma, el psicoanalista y su acto

La operación analítica interrogada[1]
Roxana Vogler

En el marco de la Conversación Trauma∑, me interesó ubicar el viraje que efectúa Lacan sobre la operación analítica en su última enseñanza. Reformula la interpretación, trascendiendo el uso de la palabra, materia exclusiva del analizante, y ubica su eficacia en un efecto de sentido real, de significación vacía, en consonancia con el concepto de amor real[2], desprendidos de la lógica del Haiuno.

“La palabra es un objeto de elaboración para el analizante (…) La cuestión sería explicar cómo tiene llegada la interpretación (…) Es necesario estrechar este efecto de sentido (...) que forma nudo, y de la buena manera (…) el efecto de sentido exigible del discurso analítico no es imaginario. Tampoco es simbólico. Tiene que ser real”. [3]

Se vale de las tres consistencias homogéneas del nudo borromeo, RSI, para plantear una interpretación que no apunta a la cadena significante, sino a un fuera de sentido que reduce el significante a su unicidad:

“Nos preguntamos si lo real del efecto de sentido proviene(...) de las palabras o bien de su jaculación (…) Se creía que lo que tiene llegada son las palabras, mientras que, si nos tomamos el trabajo de aislar la categoría del significante, vemos bien que la jaculación conserva un sentido aislable”. [4]

Lacan habló de jaculatoria ya en los Seminarios 8 y 12, pero es en el Seminario 13 donde la vincula con la producción de un vacío al que el sujeto consentiría en transferencia:

“(...) un vacío (...) sería obtenido en ese momento singular, brusquedad (...) que se realiza, por una palabra, una frase, una jaculación, una grosería, un pito catalán, una patada en el culo (...) esta suerte de payasadas o clownerías no tienen sentido sino respecto de una larga preparación subjetiva.”[5]

¿Lo que Lacan designa como interpretación jaculatoria es esa buena manera de decir que anuda alrededor de un vacío, orientada por el deseo del analista en tanto no-todo, en su articulación con el amor real? Operación que traumatiza el sentido gozado de la repetición y produce acontecimiento de cuerpo; inscripción de una otra satisfacción en el cuerpo, no sin un resto que constituye su nobleza.[6]

Agradecemos la imagen a la artista Alicia Leloutre

NOTAS

  1. Dupla: Cecilia Rubinetti- Silvia Perassi.(responsables).
  2. Lacan, J., El Seminario Libro 22 RSI, Clase del 11/2/75, Revista Lacaniana N°28, pp 15-16, Bs. As.: Ed. Grama., 2020..
  3. Idem, p.17
  4. Lacan, J., El Seminario Libro 13 El objeto del psicoanálisis, Clase del 15 de diciembre de 1965, inédito
  5. Indart, J. C., Políticas del amor real en psicoanálisis, Conferencia en el IOM2 Nuevo Cuyo, 29/8/20, inédito.
  6. Miller, J.-A., Piezas sueltas, p. 52, Bs. As.: Ed. Paidós, 2013.

* Agradezco a Luis Tudanca haberme orientado en el rastreo del concepto de amor real en Lacan.